Los animales aplican el refrán ‘donde fueres, haz lo que vieres’

Existe un debate sobre si los animales aprenden unos de otros de la misma forma que el ser humano. Dos investigaciones con monos y ballenas, publicadas hoy en Nature, confirman que el aprendizaje cultural está más extendido de lo que se pensaba, y es una forma de adquirir comportamientos útiles para la supervivencia.

 

Monos vevet Foto: Monopedia

Monos vevet
Foto: Monopedia

 

El aprendizaje cultural no es exclusivo del Homo sapiens. Los monos vervet, considerados una plaga en Sudáfrica, siguen las preferencias alimentarias del grupo, aunque se opongan a las suyas propias. Por otro lado, las ballenas jorobadas imitan las técnicas de pesca de sus compañeras.

Ambas conclusiones, publicadas hoy en Nature, parecen confirmar que el ‘conformismo’ –la tendencia a preferir los comportamientos de la población local– resulta imprescindible para la supervivencia de muchas especies.

“Parece que los primates son animales mucho más culturales de lo que los experimentos a pequeña escala habían indicado hasta ahora”, declara a SINC Frans de Waal, experto en primatología y etología, y catedrático de Psicología en la Universidad de Emory (EE UU).

Uno de los estudios recién publicados analiza el comportamiento de monos vervet en una reserva de Sudáfrica, a los que investigadores de la Universidad de Saint Andrews (Escocia) ofrecieron maíz teñido de rosa y azul. En cada grupo, uno de los dos colores tenía mal sabor, por lo que cada grupo desarrolló la preferencia por el color no amargo.

Los machos inmigrantes elegían el maíz preferido por sus nuevos compañeros

Las nuevas crías comían maíz del mismo color que sus madres. Los machos inmigrantes también elegían el maíz preferido por sus nuevos compañeros, aunque en su grupo de origen la preferencia fuera distinta.

“Nuestros datos enfatizan la importancia de la transmisión cultural, así como las raíces evolutivas de la expresión ‘donde fueres, haz lo que vieres”, explican los investigadores.

 

114388_4057

 

Ballenas que aprenden a pescar

A lo largo de 27 años, científicos de la misma universidad analizaron más de 70.000 avistamientos de ballenas jorobadas en el golfo de Maine. En 1980 se detectó una nueva forma de pescar en uno de estos animales, que poco a poco se extendió al resto.

Los investigadores comprobaron que individuos que no conocían esta técnica empezaban a utilizarla si convivían con ballenas que sí la empleaban. Esto demuestra que la cultura animal no es exclusiva de los primates.

Los experimentos para determinar si los animales aprenden unos de otros y si las variaciones culturales son aprendidas son escasos y, hasta ahora, poco rigurosos.

El siguiente paso es determinar lo extendidas que están estas tradiciones, y cómo afectan a la supervivencia comportamientos como el conformismo –actuar como el resto– y el conservacionismo –mantener el comportamiento aprendido–.

 

SINC

Noticias Otros Medios

Deja un comentario