La secuencia del día: El graduado

Por Tamara Moya.

 

 

La secuencia de hoy pertenece a la conocida película El graduado (The Graduate, 1967). Su director es Michel Nichols, que recibió el Oscar con esta, su segunda película, después de haberse estrenado un año antes con ¿Quién teme a Virginia Woolf? . Un joven Dustin Hoffman interpreta aquí a Benjamin Braddock, un veinteañero que acaba de concluir sus estudios universitarios. Al regresar a casa, Benjamin iniciará una aventura amorosa con la señora Robinson (Anne Bancroft), una amiga de la familia que más tarde se convertirá  en su suegra.

     El contexto en el que se enmarca la película son esos años 60 (de los que ya hemos hablado a propósito de Easy rider) en los que la industria cinematográfica estadounidense tiene como público objetivo a los jóvenes y adolescentes, que se han convertido en los principales consumidores de las salas de exhibición, mientras sus padres prefieren quedarse en casa viendo la televisión.

     Lo que encontramos aquí es una secuencia de montaje construida a partir de varios raccords de aprehensión retardada (RAR), es decir, pasamos de una situación a otra sin darnos cuenta del cambio: Benjamin sale de la piscina mojado y se pone una camisa que a continuación está totalmente seca. Nos encontramos en una habitación con la señora Robinson, Benjamin se tumba en la cama y la mujer le desabrocha la camisa. Pero, después, un primer plano de Hoffman sobre el fondo negro de la cabecera de la cama nos transporta a otro espacio: el salón de la casa del chico, en el que Benjamin está sentado en un sofá negro.  A través de esta secuencia el director construye un sumario en el que Benjamin recurre analépticamente a los recuerdos de las citas con Mrs. Robinson.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario