Tecnología capaz de leer nuestros pensamientos

Sientan las bases de lo que constituye la primera tecnología de lectura de pensamiento capaz de recrear imágenes a partir de cero. Los especialistas afirman que según la tecnología avance se podrán incluso grabar los sueños.

 

no-usadas-2

En NeoFronteras ya informaron en 2010 sobre la posibilidad de leer el pensamiento usando una técnica de resonancia magnética nuclear. Ahora se ha dado un paso más en este campo. La primera fila de figuras que está observando mas abajo puede ser recreada ahora con un software que solamente usa las señales que proceden de su cerebro y éste obtendrá la segunda fila.

neuron_01

Como ve, se puede leer la palabra “neuron” sin demasiados problemas. Este logro constituye la primera tecnología de “lectura de pensamiento” capaz de recrear imágenes a partir de cero en lugar de ser elegidas de un conjunto limitado de ellas.

 

A principios de 2011 Jack Gallant de la Universidad de Berkely mostró que era posible saber de un conjunto limitado de imágenes preseleccionadas cuál de ellas estaba viendo alguien a partir de las señales obtenidas mediante resonancia magnética nuclear (RMN) de su cerebro.

Para poder hacer esto un software espacial comparaba la actividad cerebral del individuo con la obtenida en las pruebas previas y que servían para entrenar o calibrar el sistema. La imagen era elegida de un conjunto limitado de fotografías nuevas no empleadas en la fase de entrenamiento. El software acertaba a saber cuál se estaba viendo en un número significativo de las veces.

Pero ahora Yukiyasu Kamitani de los Laboratorios de Neurociencias Computacionales de Kioto en Japón ha dado un paso más allá. Su equipo ha conseguido usar los datos de la actividad cerebral tomada por RMN para recrear una imagen en blanco y negro desde cero no escogida de un conjunto de varias de ellas. Mediante el análisis de la señal obtenida con RMN se puede reconstruir la imagen de lo que la persona ve. Por tanto la “lectura de pensamiento” no estaría limitada a un conjunto previo y en teoría se podría usar en el futuro para saber lo que alguien está pensando sin necesidad de tener muchos datos previos.

La línea de arriba se corresponde con la secuencia de imágenes mostradas a los sujetos del estudio y las de abajo las recreadas por el software a partir de su actividad cerebral. Foto: Neuron, Cell Press.

La línea de arriba se corresponde con la secuencia de imágenes mostradas a los sujetos del estudio y las de abajo las recreadas por el software a partir de su actividad cerebral. Foto: Neuron, Cell Press.

En la fase de entrenamiento se hacía que alguien mirara una selección de imágenes sencillas constituidas por un cuadrado de 10×10 secciones, en donde cada sección cuadrada podía ser blanca o negra, obteniéndose diversos patrones. Algunos de ellos podían representar letras si se deseaba, pero en total había 2.100 posibles estados. El software entonces asociaba algunos patrones obtenidos de esa forma con la correspondiente actividad cerebral específica.

Cuando la gente ve un objeto la retina recoge una imagen que es convertida en señales eléctricas que van al córtex visual. Para cada imagen que es vista la actividad cerebral en esa zona es específica. Estos investigadores recogen precisamente esa actividad mediante RMN de esa parte del cerebro. Luego se hacía que una persona viera un conjunto distinto de patrones y otra parte del software reconstruía el cuadrado de 10×10 secciones correspondiente en niveles de gris.

La calidad de las imágenes “leídas” no es muy buena como se puede observar, pero se reconoce el patrón en cuestión (en este caso correspondiente a letras) en numerosos casos. En el caso mostrado aquí cada imagen correspondía a una letra, formándose la palabra “neuron“. La palabra es legible en muchos casos en la reconstrucción efectuada por el ordenador.

Aunque los resultados parecen rudimentarios lo más importante es demostrar que es posible. Conforme la tecnología en RMN mejore las imágenes obtenidas tendrán más “píxeles” y serán de mejor calidad, según Kamitani. El próximo paso será conseguir averiguar si es posible recrear una imagen de algo en lo que la persona esté pensando. Haynes dice que en el futuro será incluso posible hacer un “videoclip” de lo que una persona sueña.

Pero Haynes afirma que si al final tenemos una tecnología capaz de leer los pensamientos de la gente habrá que crear una guía ética sobre lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer con estas técnicas. Tal vez muchas personas quieran que le lean sus pensamientos, quizás personas con parálisis, pero no debería ser posible aplicar todo esto con propósitos comerciales o poco éticos.

Kamitani es también consciente de los usos potencialmente negativos de esta tecnología y cree que según la imagen obtenida mejore esta tecnología podría tener un impacto serio sobre la intimidad de las personas. Según él habrá que discutir sobre cómo aplicar esta tecnología con otros especialistas y no sólo con científicos.

Indudablemente parece que al menos en este aspecto estamos ya inmersos en una película de ciencia ficción.

 

Fuente: Salud y Psicología

Noticias Otros Medios

Deja un comentario