Las consecuencias de Chernóbil 27 años después del accidente

Por Pau Sisternas

chernobil-680x456

 

Ya han pasado 27 años del accidente nuclear de Chernóbil, pero un tercio de bielorrusos todavía tiene problemas de tiroides provocados por la radiación. El pánico al cáncer y la radiación continúan presentes en los habitantes de Bielorrusia.

 

El pasado sábado se cumplieron 27 años del accidente de la central nuclear de Chernóbil, considerado el más grave del mundo hasta que en 2011 la nuclear japonesa de  Fukushima lo superó, aunque en esta caso el accidente lo provocó un terremoto. Este último accidente volvió a abrir el debate nuclear en Europa Occidental, por lo que más de un cuarto de siglo después aprovecharemos para ver las consecuencias que el accidente ha tenido sobre la población cercana a la antigua central soviética.

No hace falta decir que las zonas más cercanas a la planta nuclear continúan deshabitadas por los peligros de la radiación, aunque una exposición corta tiene poco riesgo y se pueden hacer visitas turísticas. Pero ocio a parte, la población continúa sufriendo las consecuencias de la radiación, especialmente en Bielorrusia, donde un tercio de la población tiene problemas de tiroides provocados por el accidente, según el Ministerio de Sanidad bielorruso. Aunque la nuclear se encuentra en la actual Ucrania, está muy cerca de la frontera, y los expertos afirman que Bielorrusia estuvo más expuesta a al radiación que Ucrania.

Además de los problemas de tiroides, los médicos bielorrusos detectan que el llamado “síndrome de Chernóbil” sigue presente, especialmente entre las mujeres. Se trata de un trastorno de ansiedad relacionado con el miedo a la radiación y al cáncer. Los jóvenes, que no habían nacido cuando se produjo el accidente, son los que más pánico tienen a la radiación -la mitad de bielorrusos entre 19 y 25 años-. Entre la población entre 41 y 50 años llega al 40%, un porcentaje algo superior al de los mayores de 51, según los expertos más acostumbrados a vivir en condiciones extremas.

Miedos a parte, la realidad dice que cada año se diagnostican entre 250 y 300 enfermedades oncológicas en menores de edad bielorrusos. La leucemia es la más común. Además, los habitantes de las regiones más contaminadas después del accidente sufren ansiedad y estrés postraumático.

La explosión del reactor 4 de Chernóbil hizo que se expandieran 200 toneladas de material con una radioactividad de 50 millones de curies. Para hacernos una idea de su magnitud, equivale a 500 bombas como la que los Estados Unidos lanzaron sobre Hiroshima en la II Guerra Mundial. Además de tener consecuencias sobre el medio ambiente y la salud de las personas, el accidente también ha tenido un gran impacto sobre la economía ucraniana. Según su presidente, en 2015 las pérdidas provocadas por Chernóbil llegarán a los 180.000 millones de euros, el PIB anual de Ucrania.

 

Blogestudio

Noticias Otros Medios

Deja un comentario