MBFWM: Los últimos coletazos.

Por Minerva Santana.

Domingo 10:30 de la mañana, díficil horario y gran repercusión la de Ana Locking pero no de la positiva, tras ver prendas más comerciales aparece la sombra de la “inspiración” en sus accesorios que se parecen más de lo que deberían a los diseños de Andrés Gallardo. Servida la polémica y dejando atrás la delgada línea roja que separa la musa de la copia. Aparecen los hermanos Ailanto que visten la pasarela de estampados geométricos que recuerdan a mármol, motivos que saldrían posteriormente en piezas de la colección del desfile y se unían a cacatuas y tucanes. Tejidos coloridos y muy ligeros donde las blusas cobraban más protagonismo aunque las rayas también tuvieran su momento. Un encanto verlos besar a cada modelo tras el carrusel final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ailanto.

 

 

 

” Más vestido, menos sport “ explica Roberto Torretta su propuesta. Piel, crepé y estampados florales adornados con los bolsos y accesorios de Titina Meyer en una colección que ni gusta, ni disgusta. Y con la pretención de la perdurabilidad de sus diseños y materiales. Kina Fernández retoma el rosa flúor que tanto se ha visto este verano para darle toques de color a su desfile en contraposición a grises y rayas. Juega con el casual, que tan bien le funciona a diseñadores como Michael Kors. Esa combinacion de blazer con vestidos ligeros con movimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kina Fernández.

Y llegaron los estampados: Ion Fiz y Maya Hansen, cada uno a su manera pero ambos coincidieron en centrar su colección en la importancia del print y en mostrar numerosas salidas, cosa que resulta innesesaria. Se corre el riesgo de repetir y cansar a quién observa. El diseñador bilbaíno propone tejidos inspirados en la cerámica de Lisboa apoyándose en Gastón y Daniela en prendas sin costuras para la próxima primavera e invita a llevar a sombreros a juego. Lino, seda, algodón son las telas escogidas para soportar los motivos y acompaña las prendas con bolsos transparentes y cuñas de Gioseppo. Con un intro que a pesar de sufrir los típicos fallos técnicos de última hora, no dejaba de ser impresionante. Daba comienzo el viaje a México que Maya Hansen tenía preparado, pero no se podía dejar de pensar en la maravillosa y última colección de Primavera/Verano 2010 de Alexander Mcqueen, en Mary Katrantzou, Tisci y ese final que no encajaba con el resto muy Thierry Mulgler para que Lady Gaga siga comprando. Su especialidad los corsés muy trabajados pero parece no ser suficiente y se pierden entre piezas sencillas sin mucho que decir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalles de los desfiles de Ion Fiz Y Maya Hansen.

 

María Barros y su “búsqueda de la esencia de las cosas” nos lleva a complicados drapeados, prendas con pliegues inspirada en la obra de Brancusi del que toma los colores de los materiales de sus esculturas. La diseñadora Sara Coleman se sirve de distintas tonalidades de azul en prendas muy ligeras de tejidos naturales que combinan y contrastan. Una colección sencilla que agrada. El día lo cerraron Juana Martín y Martin Lamothe. Muchos no saben el estrés que se puede generar detrás de cada salida en un desfile, y el alivio de que salga todo. Esa tarde lo viví. Juana Martín  llenó de lunares la pasarela en blusas y vestidos vaporosos, donde también tuvieron cabida el corte peplum en chaquetas y pantalones bordados. Como protagonista el binomio blanco y negro. Martin Lamothe ensancha el traje y da uso al patchwork pastel basandose en el arte renancentista que da sentido a su colección Al fresco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juana Martín y Martín Lamothe en el backstage.

 

Lunes casi desangelado. Comienza la semana laboral  y casi se despide la antigua Cibeles con Maria Escoté y Carlos Díez. El Sweet Cannibal de María se sirve de estampados animales sobre oscuros fondos, geométricos en cuero y brillos. Una sucesión de pqueñas locuras que tienen sus incondicionales como Carlos Díez que a pesar de ser la mañana de un lunes llena la grada de fans deseosos de acompañarlo en su Mantra. Una colección predominantemente blanca,pura y ligera. Con ínfimos motivos en los estampados y unos arneses blancos que daban un buen punto a ciertas prendas o a la ausencia de ellas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

María Escoté y Carlos Díez.

 

 

Sita Murt siempre gusta. Su verano también es predominantemente blanco  y lleno de  pantalones cortos, blusas, vestidos… Apliques de cristal en prendas de punto abierto que daban una pincelada de elegancia sin ser recargada, aunque pueda resultar un look poco práctico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sita Murt.

 

Sobredosis de detalles flúor en TCN en una lencería que destacaba en la pasarela oscura. Una colección que explican como ” retrofuturista para una mujer con un punto rebelde”. Ya nos estábamos olvidando de la playa cuando entraron a escena Dolores Cortés y Guillermina Baeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dolores Cortés y Guillermina Baeza.

La primera nos traslada al caribe combinando estampados geométricos y tonos fluor. Guillermina por su parte  propuso una colección de bañadores y biquinis estilo años cincuenta. Una sensualidad ingenua cargada de cuadros vichy, volantes, bordados con lentejuelas y lazos. Con las ganas de verano y de ver el sol fuera de la opacidad de Ifema terminó la Mercedez-Benz Fashion Week Madrid dando paso a El Ego.

 ©Fotos Minerva Santana.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario