Jordi Roura, otro ‘glotón’ al mando del FC Barcelona

Por: Ana M. Badía

 

Estaba acostumbrado al lado menos visible del banquillo, a que los focos siempre apuntaran a otro, a ver la rueda de prensa desde el backstage, o a que el equipo y los medios de comunicación le reconociera por su trabajo lejos de la línea discontinúa del césped.

Jordi Roura era el hombre a la sombra, el segundo de abordo, el técnico que estudiaba rivales con libreta en mano, desde la grada o la sala de proyección. Hasta que la recaída del cáncer de garganta de Tito Vilanova, le sacó a la luz y le puso en el punto de mira.

roura-elperiodico

En diciembre,  Roura fue el elegido por la dirección para cubrir la baja de Tito. Así otro veterano de la Masía se haría con las riendas de un equipo marcado por su trayectoria y por las directrices de su primer entrenador, quien tomó el mando con el fin de recuperar el título de Liga y continuar su liderazgo en toda competición.

Hoy en día, Roura mantiene al equipo líder en el campeonato doméstico, aunque sus números y su juego están lejos del Barcelona invencible que deslumbraba en cada partido. En las últimas citas importantes, ante Real Madrid y Milan, los azulgranas solo han mostrado destellos del conjunto que solían ser. Ahora las dudas llegan a Can Barça y Roura es el hombre encargado de despejarlas.

 

Experiencia

Con más de 30 años ligado al mundo del fútbol, Jordi Roura puede presumir de conocer el deporte rey desde todos sus ángulos. Como jugador, debutando a las órdenes de Cruyff y formando parte del glorioso ‘Dream Team’, como analista, espiando a los rivales en la etapa Guardiola y como segundo entrenador acompañando a Tito Vilanova en el banco.

Pero su vida en Can Barça comenzó como la de muchos en la Masía.  En 1987, Roura, nacido en Llagostera en 1967, debutó con el FC Barcelona Atlético, un año después haría lo propio en el primer equipo de manos de Johan Cruyff, quien le hizo participar en el ataque del laureado ‘Dream Team’ como extremo derecho, donde destacó por su velocidad, convirtiendo el desborde en su arma más peligrosa frente a los rivales, mucho más que su habilidad con el balón.

roura

Tras su partido de debut, que concluyó con victoria ante el Elche, Roura jugó tan solo nueve encuentros oficiales más en dos temporadas, ya que su prometedora carrera se vería truncada por una rotura de menisco.

En 1989, en el partido de vuelta de la Supercopa de Europa contra al AC Milan (quien saldría campeón), Roura rompió su rodilla. Consiguió recuperarse en unos meses, pero su juego no volvió al nivel esperado y su trayectoria en el primer equipo se fue desvaneciendo.

Aun así, con el FC Barcelona, logró dos títulos, una Copa del Rey y una Supercopa.

Después, trató de buscar minutos en el Real Murcia y en el Figueras, de Segunda División, pero finalmente terminaría colgando las botas a los 25 años. Su etapa como jugador había terminado.

 

Nueva etapa

La lesión le apartó del terreno de juego, pero no le hizo perder el vínculo con la Masía y la peña de  amigos que allí formó.  Cariñosamente conocidos como “los glotones”, por volver cada lunes con el petate lleno de embutido para servir al grupo con las delicias culinarias del pueblo, Pep Guardiola, Tito Vilanova, Jordi Roura y Aureli Altimira continuaron el festín más allá de los años de aprendizaje en la Masía.

Ese vínculo, ese conocimiento y esa confianza, sería el que llevaría a Roura de vuelta al FC Barcelona, aunque esta vez como parte del equipo técnico y tras su paso por Japón y el Yokohama Flugels de Carles Rexach, donde comenzó como asistente técnico. Su trabajo en la secretaría técnica del Terrassa Futbol Club y su primer contacto al frente de un equipo como entrenador en el Centre d’Esports L’Hospitalet, equipo del que fue cesado por malos resultados al final de temporada.
En 2009 comenzó a formar parte del staff técnico de Guardiola.

Tito Vilanova, Jordi Roura

Fue el último en incorporarse al cuerpo técnico, pero pronto su trabajo dejó a más de uno con la boca abierta en Can Barça. Y es que su exhaustivo análisis del rival, con informes repletos de jugadas estratégicas, fue un documento de referencia en la etapa Guardiola, un análisis táctico que sirvió para formar al Barcelona más fuerte e invencible de los últimos años.

El éxito no erradicaba solo en el buen toque de un conjunto que sorprendió por su dureza, ilusión y confianza, sino también en el conocimiento del rival, área en la que Roura era el jefe.

Tras la salida de Pep Guardiola, Tito decidió darle un papel más relevante en el campo. Así dejó de “espiar al enemigo” desde el despacho,  para acompañar en el césped al equipo.

 

 

En primera línea

En diciembre de 2012, Tito Vilanova recaía de su cáncer de garganta, enfermedad que le  apartaba de la actividad del club sin marcar fecha de regreso. Fue entonces cuando Roura saltó a primera línea.

La junta directiva decidió confiar en el segundo de Tito el resto de la temporada, así la filosofía de la Masía seguiría viva en el banquillo. La lectura es similar, los valores de la casa no se alteran y Roura tan solo se dedica a continuar con la labor de su jefe y amigo. El nuevo técnico no trata de imponer su sello o estilo propio, sino todo lo contrario, su único deseo es no romper la dinámica del conjunto.

A pesar de ello, los últimos resultados no han acompañado al equipo, que parece hundido ante derrotas que marcan su situación actual… Real Madrid, Milan…

El FC Barcelona no disfruta de su mejor momento físico ni psicológico, pero lo cierto es que sigue siendo un gran equipo y que ya han superado los rumores de ese fin de ciclo por ahora inexistente.

Los números de Roura no son los de Tito, ni mucho menos los de Guardiola, el de Llagostera está lejos de su antecesor, pero los ánimos nunca le faltan a este hombre con cara de bonachón que no deja de animar a sus jugadores desde la banda.
No está acostumbrado a los focos, ni es amigo de las polémicas, ni los dimes ni diretes en rueda de prensa, no le gusta el espectáculo mediático que el mundo del fútbol recrea lejos del terreno de juego, él está centrado en lo que ocurre dentro del césped y su objetivo es que ahí, el Barcelona vuelva a ser el equipo del que todo medio hable.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario