Los amantes de la palabra

“Contra el viento del norte”

Autor: Daniel Glattauer. /Dirección y versión: Fernando Bernués. / Itziar Atienza, Joseba Apaolaza, Pablo Viña. 

 

Por Alejandro Molina Bravo

Itziar Atienza

No sé si conocen la teoría del eterno retorno.  Ya que no soy ningún experto en filosofía, parafraseo la definición de la wikipedia, para hablarles con mayor propiedad (toda la propiedad que pueda tener la wikipedia): concepción filosófica del tiempo que plantea una repetición del mundo donde éste se extingue para volver a crearse. Nietzsche, que fue quien lo popularizó en Occidente y lo convirtió en un tópico cultural, sostenía no sólo que los mismos acontecimientos se vuelven a repetir en el mismo orden, tal cual ocurrieron, sin ninguna posibilidad de variación; sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, en una repetición infinita e incansable. Es decir, que estamos condenados a repetirnos.

Esta afirmación, que podría resultar descabellada, no lo es si echamos un rápido vistazo a nuestro presente. Occidente sumido en una crisis económica, gobiernos que se desploman, falta de confianza de los ciudadanos en sus políticos, auge de los totalitarismos… ¿No les suena bastante parecido a las primeras décadas del siglo pasado? Quiera Dios (o quien le sustituya) que no acabemos igual. En términos más prosaicos, el eterno retorno se puede ver en aquel dicho tan sobado en moda del “todo vuelve”, y así vemos a jóvenes que visten como vestían sus madres en los sesenta. No sólo eso: formas de expresión que se creían extintas dado el auge de la tecnología, han vuelto. Estamos hablando de las cartas, transformadas en correos electrónicos por obra y gracia de Internet. La gente escribe ahora más que antes y ha recuperado una vieja costumbre en desuso: revisar el correo cada mañana con el café. Esta vuelta a la escritura trae consigo otro tipo de relación que se creía olvidada: las relaciones epistolares.

Itziar Atienza y Joseba Apaolaza,protagoniastas de la obra

Y es aquí, en este terreno en el que se cruzan lo sentimental, la tecnología y la escritura, donde lo nuevo y lo inmutable se encuentran, es aquí donde transita la entretenida y estimulante producción teatral de la compañía vasca Tanttaka Contra el viento del norte, adaptación de la exitosa novela homónima de Daniel Glattauer que se puede ver estos días en el Teatro Marquina de Madrid (c/Prim, 3).

Emmi Rothener quiere darse de baja como suscriptora de una revista, pero envía por error su e-mail de renuncia a Leo Leike, estableciéndose por medio de correos electrónicos una relación, primero irónica y ligera entre estos dos personajes y más tarde, conforme se vayan abriendo al otro amparados por el anonimato, más profunda y romántica. Dicha relación, idealizada e imposible, acaba siendo, paradójicamente, más real que sus vidas ordinarias, con las cuales ambos se muestran insatisfechos: ella está infelizmente casada y él es incapaz de olvidar una antigua relación.

El propio autor adapta admirablemente su propia obra, tarea compleja si se tiene en cuenta que la única interacción entre los protagonistas es la palabra, que no hay más acción que la que se dice. Se podría caer en el aburrimiento y el vacío con facilidad, pero el libreto, la imaginativa dirección de Fernando Bernués y, sobre todo, los entregados actores Itziar Atienza y Joseba Apaolaza, logran mantener la tensión acerca del devenir de este amor que logra cotas de pasión y tormento que compiten con las que Mariana Alcoforado escribió en sus Cartas de amor de la monja portuguesa en el siglo XVII (eterno retorno, ya saben). Es cierto que el interés de la obra decae hacia la mitad, quizás algo extenuados por la verborrea de ambos personajes, que a veces se vuelve repetitiva, y que en sus esfuerzos por dinamizar el inevitable estatismo de la puesta en escena con una actividad constante (sobre todo en el caso de ella, hiperactiva y con infinitos cambios de humor y vestuario) puede resultar inverosímil en algunos momentos. Aun así, la aparición de un tercer personaje, el marido de ella (en Madrid, interpretado por Pablo Viña y no por Kike Díaz de Rada), hace subir la función y que se recobre de nuevo el interés y la convicción en una historia que no dista mucho de numerosas relaciones que se tienen en la actualidad, donde el mundo virtual ha sustituido a la realidad (llegando a ser, en ocasiones, más real que la realidad).

Itziar Atienza y Joseba Apaolaza ensayando la obra

Con esta premisa de lo virtual sobre lo real se asienta la original puesta en escena, con atmosféricas ilustraciones del joven Naiel Ibarrola que marcan el ritmo de la narración a la vez que contribuyen a crear el clima emocional de los personajes al proyectarse en los cubículos/pantalla que constituyen la base de la sencilla a la par que eficaz y elegante escenografía del pintor, escultor y escenógrafo José Ibarrola, cuya sobria versatilidad para crear los espacios vitales de cada personaje y servir de instrumento al desarrollo de la historia le valió el reconocimiento a la Mejor Labor Teatral en los últimos y prestigiosos Premios Ercilla, que reconocen lo mejor del teatro que se ha visto en el País Vasco. Por cierto, esta misma obra fue premiada como la Mejor Producción Vasca.

Avales suficientes para ver esta obra realizada con evidente esfuerzo e ilusión que no sólo depara un entretenimiento divertido e inteligente, sino una reflexión sobre las relaciones en este tiempo nuestro tan raro desde el principio de los tiempos (que quizá sólo fue el fin).

Tráiler:  http://www.youtube.com/watch?v=RXWnZAzyLao

Noticias Otros Medios

3 Responses to Los amantes de la palabra

  1. veronica 15 Mayo, 2012 at 10:31

    Me ha encantado. Sigue asi

    Responder

Deja un comentario