Pescando vida

Por: Paula Varella

 

La rutina, los horarios, el trabajo y la intensidad del día a día nos pueden provocar estrés y ansiedad. Nuestras emociones, altamente relacionadas con nuestro bienestar físico, se proyectan en nuestro cuerpo. Por ese motivo, hoy en día resulta imprescindible encontrar alguna alternativa saludable para rebajar las altas dosis de estrés que nos genera la semana.

Hacer deporte suele ser el plan por excelencia. Realizar actividades físicas como salir a caminar o dar un paseo en bici nos ayudan a cultivar el cuerpo y a despejar la mente. Pero en ocasiones olvidamos que existen otros deportes menos frecuentes, pero igual de beneficiosos para el organismo y para la salud mental.

Entre ellos se encuentra la pesca deportiva. Varias federaciones gestionan esta práctica, organizando concursos y campeonatos desde la orilla o en embarcación. La pesca, además de una actividad económica y una fuente de alimentación, también es considerada una práctica muy saludable con múltiples beneficios.

pesca_jigging-275x300

Mª Luisa Carrero Sánchez, pescadora y con trayectoria profesional en el mundo sanitario, explica en su artículo Beneficios de la pesca en la salud: “Cuando los pescadores esperan en la orilla del agua, hacen algo más que un deporte”. Estar en contacto con la naturaleza, disfrutar del paisaje en calma y respirar su aire puro hace que se fortalezcan las articulaciones y se eliminen los tóxicos.

Además de los beneficios físicos, la pesca es ideal para el equilibrio y el bienestar personal. Los momentos de espera contribuyen a desconectar y a reflexionar. La autora añade que los pescadores que disfrutan de los espacios libres y están en contacto con el agua,  gozan de mayor tranquilidad, y esta relajación les ayuda a aumentar su concentración.

Esto se debe a que cuando una persona está haciendo algo que le gusta o le divierte, su cerebro segrega endorfinas, conocidas como “hormonas de la felicidad”, en lugar de “hormonas del estrés” que contribuyen a debilitar el sistema inmunológico. Ejercitarse rodeado de naturaleza aumenta la autoestima y ayuda a combatir la inestabilidad mental. Y la buena salud mental, influye directamente sobre la salud física.

En definitiva, “La pesca representa una interacción entre personas y el ecosistema acuático. La ética de la pesca incluye el bienestar de las personas y el ecosistema”. Así lo afirma Carrero.

Ahora que ya conocemos las ventajas de este deporte, debemos tener en cuenta que si nos animamos a coger las cañas, siempre debemos ir con cuidado con las lesiones frecuentes, como la tendinitis de codo, los esguinces de muñeca o las sobrecargas musculares.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario