C’est fini

por Minerva Santana

Ayer terminó la semana de la moda en Paris y con ello la temporada de las importantes pasarelas que inician el año. Repasemos los últimos desfiles que han marcado estos días.

El lunes comenzó con una Stella McCartney marcada por los próximos juegos olímpicos de Londres, no solo es la encargada de diseñar los uniformes del equipo británico, sino que le da una ligera pincelada sport a las prendas de su colección. Una colección sencilla, limpia, con muchas adeptas. Donde destacan la línea de sus abrigos y un azul klein intenso. Chloé también apuesta por un toque deportivo y piezas libres de complicaciones que es lo que a Waight Keller le funciona y a la firma le da éxito.

Stella McCartney, Chloé y Giambattista Valli

En desfile de Giambattista Valli predominó el blanco y negro, a excepciones del rojo y oro. Despuntando con unos maxi jerseys combinados con pantalones que se acortan por encima del tobillo. Seguido por vestidos a la altura de la rodilla con cintura marcada que mezclan de manera acertada los tejidos y acabando con vestidos largos de gasa para la noche. Una sucesión de prendas enfocadas a una clientela que alaba sus propuestas.

Y llegó el siempre esperado desfile de Pilati para Yves Saint Laurent, éste más por ser el último para la casa. Modelos con peinados hacia atrás, labios de oscuro rojo paseaban con sus cinturas de avispa, prendas de cuero, detalles en piel con un toque fetiche. Cota de mallas de metal en vestidos que dejaban mostrar de manera sensual la espalda y en faldas de tubo. Como símbolo el lirio que se dejó ver en estampados y en accesorios. Probablemente no será su mejor colección pero el nivel con el que se despide de la firma es muy alto.

Yves Saint Laurent

Chanel y Louis Vuitton parecen competir en puestas en escenas en sus trabajados shows. Como si se quisiera distraer la atención de unas colecciones que viven de las rentas de un gran nombre y un pasado. No se cuestiona excelente calidad de los tejidos de las piezas. Pero se antojan un tanto rocambolescas o con giros de tuerca muy forzados. Karl Lagerfeld muestra una Fortaleza de la Soledad llena de cristales afirmando su fascinación por la naturaleza de la que piensa que es el mejor diseñador. Los detalles cristalinos también decoraban las cejas de las modelos y de forma estratégica los tejidos. Trajes de tres piezas, chaqueta, falda y pantalón, lanas oscuras, zapatos asimétricos con tacón de metraquilato y la vuelta del color. Son algunos de los puntos de la colección a resaltar. Una total inspiración mineralógica con tendencias a la oscuridad.

Chanel

Valentino

Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli se afianzan en Valentino mostrando una colección refinada inspirada en el uso del traje tradicional. Utilizando diversas texturas  artesanles que van de densas a ligeras mezclándose en completa armonía. Negros, neutros, y el carismático rojo de la casa son los colores que lucen las prendas con las que nos deleita este dúo.

Sarah Burton sigue creando para Alexander McQueen un mundo onírico muy lejos del día a día. Desfiles para soñar, para dar rienda suelta a la imaginación. “Un hermoso futuro, la positividad, el optimismo” así define la diseñadora el espectáculo. Volúmenes y tejidos como la organza flotaban mágicamente y convivían con viseras y botas futuristas. Un paseo cromático desde el blanco puro, rosas pastel, rojo, hasta el atractivo negro. Burton respeta la esencia de la firma abriéndose un hueco propio mostrando una versión más femenina, delicada e ilusionada.

Alexander McQueen

Un Kanye West que parece seguir empeñado en su nueva faceta de diseñador  presenta su segunda colección prodigando en cuero y astracán. Con un predominio del negro, maquillaje gótico, botas estilo gladiador-futurista e intentado alardear de show. No parece estar a la altura de la pasarela parisina, resulta desubicado.

Con extrema puntualidad hace parada, el último día del calendario, el tren de Marc Jacobs para Louis Vuitton. No escatimó en la representación, ni en el tamaño de los bolsos. Demostrando así el lujo de la marca  que ostenta a competir en opulencia audiovisual con el grande de Chanel. Una función impecable sin un contenido espectacular.

Miu Miu, Louis Vuitton y Elie Saab

El Miu Miu de Miuccia Prada nos trae siluetas setenteras en trajes masculinos y vestidos adornados con espejos. Un Elie Saab admirado por sus vestidos que iban del crudo, negro, dorados y un destacado verde esmeralda algunos con detalles brillantes. Carne de alfombras rojas. Cierra irónicamente Paris con algunas aberturas fueron demasiado generosas y dejaron entrever más de lo estéticamente bello.

 

Fotos style.com

Noticias Otros Medios

One Response to C’est fini

  1. Pingback: París: Prêt-à-porter y otras cosas. | Entretantomagazine

Deja un comentario