Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/15/d389529482/htdocs/ocio/wp-includes/post-template.php on line 293

La belleza de las flores en la moda


Por Karin Wachtendorff.

Kate_Moss_by_Mario_Testino_Fotografía de Mario Testino para Vogue, 2011.

El universo estético de las flores siempre ha estado ligado a la imagen de la primavera, la naturaleza y el mundo femenino, siendo un tema ornamental recurrente en la historia de la moda y los tejidos occidentales. A partir del siglo XVII, las imágenes de plantas y flores de los libros de botánica, fueron fuente de inspiración para artistas, tejedores y bordadores. Las más frecuentes eran la madreselva, violetas, claveles, dedaleras, borrajas, fresias, acianos, escaramujos y cardos.

 

2Cuerpo bordado, ca.1600-1635. Colección V&A Museum, Londres.

3Calzado femenino italiano, Siglo XVII. Colección Museo del Calzado, Romans.

Con la llegada del siglo XVIII, la visión que se tenía de la naturaleza se volvió aún más exuberante, inspirando maravillosos tejidos labrados y bordados de estilo Rococó, con flores de las más variadas formas y colores, que se distribuían en forma de racimos ondulantes. Aquella moda se extendió también a los chalecos y casacas de los hombres más elegantes.

 

4Detalle de una manga pagoda con flores bordadas, 1760. Colección V&A Museum, Londres.

5

Casaca y chaleco masculino con bordados florales, 1790. Colección Kioto Costume Institute.

Con el Romanticismo, se produjo una nueva exaltación de las flores en la moda, en forma de pequeños motivos de tonalidades suaves y armoniosas. Pasión que se prolongó a lo largo de todo el siglo XIX, cuando las mujeres dedicaban mucho tiempo a bordar delicadas florecillas en sus vestidos y complementos.

 

6Vestido de novia bordado a mano, 1834. Colección V&A Museum, Londres.

7Medias bordadas, ca.1835. Colección Kioto Costume Institute.

A medida que avanzaba el siglo XIX, las mejoras de la industria en las técnicas de estampación, el avance en la química de los tintes, y el telar de Jacquard, hicieron posible la producción de grandes cantidades de tejidos estampados y labrados a bajo precio. La variedad de diseños de flores se multiplicó, abarcando también la moda masculina, en forma de chalecos que lucían a través de sus levitas abiertas.

8Chaleco masculino. Telar de Jacquard, ca.1850. Colección V&A Museum, Londres.

En el siglo XX, y todavía en nuestro siglo XXI, la belleza de las formas y colores florales ha seguido y sigue inspirando el trabajo de modistas y diseñadores de todos los ámbitos de la moda. Cada cierto tiempo, y de forma cíclica, las calles se inundan de toda clase de prendas y complementos donde el motivo central son las flores.

 

9Abanico decorado con moaré y flores de terciopelo, ca.1900. Colección Museum of Fines Arts, Boston.

16Tocado con decoración de flores de terciopelo, 1940. Colección Metropolitan Museum, Nueva York.

10Vestido con estampado floral. Balmain, 1966.

11Detalle de vestido de novia con adornos de tela formando rosas. Dior, 1987.

12Stilettos decorados con flores. Diseño de Masaya Kushino 2012. © Masaya Kushino

Historia de la moda y los tejidos.