MBFWM: Tercer día

por Minerva Santana.

La pasarela sigue su curso y tras ver ayer a los diseñadores más veteranos, el tercer día prometía tener más afluencia de público por el recinto y no defraudó en ese sentido. Lemoniez abría el calendario de la jornada con propuestas para una fémina aventurera. Tonos tierras, binomios de blanco y negro, algún azul vestían a una mujer con patrones masculinos. Mientras el día inspira hazañas en el desierto, la noche se tiñe de absoluto negro. Una sobriedad que funciona y maniene la lealtad en sus diseños. El segundo desfile del día quizás fuera el más concurrido y esperado, todos deseaban ver que  sorpresas nos deparaba David Delfín. La única fue el video que precedía al desfile. Un corto dirigido por Diego Postigo con Bimba Bosé como protagonista acompañada por el elenco de amigos del diseñador parodiendo lo que podían haber sido los minutos antes del desfile. El público se entregó a esta forma de celebrar diez años encima de una pasarela, lejos queda ya aquel diseñador polémico. Estuvo como siempre en su línea, a destacar las camisas andróginas abiertas a la espalda y a la musa Bimba, siempre divina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Momentos del desfile de Davidelfín.

 

La colección AA de Amaya Arzuaga, esa línea más juvenil que la propone en París, estaba protagonizada por colores lisos apenas estampados, que iban del total look blanco hasta el negro pasando por rosa y gris. Moderada y fiel a su estilo en formas y volumenes que mezclan tejidos como la organza, crepe y seda para cubrir a una silueta comedida.

Teresa Helbig diseña a una mujer delicada y muy femenina es la esencia de sus colecciones. Inspirada en el Jardín de Versalles, cada pieza transmitía el más puro romaticismo. Bordados de ensueño que ella misma realiza, tras crear las prendas e incrustaciones de cristal adornan vestidos cortos con volúmen y también largos con una caída sencilla pero con el justo movimiento. No faltaron sus maravillosos shorts.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalle del desfile de Teresa Helbig.

 

La tarde continuó con Juanjo Oliva y su intento por sacar el máximo potencial a la elegancia femenina. Quiso mostrar una sensualidad a base de escote en la espalda y palabra de honor. Se divisaba el peplum coincidiendo con otros diseñadores, que parece que seguirá amortizándose la siguiente primavera también. Vestidos evasé, juego de volúmenes y drapeados al llegar la noche. Y su broche vino de la mano de Rossy de Palma que cerró el desfile.

Juan Duyos abre el mismo la caja que alberga sus propuestas para la primavera que viene y nos enseña formas suaves con mucha caída y movimiento, hechas para mujeres completamente actuales y enérgicas. Tocó muchos tonos de rosas y neutros que combinaban con cinturones y gafas dando el  toque de oro preciso para resultar elegante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Duyos.

 

 

Finalizaba el día con un Miguel Palacio dando máxima importancia a los vestidos. Prioridad que iba de cortos a largos, creando  un recorrido vaporoso con movimiento. Atuendos que resultaban sexy pero pausado. Azules, marinos, verdes, marfil y hasta rojos componían la paleta de colores y se ajustaban con llamativos cinturones dorados. Veraniegas palmeras en lentejuelas adornaban algunas piezas y bolsos, mientras los zapatos dejaban ver el pie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Miguel Palacio.

 

©Fotos Minerva Santana.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario