Miguel del Arco dio en la diana. El teatro reinvierte en teatro

Por Guillermina Royo-Villanova

MIGUEL DEL ARCO - PREMIO VALLE INCLAN

 

Cantaba La Lupe con acierto “La vida es puro teatro”,  entre el escenario, bambalinas y espectadores en la vida lo que hace el drama es el reparto. La subida de impuestos a la industria cultural ha herido en profundidad las bellas artes y humanidades, siendo especialmente devastadora para el teatro. La original medida ha reducido el número de espectadores, terminando con muchos puestos de trabajo y limitando las posibilidades artísticas, lo que en consecuencia, terminará empobreciendo el nivel de las carteleras. Un país sin cultura, es un país sin opinión y esto parece convenir a los que en última instancia se encargan del reparto. Decía el dramaturgo Arthur Miller que el teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma, tal vez deberíamos enfrentarnos fuera de las tablas a los que insisten en bajar el telón. El sentido trágico de la vida española estilizaba su estética deformada en los espejos cóncavos del Esperpento valleinclanesco, atrevámonos a mirarnos en un espejo sin deformar.

El pasado 8 de abril se celebró la séptima edición de los Premios Valle Inclán de Teatro. Tras una votación reñida el premio recayó sobre el director Miguel del Arco por su obra “De ratones y hombres”, una adaptación al drama de la novela de John Steinbeck. Como cada año la votación se llevó a cabo por el método Goncourt, disputándose el premio en el último turno con Banca Portillo y  Carlos Hipólito.

 

Entrega VII Premio Valle Inclan de Teatro. Teatro Real. Madrid. Madrid. Espana. 08-04-2013. Fotografo Gonzalo Arroyo

 

El público se quitó uno y tres sombreros de copa ante las palabras de del Arco.

“Estos 50.000 euros ayudarán mucho a levantar El misántropo de Molière, que queríamos estrenar en mayo pero tuvimos que dar marcha atrás por falta de productores”. Fueron algunas de las palabras que pronunció un emocionado Miguel del Arco al recibir el galardón más prestigioso y mejor dotado del teatro español. Miguel fue ovacionado por el público al mostrar su intención de reinvertir teatro en teatro. Es paradójico que la cultura dependa de fundaciones como la de Coca-Cola y de empresarios amantes de las artes como Marcos de Quinto, presidente de la bebida de la felicidad que patrocina el premio, sin quedarnos otra que confiar en el buen criterio de los empresarios a falta de apoyo estatal. El antiguo eslogan de la marca “Una Coca-Cola y una sonrisa” parecía -y sin interpretaciones teatrales- escrito en el rostro del galardonado que con su acto lorquiano dio vida a las palabras del poeta y es que un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo.

Entre los finalistas figuraban Blanca Portillo por su papel en La vida es sueño; Helena Pimienta, directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), por la dirección de La vida es sueño; Vicky Peña por su interpretación en Diccionario; Magüi Mira por su interpretación en La anarquista; Carlos Hipólito por su papel en el musical Follies dirigido por Mario Gas; María Adánez por su interpretación en La verdad; José María Flotats por su interpretación y dirección de La verdad; Juan Diego Botto por su trabajo en Un trozo invisible de este mundo; la Compañía Ron Lalá por Siglo de oro, siglo de ahora; José Luis Gómez por El principito; y Miguel Alcantud como fundador de Microteatro por dinero, un lugar que os recomiendo con vehemencia. Carlos Hipòlito, tres veces nominado al premio, se anunciaba como el  gran favorito de la noche,  o así lo demostraba la algarabía que se montaba entre los asistentes cada vez que pasaba a ser seleccionado.

Echamos de menos a nuestro querido Antonio Mingote, el que fuera habitual jurado del premio, cuando se cumple un año de su fallecimiento. Su viuda Isabel Vigiola asistió emocionada por los últimos reconocimientos al académico y dibujante y la recién edición de “Pequeño Planeta. Antonio Mingote”.

El jurado estuvo presidido por el académico de la Real Academia Española Francisco Nieva y compuesto por el académico y presidente de El Imparcial, Luis María Anson; Carmen Machi, Nuria Espert, Juan Mayorga y Juan Echanove, ganadores del premio en ediciones anteriores; el jurista y dramaturgo Antonio Garrigues Walker; el crítico teatral Javier Villán; el presidente de Coca-Cola España, Marcos de Quinto; el subdirector de programación cultural de la Comunidad de Madrid, Ruperto Merino; el abogado y periodista José María García Luján; Paloma Zuriaga, periodista de RNE; el productor de teatro Mariano Torralba; Liz Perales, periodista y crítica teatral; y el profesor Eduardo Pérez Rasilla.

La actriz Celia Freijeiro que condujo el premio de forma impecable, abrió el acto poniendo voz a las palabras de Lorca con las que me despido en forma de reflexión.

Yo sé que no tiene razón el que dice: “Ahora mismo, ahora, ahora” con los ojos puestos en las pequeñas fauces de la taquilla, sino el que dice “Mañana, mañana, mañana” y siente llegar la nueva vida que se cierne sobre el mundo.

Fotografías cedidas por Coca-Cola.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario