El legado musical del padre Soler

El padre Antonio Soler fue una de las figuras más destacadas de la música española de la segunda mitad del siglo XVIII, un gran sabio según sus estudiosos y un hombre que influyó en célebres autores como Beethoven, Schubert o Brahms. Coincidiendo con el 230 aniversario de su muerte, se edita un doble CD que recoge sus famosos Seis quintetos, grabados por la pianista Rosa Torres-Pardo y el Cuarteto Bretón.

 

46892_1

 

Seis quintetos de Antonio Soler -es el fruto de dos años de investigaciones, de búsqueda de las partituras originales de estos quintetos, cuarteto de cuerda y piano- y la minuciosa elección de los instrumentos para lograr un equilibrio entre el pasado y el presente, según explicaba el violonchelista del Cuarteto Bretón, John Stokes, en la presentación del disco que lleva el sello musical de Columna Música y el respaldo de la Fundación BBVA.

Todo pianista que haya pasado por un conservatorio ha tenido que enfrentarse a la dificultad de las sonatas del padre Soler, explicaba Torres-Pardo, quien fue la promotora de este trabajo de investigación y recuperación de las composiciones del padre Soler para estos quintetos que más tarde adaptarían célebres músicos como Beethoven, Schubert, Branms o Dvorak.

 

SACERDOTE EN LA CORTE DE CARLOS III.

Nacido en Olot (Girona), Antonio Soler se incorporó a los seis años a la escolanía del Monasterio de Montserrat, donde se formó en composición y órgano. A los 23 años, Soler ingresa en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, donde se ordena sacerdote y se educa musicalmente con el compositor Domenico Scarlatti y el organista Antonio de Nebra, músicos de la corte de Carlos III.

En El Escorial, Antonio Soler pasará el resto de su vida, muy centrada en su faceta de compositor, realizando más de doscientas sonatas- se conservan 130-, numerosos villancicos, varias misas, seis conciertos para dos órganos, los seis quintetos ahora recuperados y un fandango de quince minutos de duración que es una de las mejores obras, en términos absolutos, que el siglo XVIII ha dado a la música, según el musicólogo Andrés Ruiz Tarazona.

 

46892_4

 

Ruiz Tarazona, que ha estudiado la figura del padre Soler y ha colaborado en los textos de este disco, le define como un gran sabio y, sobre todo, músico compositor. Su actividad como profesor de música, maestro de capilla, monje, teórico o intérprete era menor para él comparada con su afán creador.

Su música destaca, según el profesor Ruiz Tarazona, por su originalidad y sus composiciones tienen una gran espontaneidad, como si incorporase fragmentos de distintas piezas a una misma composición.

Para Ruiz Tarazona, los quintetos de Soler suponen un avance decisivo para el desarrollo de la música de cámara española, composiciones que nacieron en la etapa en que el padre Soler impartía clases de música al infante don Gabriel, hijo mayor de Carlos III. Es seguro que se tocaron en la Casita de Arriba, que utilizaban los príncipes, en San Lorenzo de El Escorial, apunta Ruiz Tarazona.

Ahí hay una sala para conciertos y se fueron interpretando los quintetos, con Boccherini como chelista, el padre Soler al clave, el infante don Gabriel como violín primero y el Duque de Alba como segundo violín, recuerda este estudioso del padre Soler.

Los quintetos originales se conservan en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, a cargo de los padres agustinos y están fechados en 1776.

Casi tres siglos después y coincidiendo con el 230 aniversario de la muerte del padre Soler, el empeño de la pianista Rosa Torres-Pardo en colaboración con el Cuarteto Bretón han dado vida a estos seis quintetos del padre Soler que se recogen por primeras vez en un doble disco que cuenta con la estimable ayuda de artista Eduardo Arroyo, autor de un retrato del padre Soler que sirve de portada.

No hay un retrato del padre Soler porque se dice que no se dejó retratar, apunta la madrileña Rosa Torres-Pardo, formada en Madrid, Londres, Nueva York y Viena, y que ha trabajado con grandes orquestas como la Filarmónica de Los Ángeles o la Royal Philharmonic de Londres.

 

46892_3

 

Por su parte, el Cuarteto Bretón nació en 2003 poniendo énfasis en la música española de compositores como Ernesto y Rodolfo Halffter, Jesús Guridi, Tomás Bretón o Joaquín Turina, sin descuidar el gran repertorio para cuarteto de todas las épocas, desde Mozart y Haydn, pasando por Beethoven, Schubert, Mendelssonn, Brahms o Schumann, hasta el gran descubrimiento del padre Soler, en palabras de su violonchelista, John Stokes.

 

JUAN A. MEDINA/ EFE

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario