Il barbiere di Siviglia, de Rossini en El Palau de les Arts

Barbiere di Siviglia (4)(1)

 

Omer Meir Wellber asume la dirección musical de esta obra, que se presenta en un montaje de Damiano Michieletto

 

El barítono italiano Mario Cassi (Figaro), la soprano valenciana Silvia Vázquez (Rosina) y el tenor uruguayo Edgardo Rocha (Conde Almaviva) encabezan el reparto

Valencia. El Palau de les Arts Reina Sofía acoge estos días los últimos ensayos de Il barbiere di Siviglia, de Gioachino Rossini, que se estrena el próximo jueves 28 de febrero.

Omer Meir Wellber asume la dirección musical de esta obra, su primer Rossini en Valencia, que se presenta en un montaje de Damiano Michieletto para el Grand Théâtre de Genève.

Michieletto firma, con este título, su cuarta producción en el Palau de les Arts tras La scala di seta, L’italiana in Algeri, ambas de Rossini, y L’elisir d’amore, de Donizetti.

El director veneciano propone una visión fresca y dinámica de la ópera del compositor de Pésaro ambientada en la ciudad de Sevilla de los años 80. Una puesta en escena con guiños a la cinematografía de Pedro Almodóvar, con escenografía de Paolo Fantin, que recrea una caótica comunidad de vecinos de la periferia, vestuario de estética kitsch  de Silvia Aymonino e iluminación de Fabio Barettin.

Mario Cassi interpreta al barbero Figaro, antiguo sirviente del Conde Almaviva, a quien ayudará en su propósito de conquistar a la joven Rosina. El barítono italiano, que ya cantó en el Palau de les Arts en La Cenerentola, de Rossini, ha trabajado con maestros de la talla de Gustavo Dudamel, Daniel Harding, Riccardo Muti y Andris Nelsons. Ganador del concurso Operalia-Plácido Domingo en 2003, cuenta con actuaciones en Milán, París, Roma y Salzburgo.

La valenciana Silvia Vázquez encarna a Rosina. La soprano de Puerto de Sagunto vuelve al Palau de les Arts con Il barbiere di Siviglia después de sus papeles en La Bruja, L’enfant et les sortilegès, Carmen, Der Ring des Nibelungen, Parsifal, L’arbore di Diana  y 1984.

Edgardo Rocha canta el rol de Conde Almaviva, con el que debutó en diciembre de 2012 en la Staatsoper de Viena. El ascendente tenor uruguayo, que desarrolla una incipiente carrera en el repertorio rossiniano, ha trabajado para las compañías de ópera de Bari, Seattle, Turín y Zúrich.

Los bajos Paata Burchuladze y Orlín Anastassov alternan el papel de Basilio. El cantante georgiano presenta su tercer papel en el Palau de les Arts después de sus incursiones en Borís Godunov y Rigoletto. Burchuladze cantará los días 28 de febrero y 3, 6 y 9 de marzo. El búlgaro Orlín Anastassov, conocido por el público valenciano por sus actuaciones Simon Boccanegra, Don Carlo, Luisa Miller y Borís Godunov, dará vida al profesor de música de Rosina en las funciones del 12 y del 15 de marzo.

El barítono italiano Marco Camastra (Bartolo), la mezzosoprano valenciana Marina Rodríguez-Cusì (Berta) y el cantante del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo Mattia Olivieri (Fiorello) completan el elenco de esta producción.

La ópera más popular de Rossini

En 1775 Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais estrenó en París Le barbier de Séville ou La précaution inutile, con la que el dramaturgo francés iniciaría su célebre ‘trilogía de Figaro’.

La comedia inspiró rápidamente a varios compositores de la época, entre ellos a Giovanni Paisiello, que estrenó con notable éxito su ópera homónima en San Petersburgo en 1782.

Tres décadas más tarde, el joven Gioachino Rossini tomó como referencia la misma obra para un encargo del Teatro Argentina de Roma. Cesare Sterbini escribió en once días el libreto; al compositor de Pésaro le bastaron apenas tres semanas para musicarlo. El 20 de febrero de 1816 la obra se estrenó bajo el título Almaviva ossia l’inutile precauzione con el fin de evitar cualquier acusación de plagio a Paisiello.

Pese a que la ópera rossiniana tuvo un estreno accidentado, las funciones posteriores consolidaron el éxito del de Pésaro sobre Paisiello para convertir este Barbiere en su ópera más apreciada y representada.

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario