La secuencia del día: Punch drunk love

Por Tamara Moya.

 

La secuencia de hoy pertenece a Punch drunk love (2002), una película de Paul Thomas Anderson, director de la reciente The master En España fue traducida con el título Embriagado de amor. Se trata de una comedia romántica que cuenta la historia de un tipo bastante tímido que tiene problemas para relacionarse, y que por ello se ha convertido en alguien solitario. Esto también le sucede con las mujeres, hasta que un día aparece una atractiva joven en su lugar de trabajo dispuesta a ligar con él. Pero además, ese mismo día dejan también un misterioso armonio en la puerta de su taller.

     En esta secuencia, el personaje interpretado por Adam Sandler comprueba que la chica ya se ha marchado y finalmente se decide a recoger el armonio que un camión  ha dejado de manera misteriosa en medio de la calle.  De este modo, el fragmento comienza con un plano en el que el personaje saca el ojo para ver si la chica se ha ido, en un encuadre que remarca la introspección del personaje, dejando su figura arrinconada en un cuarto del encuadre: no se atreve a salir de su guarida. A continuación, el personaje se ha decidido a salir y se encuentra delante del armonio, centrado en medio del encuadre. Pero en los siguientes planos se produce un salto de eje intencionado que nos habla de esa falta de seguridad del personaje para decidirse a coger el objeto, que más tarde se convertirá en un objeto fetiche al que agarrarse cuando tiene dudas. Será la violenta aparición del camión, de cuya aproximación no se nos informa mediante ningún sonido diegético, la que de algún modo le da al personaje la fuerza necesaria para decidirse a coger el instrumento.

   Después, destaca la utilización de una óptica larga que aplana la perspectiva y que crea la ilusión de que el personaje no avanza mientras corre cargado con el armonio. Luego, cuando el protagonista se decide a destaparlo, se introduce una melodía extradiegética que complementa el ritmo que crea el sonido de las teclas. Finalmente, podríamos destacar como otro elemento importante de la puesta en escena que utiliza el director, la oscuridad en la que vive el personaje, que hace que cuando llega su compañero y abre el almacén, él se esconda como si se tratase de un vampiro, remarcando de nuevo su carácter solitario.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario