Empanadillas-galletas para el té

Por Nina Maguid

Ideales para hacer con los niños

Estas empanadillas llevan solo un toque de relleno para dejar protagonismo a la masa, casi convertida en galleta. Son facilísimas, se hacen en un pispás y están deliciosas.

 

  • Repartir en la superficie de trabajo unas obleas para empanadillas que no contengan grasas animales y no sean demasiado finas.
    Truqui: poner cada una sobre el film separador con que vienen envasadas, así será más fácil manipularlas y no ensuciaremos nada.

 

 

  • Acomodar sobre cada oblea un puñadito de queso emmental rallado, una rodaja de plátano, media cucharadita de mermelada de naranja amarga, de esa que tiene las tiritas de piel, y una pizca de pimienta negra de molinillo.
  • Humedecer la mitad del borde con agua, doblar quitando el aire, presionar y apretar la unión con un tenedor.
  • Pincelar generosamente con margarina derretida y espolvorear con abundante azúcar moreno mezclado con canela.
  • Hornear, dejar enfriar a temperatura ambiente y consumir lo antes posible para que estén bien crujientes.

En versión vegana: suprimir el queso y poner un pelín más de pimienta.

 

 

Más en Cocina con luz verde

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario