Sexualidad positiva – Causas de la inapetencia sexual: las psicológicas y las sociales. (II)

Por Raquel Díaz Illescas

  • Causas psicológicas: Cuando las causas físicas  han sido descartadas podemos encontrarnos con trastornos del deseo sexual por inhibición psicógena, que son el resultado de la supresión involuntaria e inconsciente, pero activa, del deseo sexual como mecanismo de defensa frente a la angustia, motivado por:

 

–       vivencias pasadas o actuales

–       preocupación excesiva por complacer a la pareja

–       la repetición de experiencias sexuales ingratas

–       insistencia sexual obsesiva por parte de la pareja

–       sentimientos de culpa leve

–       normas morales prohibitivas o similares

–       miedo a la intimidad

–       conflictos de Edipo, fraternales, etc.

 

Las emociones de miedo, vergüenza, culpa, asociadas al deseo sexual producen angustia. Si las causas psíquicas son de carácter grave o profundo, la disfunción deberá ser tratada con psicoterapia por un profesional de la Psicología. Cuando las causas psíquicas son leves y están asociadas a causas sociales, pueden ser abordadas por la orientación y la terapia sexual.

 

La mayor parte de las causas psíquicas están asociadas al miedo a desear sexualmente, porque este deseo es vivido como un peligro, así la defensa se establecerá no deseando.

 

A continuación enumeramos una lista de posibles peligros (creadores de miedo) asociados a la sexualidad:

 

–       Miedo al embarazo

–       Miedo al descontrol

–       Miedo a que el sexo te domine (pérdida de control)

–       Miedo al compromiso

–       Miedo al fracaso

–       Miedo a daños físicos

–       Miedo al placer

–       Miedo ante una disfunción sexual

 

  • Causas  sociales: Son las causas  generadas por influencias culturales, como una educación represiva, la influencia de modelos sexuales sociales puritanos, relaciones sexuales clásicas y pobres, los comportamientos de género, etc.

 

Las experiencias sexuales no satisfactorias y vividas sin placer, provocan una respuesta de falta de deseo o disminución de este para llevar a cabo encuentros sexuales deseados. Su origen: en la mayoría de las ocasiones una falta de comunicación entre la pareja, comunicación inadecuada o falta de aceptación en las propias prácticas sexuales o utilización de técnicas que producen desagrado, asco o enojo.

 

Así mismo las relaciones sexuales sin ganas, bien por compromiso o por miedo a la pérdida de la pareja, cuando se producen de forma reiterada, son también causa de falta de deseo ya que la vivencia de la sexualidad para que sea placentera y pueda reforzar el deseo de  repetir la experiencia ha de ser previamente deseada y recordada con placer.

 

Los conflictos de pareja son otras de las causas de la inapetencia sexual, principalmente de las mujeres. La falta de deseo suele ser una respuesta  a los problemas afectivos y de convivencia. Si no estás bien con tu pareja, si no te sientes valorada, querida, cuidada y apreciada, difícilmente el deseo encontrará acomodo.

 

Seguiremos…

 

 

.

.

Raquel Díaz Illescas
Psicóloga.
Terapeuta sexual y de pareja.
Experta Universitaria en Psicología del Coaching
Formadora ocupacional.
Autora del libro: “Mucha Vida” Editorial Huerga & Fierro 2004
http://sexualidadpositiva.blogspot.com/
Terapia sexual individual y de pareja.
Correo electrónico: sexpositiva@gmail.com

Teléfono: 622673040

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario