¿Qué tipo de lector eres?

El blog Page Turner de la revista The New Yorker incluye una definición del tipo de lector, el cual nos hizo pensar en nuestros propios estilos de lectura. Allí, Mark O’Connell confiesa su pequeño secreto acerca de la lectura: Él no termina los libros, es un “lector promiscuo”, un “abandona” libros. Escribe: “Comienzo un libro, llego a la mitad de él y aunque lo esté disfrutando paro de leer, para comenzar otro”. Pero no son los libros, es él. “Me gusta leer demasiado. No puedo decir no”, narra. “Puedo leer una novela y disfrutarla ampliamente. Pero voy a una librería, veo algo que he estado esperando y lo compro. Comienzo a leer el nuevo libro en el autobús esa misma tarde de regreso a casa, y ese será el fin de mi aventura original. Estoy seriamente involucrado con el libro que estoy leyendo en ese momento, pero no puedo evitar perseguir cualquier otro nuevo ejemplar que se me aparezca en frente. Tal vez esto es sólo una forma tortuosa de admitir que soy un patético adúltero serial de libros que perseguirá cualquier cosa con una cubierta en vez de una falda”. Al final O´Connell justifica su comportamiento como era de esperarse de un “engaña libros,” al decir que esto quizá es ocasionalmente algo bueno.

 

Cuando por fin se encuentre el libro cuya inconstancia iguale a la propia, es probable que haya encontrado a su pareja.

 

Entendemos nosotros también, que en ocasiones hemos abandonado un buen libro y comenzado otro, y olvidado el primero casi por completo a pesar de que estábamos maravillados con él. Algunas veces nos involucramos en tríos, cuartetos, o incluso orgías de lectura, en la que hay tantas que no podemos llevar la cuenta de ellas. Es horrible, ¿no es así? Pero, así como existen muchos libros, existe también un considerable número de diferentes tipos de lectura entre los amantes de los libros (o incluso entre los que los odian) ¿A qué tipo perteneces tú?

 

   Pretendes ser un cascarrabias, ¿pero en realidad devoras la lectura de una manera distinta. La amas casi tanto como la odias. Incluso mientras te quejas de que el autor no puede poner siquiera dos oraciones juntas o que el libro se arrastra sin esperanza a la mitad y ¿te preguntas qué clase de giros en la trama son esos?, ¿un elefante en el tercer acto? ¡Estos personajes están tan mal descritos que dan risa!, ¿a eso le llamas conclusión?, ¿Vampiros, en serio? Si eres un odia libros llegarás a aborrecer cada una de las palabras contenidas en el libro que hasta lo aventarás hasta el otro lado de la habitación, pero lo harás con una gran y secreta satisfacción porque se siente muy bien hacerlo. Es probable que seas un frustrado aspirante a novelista. Lecturas sugeridas para el odia libros: Crepúsculo; Fifty Shades of Grey, y cualquier reciente publicación de los novelistas muy celebrados o de moda.

 

 

La constancia gana la carrera, querido lector. Tú eres una tortuga comparada al lector promiscuo que es como una liebre que se distrae en todo momento. Quizá pediste prestado el libro en una biblioteca, lo leíste y lo regresaste, y pediste otro, el cual vas a leer. Tal vez no recuerdes el primer libro con el que iniciaste tu hábito de lectura y seguramente no tienes idea de cuántos libros leerás, pero el punto es que leerás cada libro en una forma metódica y razonable hasta concluirlo. Podrías desechar un libro, pero solo si existe una buena causa, y es probable que te provoque una profunda sensación de malestar que te haga retomarlo y terminarlo de cualquier forma. Eres muy bueno para armar rompecabezas y el más confiable de todos sus amigos. Lecturas sugeridas para el lector cronológico: No importa, con el tiempo terminarás por leer todas.

 

  ¿Está tu casa repleta de libros esparcidos por todos lados, abiertos, con sus cubiertas rotas y dobladas? Eres un destructor de los libros, pero los amas demasiado. Lo único que quieres es abrazarlos, apretarlos fuertemente. Los quieres tanto que no te das cuenta que los estás lastimando. Incluso de repente tienes un libro de bolsillo con un gran fajo de hojas desprendidas de él, o una primera edición que de pronto está empapada con agua de la regadera. Sacas tus libros al sol y sus páginas se decoloran hasta desaparecer, pero te quedas con ellos porque pase lo que pase los seguirás amando. Lecturas sugeridas para el destructor de libros: Cualquier cosa que desees, pero de preferencia consíguete un Kindle.

 

 Eres sin duda un amante de los libros, y cuando entras a una librería o en cualquier lugar donde estén disponibles, no puedes evitar comprar uno o varios. Cuando llegas a casa los haces a un lado, a menudo con reverencia, como si se tratara de un objeto valioso. Los colocas para mostrarlos en un librero o como adorno en una mesa de centro o de noche, con las páginas listas para encontrarse con tus ojos tan pronto tengas tiempo. Pero estás muy, muy ocupado, y pasan los días, semanas, o meses antes de que puedas abrir uno de estos libros. ¡No es por falta de ganas! Cuando finalmente lo haces, estas extasiado con todo el aprendizaje, la profundidad emocional, el humor y la calidad de la escritura que existe dentro del libro que te ha estado esperando por tanto tiempo, y te sorprenderá el que hayas esperado tanto tiempo para gozarlo. Lecturas sugeridas para el lector de inicio tardío # 1 sugerencias: Los Imperfectionists, por Tom Rachman, La princesa prometida, de William Goldman, Lolita de Nabokov, Ana de las Tejas Verdes, por LM Montgomery.

 

    No eres un amante de libros. Los compras de manera que puedas presumirlos. Si tienes dinero, tendrás un librero de caoba para este propósito. Ya que no pierdes tiempo en los libros, no perderás tiempo discutiendo sobre ellos. Pero si alguna vez abres uno de ellos y lo lees y lo amas, podrás considerarte curado. Lecturas sugeridas para el lector de inicio tardío # 2: El Gran Gatsby, Orgullo y Prejuicio, El Hobbit, Lo que el tiempo se llevó, A Wrinkle in Time, Las crónicas de Narnia.

 

   Más que leerlos adoras los libros antiguos, el olor que despiden, sus arrugas y el amarillo de sus páginas. De los nuevos, te encanta también sus aromas, lo crujientes que son o la sensación de pasar tus manos sobre esa pila de libros en la librería. Adoras tanto a los libros rescatados de la calle como las primeras ediciones autografiadas. Te gustan también los libros de bolsillo que encuentras en los supermercados, te gustan las nuevas versiones de tapa dura, te gustan todos. Para ti, son un objeto de belleza, y nunca, nunca les harías algún daño. Lecturas sugeridas para el librófilo: Cualquier cosa que caiga en tus manos.

 

   Eres la versión en libro de la persona que afirma “¡yo nunca veo la televisión, ni siquiera tengo una!” Nunca lees libros, porque se te hacen interminables. De hecho, consideras que las entradas en los blogs son demasiado largas. Desafortunadamente, eres la mujer o el hombre que protesta demasiado, y podrías sufrir más bien de una profunda inseguridad sobre la lectura que te ha llevado hasta esta desabrida existencia. Toma un libro, uno pequeño para comenzar y ábrelo y deja que tus ojos se posen sobre él durante un momento. Quizá logres un cambio porque la vida sin la lectura es ciertamente triste. Lecturas sugeridas para el anti-lector: Para comenzar, prueba con libros infantiles, novelas gráficas y cómics, así como algo que trate sobre temas de los que normalmente disfrutas en la televisión.

 

  Eres un adulto que lee libros para niños, o un niño que lee libros para adultos. Su existencia es reconocida después de tantos años en la sociedad, por lo que ya no tienes por qué sentir vergüenza por tus cuestionables hábitos de lectura, puedes sentirte ahora parte de la vanguardia. No eres gobernado por las categorías, eres un libre pensador. Cuando estabas en la secundaria la bibliotecaria te dijo que ese libro era “demasiado fuerte para ti”, pero lo leíste de todos modos, y no hubo vuelta atrás. Libros sugeridos para el lector cruzado: Para los niños, Dickens, Fitzgerald, Salinger, Vonnegut, Harper Lee. Para los adultos: Collins , Rowling, Alexie , Chbosky , Lowry .

 

   Ésta es una manera agradable de decir que eres un lector promiscuo, pero no es que no termines tus lecturas, sino que tienes una forma de amor libre. Podrías comenzar el día con algunas páginas de algún novelista y leer algo totalmente diferente cuando viajas en el metro o cuando regresas a casa del trabajo. Tu lectura de cama también podría ser diferente y cuando cuentes los libros que estés leyendo al mismo tiempo verás que son demasiados. ¿Confundes personajes y tramas?, ¿le prestas más atención a algunos libros que a otros?, es probable. El punto es que no estás listo para el compromiso pues lo único que haces es tener varias citas al mismo tiempo. Lecturas sugeridas para el lector multi-tarea: Historias cortas y colecciones de ensayos, novelas.

 

¿Sientes que el único momento en el que puedes leer es al irte a dormir? Te metes a la cama con tu libro y te sientes tan cómodo que no puedes mantener tus ojos abiertos y terminas despertándote con el libro sobre tu cara con las luces encendidas a las 3 de la madrugada? Lecturas sugeridas para el lector de cama: Lo que quieras, solo que siéntate en un sillón a menos que quieras dormir con un libro sobre tu rostro.

 

 

 

http://www.sinembargo.mx

Noticias Otros Medios

Deja un comentario