Decoración Industrial

Por  Marisa Ridaura

Lo que actualmente llamamos loft poco tiene que ver con lo que era en su origen, grandes naves industriales absorbidas por el crecimiento de la ciudad en la segunda mitad del siglo XX. Los primeros loft ubicados en Brooklyn fueron talleres para artistas como Andy Warhol o Jackson Pollock que por sus amplios espacios  les servía de lugar de trabajo y exposición de su creatividad.

Posteriormente los loft llegaron y rehabilitaron el resto de ciudades, pasando a ser un modo de vida y de vivienda doméstica. Ambientes abiertos, flexibles y versátiles preservando siempre el toque industrial original se convertían en viviendas de lujo, espaciosas y confortables. Tal fue su auge que no sólo se adaptaban las viejas fábricas sino que nuevas construcciones crecían con este modelo constructivo.

Hoy en día este estilo de vida se ha convertido en un estilo decorativo que podemos transportar a nuestros hogares sin tener necesariamente que vivir en una nave industrial rehabilitada. Austeridad en los revestimientos, utilización del hormigón visto y ladrillo, elementos metálicos y funcionales como elementos decorativos, mucha luz natural y mobiliario inspirado en ambientes de trabajo son las claves.

La gran aceptación de este estilo ha hecho que aparezcan empresas dedicadas a recoger, restaurar y reconvertir en mobiliario decorativo todo material industrial desechable. Una de ellas es www.decoracionindustrial.com que utiliza bobinas, palets o material militar para fabricar muebles muy originales y únicos:

 

Mesa de bobina de Decoración Industrial

 

Sofá Chill out de Decoración Industrial

 

Otra es www.sweetwood.es que con un toque más ad-hoc realiza muebles en metal con un estilo muy urbano e inspirados en las antiguas fábricas y talleres.

 

Mesa comedor viga de Sweetwood

 

Mueble auxiliar de Sweetwood

 

Taburete de Sweetwood

 

La decoración industrial en el top de la decoración actual nos transporta a espacios con mucha personalidad y toques retro.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario