El lado femenino de la historia : Un amor de película, Liz Taylor y Richard Burton

Por Sandra Ferrer

liz-taylor-butler(1)

 

Hoy, 27 de febrero, Elizabeth Taylor  habría cumplido 81 años. Me parece una buena ocasión para recordar a una de las actrices más fantásticas que nos regaló el Hollywood dorado y uno de sus amores de película, el que protagonizó con su sexto quinto (y sexto marido), Richard Burton.

Elizabeth Taylor se convirtió en una de las actrices más deseadas de Hollywood a mediados del siglo pasado. ¿Qué chica no habría querido tener su cintura, sus preciosos ojos violeta y ese estilo inconfundible? Elizabeth Taylor protagonizó películas de esas que ya no se ven en los cines, plagados de efectos especiales e imágenes imposibles pero vacíos de diálogos y pasión. Esa pasión que Liz ponía en sus películas atravesó en más de una ocasión la gran pantalla y en más de una ocasión lo hizo de la mano de otro actor apasionado y perturbador, Richard Burton.

De las ocho veces que la actriz se casó, dos de ellas fue con este artista de dudosas tendencias sexuales y constantes coqueteos con el alcohol. Su amor, como muchas veces ha sucedido en la gran pantalla, traspasó la ficción. Fue de la mano de Cleopatra y Marco Antonio, papeles que interpretaron con gran maestría en una de las películas más caras y polémicas de la historia del cine. Durante el rodaje de Cleopatra en Roma empezó una relación que pronto atravesaría los límites de la privacidad y la decencia. Ambos estaban casados con terceras personas, hecho que en aquellos lejanos años 60 era una auténtica indecencia. Tal fue su repercusión que el mismo Vaticano puso el grito en el cielo.

Y si truculenta fue la relación de aquella reina de Egipto con su amado romano, también lo fue el idilio de Taylor y Butler que terminó en matrimonio. Diez años de relación que acabaron en 1974 para volver a casarse al año siguiente pero con peor suerte. Ni un año duró el segundo matrimonio con aquel hombre que, sin embargo, podría haber sido el verdadero amor de Liz Taylor. En aquellos años la pareja protagonizó otros amores de cine en títulos como ¿Quién teme a Virginia Woolf? o La fierecilla domada en los que la pasión real alimentó a la de ficción dando grandes resultados cinematográficos.

Detrás de aquella actriz con carácter se escondía una mujer que buscó el amor en multitud de hombres. Quiso asegurarse que la querían casándose con hasta siete de ellos, pero nunca consiguió una estabilidad sentimental. Burton su marido en dos ocasiones. Detrás de él hubo dos matrimonios más. Pero ninguno dio la verdadera felicidad a Elizabeth.

Cuando se publicaron las cartas que ella y Richard se escribieron a lo largo de su tormentoso romance, Elizabeth se guardó una, la última misiva que escribió su entonces exmarido días antes de su súbita muerte en el verano de 1984. Aquellas últimas letras pedían a su amada una enésima oportunidad.

Si Richard Burton y Elizabeth Taylor protagonizaron grandes amores en la gran pantalla, el suyo fue sin duda, digno de un guión de Hollywood. Quizás algún día veamos su pasión recreada en una de esas películas de las que ya no se ven en los cines de hoy.

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario