La sala Moby Dick está de aniversario

 
Por Sílvia Asins

 

Celebramos el 20 cumpleaños de la sala que nos ha acompañado con la mejor música nacional e internacional

 Moby Dick Club nacía en marzo de 1992. Unos meses antes de que España entrara en ebullición con los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla. Era el mismo año que nacía el AVE Madrid-Sevilla y  el Tratado de Maastricht. El mismo en que nos dejaba Marlene Dietrich y Bill Clinton sucedió a George Bush padre al frente de los Estados Unidos. El mismo año que se empezaba a hablar del agujero en la capa de ozono, que se presentaba el vídeo-teléfono, que Induráin se llevaba su segundo Tour y Vicente Aranda escandalizaba con Amantes.

 

Ese año, en el Billboard americano, llegaban a lo más alto Eric Clapton con su Tears in Heaven; Red Hot Chilli Peppers con Under the Bridge; Guns n’ Roses con November Rain; Nirvana con Smells Like Ten Spirits o The Cure con Friday I’m in Love. En los 40 Principales triunfaban Mecano con Ay Dalai; OBK con Historias de Amor o Luz Casal con Piensa en Mí. Pero también REM con Drive, Madonna con Erotica, o U2 con One. Desde entonces, Moby Dick ha sido un templo de amantes de la música en directo, refugio de noctámbulos empedernidos, y escenario de múltiples anécdotas e historias.

Daniel Castillo y Alberto Delgado fueron quienes apostaron desde el principio por este negocio, en el que invirtieron pensando que podría funcionar como una mezcla entre bar de copas y sala de conciertos. ¿Por qué en la Avenida de Brasil? Porque no encontraron nada parecido en la zona en aquella época, porque construyeron un proyecto en su mente en el que una sala como esta podía tener éxito; y así ha sido, ahora celebramos su 20 aniversario. 

Dos décadas de música en vivo

 Por los escenarios de Moby Dick han pasado grupos del calado de Dover, Los Planetas, Sunday Drivers, Love of Lesbian o Vetusta Morla, así como cantantes como Antonio Vega o Enrique Urquijo, entre otros. Unos 4000 conciertos suma ya la sala, pero es incontable la de veces que la música ha sonado en directo entre esas paredes. Un estilo particular y que ahora está más de moda que nunca, el pop-rock con tintes indie; precios asequibles y bienvenidas a todo el mundo es lo que ha caracterizado a la sala durante estas dos décadas de vida. 

Y aunque también ha habido, sin duda, momentos duros, los propietarios nos cuentan que “la ballena sigue en plena forma y dispuesta a aguantar 20, 30 ó 40 años más al pie del cañón y ofreciendo a nuevas generaciones de madrileños (y visitantes) la mejor música en directo.”

Y cómo no, la celebración no se ha hecho esperar. Durante todo el mes de marzo se están celebrando una gran diversidad de conciertos en la sala. Pero no te apures, aún estás a tiempo de compartir el momento con ellos, pues la programación ¡aún no ha terminado!

El pasado 24 de marzo, los sevillanos Dardem actuaron en Moby Dick, en colaboración con la Fundación Gomaespuma, en un concierto benéfico en el que todo lo recaudado se destinó al proyecto que la fundación tiene en Sri Lanka para permitir el acceso de 200 niños a la educación.

El miércoles 28 será el día grande, pues se celebrará el XX aniversario con la actuación de Los Petersellers, como ya es tradición todos los años en la sala Moby Dick. El grupo llenará de alegría y música la sala, y seguro que os hará disfrutar con sus particulares gamberradas. 

¿Sabías que…?

Veinte años dan para mucho, para muchos momentos de risas y de no tantas, por eso queremos compartir contigo unas cuantas anécdotas que, entre los muros de Moby Dick, han tenido lugar. No cabe duda de que la diversión es el arma más letal de la sala así que, si no estuviste aprovecha ahora, ¡te lo contamos!

  •  Evan Dando, de Lemonheads, entre canción y canción repetía: “soy americano  ¿sabéis? ¡Y los americanos somos estúpidos! Mirad, somos capaces de hacer cosas muy estúpidas, como beber cerveza por la nariz“. Y así lo demostró sobre el escenario
  •  Tim Rogers, el cantante del grupo australiano You Am I, conoció a la madre de sus hijos en el concierto que hizo en Moby Dick. Ella era una madrileña que acudió a verlo, ¡y a quedárselo!
  •  The Delta 72, los de Detroit, fueron los primeros que rompieron el telón de la sala. Se colgaron de él. 
  •  El cantante de The Horrors decidió subirse por las maromas del local y utilizar la bola de espejos a modo de ‘sparring’ mientras gritaba: “Destroy the disco”. Los vídeos en Youtube lo demuestran. 
  •  Pablo Carbonell necesitaba una ducha mientras daba un concierto, así que decidió tirarse las pintas de Guiness por encima mientras estaba en el escenario. 

Constancia queda de la caña del bar y de los momentos tan divertidos que, seguro, allí vas a pasar. ¡No te lo pienses y celébralo con ellos!

Lista en Spotify:

http://open.spotify.com/user/hugogogo/playlist/5qA8pa4GqPZkV5uBGSyHLt

Noticias Otros Medios

Deja un comentario