La historia de “La Matanza de Texas”, icono del gore

Por Héctor Anaya.

La matanza de Texas 3D nos muestra un Leatherface más humano

Sin duda alguna, La Matanza de Texas es uno de los clásicos del cine de terror de todos los tiempos y Leatherface (“Cara de cuero” en la versión española) se ha convertido en uno de los asesinos más sanguinarios de la gran pantalla de finales del siglo XX y comienzos del XXI, junto con otros grandes como Freddy Krueger, Jason Voorhees o Michael Myers.

posible-reparto-matanza-texas-3d-2-L-tGR7Cl

    En 1974 de la mano de Tobe Hooper, se estrenó una de las películas más crudas y terroríficas de todos los tiempos y una de las películas de cine independiente más exitosas, con una recaudación de 30 millones de dólares en EEUU. Censurada en más de una decena de países, entre ellos Australia, La Matanza de Texas cuenta la historia de un grupo de jóvenes que tras tener un problema en la carretera son secuestrados por una familia de caníbales que, tras haberse quedado sin el matadero donde trabajaban, deciden comer personas.

   Tras varias secuelas mediocres similares a subproductos de serieB, en el año 2003, Marcus Nispel actualiza la saga de la familia Sawyer, con un más que acertado remake de la película de 1974. El director alemán se sirve de los elementos usados en la obra de Hooper y les añade los distintivos característicos del survival del siglo XXI (unos años después haría lo mismo con la mítica cinta de Viernes 13). El resultado de ello sería una cinta que, respetando el clásico de Hooper, mostraría menos suciedad y dureza, pero mayor realismo, sangre, y mejores efectos especiales y ambientes. Algo más tarde, de la mano de Jonathan Liebesman, tendríamos la oportunidad de conocer el origen del terror en una precuela, con una joven Jessica Biel en uno de los papeles principales.

    Pues bien, ahora, lo que John Lussenhop nos propone es la continuidad de la cinta original de Hooper. La Matanza de Texas 3D, pretende narrar el porvenir de la familia Sawyer justo después de que Sally logre escapar de la motosierra de Cara de Cuero. Todo ello se nos muestra con un adecuado prólogo que actúa como túnel del tiempo enganchando el original de 1974 con la película de 2013. Este sutil viaje temporal hace pensar al espectador que está ante algo grande y de cierta calidad, pero conforme avanza la película observará en el error que ha caído. Argumento sin argumento, escasos sobresaltos, jóvenes actores sacados de algún anuncio de perfume, sangre en exceso, y un final cuanto menos ridículo.

     Sin embargo, en la última parte del film nos encontramos con una historia diferente, un enfoque único, una forma de mostrar al típico asesino en serie de una forma inusual. Es ahí, en el último tramo de película donde se nos muestra un Leatherface humano, por no decir casi inocente, que se aferra a su único familiar vivo, su prima. Esta es, prácticamente, la única genialidad de la película: el mostrarla como la protagonista, quien es víctima al comienzo de la cinta termina  siendo la protectora del asesino de sus amigos, Leatherface, y asumiendo las cargas familiares que ser una Sawyer conlleva.

   Por otra parte, las muertes son predecibles y carecen de originalidad. Del mismo modo, las persecuciones son rápidas y sin ningún tipo de sobresalto. Además, el final es precipitado y carece de la típica lucha entre víctima y agresor a la que nos tienen acostumbrados este tipo de películas

    En resumen, La Matanza de Texas 3D ni es una gran película de terror ni ofrece elementos distintivos de sus cintas predecesoras, exceptuando el hecho de que el director intenta profundizar en la humanidad del asesino y en cómo cualquier persona puede pasar de ser víctima a verdugo, ya que la línea que separa un calificativo de otro es muy fina.

HÉCTOR ANAYA

Noticias Otros Medios

Deja un comentario