Los niños, víctimas del uso negligente de armas de fuego en EE UU. Accidentes que siempre tienen culpables

Por Chris Melzer

 

Masacre de The Newtown

Masacre de The Newtown

 

Un solo disparo alcanzó para matarla. La bala ingresó en el pecho de Caroline Stark, y el médico sólo pudo constatar su muerte. A diario mueren en Estados Unidos unas ochenta personas a causa de armas de fuego. En este caso, la víctima tenía sólo 2 años y el que apretó el gatillo había sido su hermano, de 5 años.

Estados Unidos está conmocionado por este trágico accidente en Kentucky. Sin embargo, en un país en el que a menudo se utilizan armas de fuego de forma negligente, todas las semanas hay casos en que los niños matan a otros menores.

Hace sólo tres semanas, dos casos similares causaron conmoción no sólo entre los ciudadanos estadounidenses. En Tennessee, mientras un sheriff le mostraba sus armas a un amigo, entró en la habitación un pequeño de 4 años, el niño tomó una de las pistolas que había quedado sobre una cama, apretó el gatillo y mató a la esposa del funcionario, de 48 años.

El mismo día, otra noticia sacudió a la población. En Nueva Jersey, dos niños de 4 y 6 años estaban jugando en el jardín, el más pequeño entró en la casa y salió poco después con un arma de la cual salió el tiro que impactó en la cabeza del mayor. Brandon murió 24 horas después.

Sólo unos días más tarde, un niño de 3 años se disparó en Carolina del Sur, luego otro de 7 años en Kansas. El martes en Alaska, un chico de 8 año mató a una niña de 5. Y el mismo día, en Kentucky, una madre había salido un momento al porche de su casa cuando oyó un disparo que provenía del interior de la casa. Al entrar vio a su hija de 2 años con una bala en el pecho.

Nadie duda de que fue un accidente. Y sin embargo, hay culpables.

¿Cómo es posible que un sheriff familiarizado con las armas deje una pistola cargada y sin seguro al alcance de un niño de 4 años? ¿Cómo es posible que los pequeños accedan tan fácilmente a estas armas? La respuesta es siempre la misma: en Estados Unidos se estima que doscientos setenta millones de armas de fuego están en manos privadas, según datos del año 2007.

En zonas rurales como Tennessee o Kentucky no es tan absurdo. Pero, a menudo, la manipulación con armas de fuego es muy descuidada. Por ejemplo, se juega a disparar y apuntar a latas aunque haya una vía pública detrás. Las pistolas se guardan en cómodas o armarios, muchas veces sin ningún tipo de seguro y al alcance de todos.

Lo llamativo en el caso de Kentucky es que el arma pertenecía al niño de 5 años. Un regalo que había recibido un año atrás. La pistola calibre 22 (5,6 milímetros) está especialmente diseñada para niños y se llama “Mi primer rifle”.

En el sitio web del fabricante (“Armas de calidad para los jóvenes de Estados Unidos”) hay decenas de imágenes infantiles. Fotos de bebés con armas en sus brazos y cartas de clientes ilustran la página. “A mi hija de cuatro años y medio le encanta el color rosa”, señala el anuncio de una escopeta. Cada año, las armas de fuego matan a 30.000 personas en Estados Unidos. Más de la mitad son suicidios, un tercio asesinatos. Unas tres personas mueren cada día debido a un manejo descuidado de las armas. Sin embargo, el lunes, la Asociación de Armas de Tennessee sorteó un rifle de asalto: un Bushmaster, el mismo arma con el que en un hombre mató a veinte niños en un escuela de Newtown en diciembre.

Entre tanto, diez Estados revisaron sus leyes de armas y facilitaron el acceso a ellas. Entre ellos figuran Kentucky y Tennessee.
Sin Embargo

Noticias Otros Medios

Deja un comentario