Salvador Dalí (1904 – 1989). Una ausencia de bosques, biombos y entrecejos

Por Teresa R. Hage

Salvador-Dali

 

Salvador Dalí. Diario de un genio
(Fragmento)

 

1953

Mayo

 

Port Lligat, el 1.º

He pasado el invierno en Nueva York como de costumbre, cosechando los mayores éxitos de todas clases. Desde hace un mes nos encontramos nuevamente en Port Lligat, y hoy, como el año pasado, decido reanudar mi trabajo. Inauguro el 1.º de mayo daliniano trabajando con frenesí, impulsado por una dulce ansiedad de creación. Mis bigotes jamás fueron tan largos. Todo mi cuerpo está encerrado en mi traje. Sólo destaca mi bigote.

 

El 2

Considero que la libertad más suave para un hombre que vive en la tierra consiste en poder vivir, si quiere, sin necesidad de trabajar.

He dibujado, desde la salida del sol hasta la noche, seis rostros de ángeles matemáticos, explosivos y de tanta gran belleza que quedo extenuado y molido. Al acostarme, me he acordado de Leonardo cuando compara la muerte después de una vida pletórica con la llegada del sueño al cabo de una prolongada jornada de trabajo.

Port Lligat al atardecer, (1959).

Port Lligat al atardecer, (1959).

El 3

Mientras trabajo, tengo infinitos sueños a propósito de la fenixología. Estaba a punto de renacer por tercera vez cuando me enteré por la radio de un invento del concurso Lépine. Al parecer, se ha encontrado la manera de cambiar el color de los cabellos sin correr los riesgos habituales de los tintes. Un polvo microscópico, cargado de una electricidad opuesta a la de los cabellos, provoca una modificación del color. Si hiciera falta, podría conservar mi cabello teñido del más hermoso negro mientras aguardo la realización de mis utopías fenixológicas. Esta seguridad me ha producido una alegría infantil, sobre todo en esta primavera en la que me siento rejuvenecer en todos los sentidos.

El 4

Gala ha descubierto un redil a la entrada de Cadaqués. Le gustaría comprarlo para restaurarlo, y habla de ello con el pastor.

El 5

A modo de epígrafe a mi libro sobre artesanía, escribí: «Van Gogh se cortó la oreja; antes de cortaros la vuestra, leed este libro. Leed este diario.»

El 6

Todo puede hacerse bien o mal. ¡Lo mismo digo de mi pintura!

El 7

Debéis saber que la visión más desconcertante de vuestro cerebro puede ser pintada con el talento artesanal de Leonardo o de Vermeer.

El 8

¡Pintor, no eres un orador! ¡Por lo tanto, pinta y calla!

El 9

Si te niegas a estudiar la anatomía, el arte del dibujo y de la perspectiva, las matemáticas de la estética y la ciencia del color, permíteme decirte que ello es más un signo de pereza que de genialidad.

 El 10

¡Malditas sean las obras maestras perezosas!

El 11

Empezad por dibujar y pintar al modo de los antiguos maestros, después podéis hacerlo según vuestro criterio, siempre se os respetará.

El 12

La envidia de los otros pintores ha sido siempre el termómetro de mi éxito.

El 13

Pintores, sed ricos mejor que pobres. Y, para ello, seguid mis consejos.

El 14

¡Honestamente… No pintéis deshonestamente!

El 15

Henry Moore, ¡es un inglés!

El 16

¡Con Braque –al igual que Voltaire con el Señor- nos saludamos, pero no nos hablamos!

El 17

Matisse: triunfo del gusto burgués y de la promiscuidad.

El 18

Piero della Francesca: triunfo de la monarquía absoluta y de la castidad.

El 19

Breton: ¡tanta y tanta intransigencia por tan insignificante decadencia!

El 20

Aragón: ¡tanto y tanto arribismo para tan poco resultado!

El 21

Eluard: ¡tanta y tanta confusión para permanecer tan puro!

El 22

René Crevel: con el trotskismo bonapartista, él se «renecrevelará».

El 23

¿Kandinsky? Está claro: jamás podrás haber un pintor ruso. Kandinsky hubiera podido hacer maravillosos puños de bastón con esmalte incrustado, como el que llevo yo y que Gala me ha regalado por Navidades.

El 24

Pollock: «el marsellés» del abstracto. Es el romántico de las fiestas galantes y el de los fuegos de artificio, como lo fue el primer «tachista» sensual: Monticelli. No es tan malo como Turner. Porque es aún peor.

El 25

¿No será la actualización del arte africano, lapón, bretón, letón, mallorquín o cretense, sino cretinización moderna? ¡No es más que chino, y Dios sabe lo poco que me gusta el arte chino!

El 26

Desde mi tierna infancia, tengo la viciosa tendencia a considerarme diferente del resto de los demás mortales. Eso también estoy a punto de conseguirlo.

El 27

Primeros: Gala y Dalí.

Segundo: Dalí

Terceros: todos los demás, comprendidos, desde luego, nosotros dos.

El 28

El 29

El 30

El peor momento para Meissonier ha pasado ya.

 

Grupo Surrealista 1930

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario