Eduardo Arroyo: Retratos y retratos

Desde el viernes 22 de febrero, en el Museu Fundación Juan March, de Palma

 

Carlos-Gardel-1991

 

MÁS DE UN CENTENAR DE OBRAS, ENTRE PINTURAS, DIBUJOS, ESCULTURAS Y FOTOGRAFÍAS, MUESTRAN SU PROLÍFICO TRABAJO EN TORNO AL RETRATO Y LA FOTOGRAFÍA


A partir del viernes 22 de febrero, y hasta el 18 de mayo de 2013,se exhibe en el Museu Fundación Juan March, en Palma, la exposición EDUARDO ARROYO: RETRATOS Y RETRATOS, que ofrece más de un centenar de obras, entre pinturas, dibujos, esculturas y fotografías del artista. Las pinturas, dibujos y esculturas proceden de distintas colecciones públicas y privadas, españolas e internacionales, y las 70 fotografías, en su mayoría inéditas, pertenecen a la colección del autor.

 

Esta exposición se exhibirá posteriormente, en Cuenca, en el Museo de Arte Abstracto Español, entre el 7 de junio y el 6 de octubre.

 

 

Con un título intencionadamente redundante, la exposición Eduardo Arroyo: retratos y retratos, que reúne más de un centenar de obras del artista, está centrada en dos aspectos muy presentes en su trabajo durante gran parte de su prolífica carrera de pintor y que, sin embargo, hasta ahora apenas habían sido expuestos, desde luego nunca confrontados el uno al otro.

 

Se trata, por un lado, de su faceta de retratista. Arroyo ha sido, desde sus inicios, un pintor de retratos (y autorretratos), interesado tanto por personajes de ficción como por personajes muy históricos y muy reales. Estos últimos han sido el objetivo principal a la hora de seleccionar las obras para esta exposición: autorretratos o retratos de figuras reales, históricas, y no tanto representaciones de personajes imaginarios.

 

Las 33 pinturas y dibujos y las 8 esculturas que integran esta muestra, pertenecientes a distintas colecciones públicas y privadas españolas e internacionales, conforman una galería de retratos –algunos de ellos conocidos, otros rigurosamente nuevos– de personajes de la historia nacional e internacional: figuras históricas como Isabel la Católica; figuras de la vida pública, que van desde Napoleón a la Reina de Inglaterra pasando por Carmen Amaya; escritores como Franz Villiers; boxeadores como Manuel Cerdán; poetas como Hölderlin; pintores como Soutine, Van Gogh, Rembrandt o Richard Lindner o santos mártires como San Sebastián… y también el propio pintor. La selección incluye piezas de finales de los años 50, fecha de su marcha a París, hasta el año 2011, con algunas esculturas y, sobre todo, tres autorretratos muy recientes que parece haber firmado desfigurándolos –los rostros tienen huellas de las sustancias líquidas que el pintor ha arrojado a cada rostro al acabarlo– cum ira et studio, con esa mezcla de humor y seriedad perfectamente conscientes que nadie puede echar de menos en la polifacética obra de Eduardo Arroyo.

Entre-pintores-1975

Pero Arroyo ha sido, también, un artista enormemente interesado por otra faceta del trabajo artístico, una actividad para la que aún no hace mucho solía emplearse la palabra “retrato” (en aquellas épocas en la que la gente aún “iba a retratarse”): la fotografía. Y es que, desde siempre, a Eduardo Arroyo le ha interesado la fotografía, de modo especialmente operativo a partir de los años 70. Le atraía no tanto como práctica artística –Arroyo no es ni ha querido ser nunca fotógrafo, ni mucho menos “artista-fotógrafo”–, sino en su papel –nunca mejor dicho– de soporte de la memoria familiar y social; en última instancia, su poder narrativo. En este sentido habla Oliva María Rubio de “narraciones fotográficas”.

 

En efecto, a Arroyo le han interesado las viejas fotografías de los rastros y los mercadillos, los desechos de los álbumes familiares y las fotografías de autor desconocido y gentes anónimas, sobre cuyo soporte y cualidades ha trabajado e intervenido –pintándolas, cortándolas, fragmentándolas, yuxtaponiéndolas a dibujos, pinturas o papeles de calco, haciendo collages y foto-collages, seriándolas– como mejor le ha parecido y más convenía a sus intereses pictóricos. Las 70 fotografías, en su mayoría inéditas y todas pertenecientes a la colección del autor, que completan esta exposición testimonian su trabajo con la fotografía. En realidad, éste ha sido el núcleo original desde el que se ha desarrollado el presente proyecto expositivo.

 

 

Eduardo Arroyo: retratos y retratos, organizada por la Fundación Juan March, ha contado con Oliva María Rubio como comisaria y con la colaboración de La Fábrica. Se exhibirá en el Museu Fundación Juan March de Palma (22 febrero-18 mayo 2013) y, posteriormente, en el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca (7 junio-6 octubre 2013).

 

 

Para acompañar esta exposición, la Fundación Juan March edita un catálogo ampliamente ilustrado, con una entrevista a Eduardo Arroyo, ensayos de Oliva María Rubio, Michel Sager, Manuel Fontán del Junco y textos de Fabienne di Rocco.

La Rueda de Prensa será el mismo viernes 22 de febrero, a las 12:00 horas en la sede del Museu, en la que Javier Gomá, director de la Fundación Juan March, Manuel Fontán del Junco, director del Museu Fundación Juan March y director de exposiciones de la Fundación Juan March, Oliva María Rubio, comisaria de la muestra, y el propio artista, Eduardo Arroyo, atenderán a los medios que quieran acompañarnos. Se entregará un CD con imágenes de la exposición, así como el catálogo de la muestra.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario