El Gran Premio de Mónaco, la máxima tradición de la Fórmula 1; los mejores pilotos están presentes

Por Francisco Espinosa

Formula1-no-bar

Los huéspedes del hotel Lowes sienten crujir en suelo mientras el ruido se les mete en el cerebro. En vez de quejarse, las personas alojadas disfrutan del espectáculo único en el mundo. Unos bólidos corren por debajo del edificio a unos 150km/hr. Antes del puente, la curva Lowes es una de las más famosas en la Fórmula 1 y la más lenta de todo el circuito. A un costado de la pista, los yates bien alineados se balancean con el crujir de los motores. El circuito callejero de Mónaco es la carrera más especial de todo el año para la máxima carrera automovilística.

Desde 1929, el Gran Premio de Mónaco mantiene las miradas de cientos de gremios acostumbrados al elitismo social. Bajo la mirada del sol, los balcones de los departamentos de lujo se vuelven palcos preferenciales de mujeres y hombres en trajes de baño. Debajo en la pista, los pilotos actúan en una carrera tan tradicional como complicada en la que grandes nombres han forjado una cerrera mítica y han marcado la pauta de la historia en el máximo circuito del automovilismo mundial. Anthony Noguès, un empedernido aficionado al automovilismo, tuvo muchísimas respuestas negativas cuando trató de introducirse como miembro del Automóvil Club Mónaco.

El rechazo alimentó a Noguès que se propuso demostrarles a los que le habían negado la entrada al prestigioso lugar. Anthony se obsesionó en organizar el Gran Premio más prestigioso del mundo. Era 1925, tan solo cuatro años antes de que se organizara la primer carrera oficial en Mónaco. El prestigio de antaño fue en ascenso al pasar los años.

El piloto argentino Juan Manuel Fangio fue el primer piloto en ganar Mónaco como parte del campeonato de Fórmula 1 en 1950. Cinco años después comenzó una tradición que ha vestido de glamour cada año de competencia. El Gran Premio de Montecarlo se ha desarrollado ininterrumpidamente desde 1955. Una vez al año, las calles del principado se llenan de marcas de llantas frenando a gran velocidad.

Ayrton Senna es para muchos el mejor piloto de la historia. Sus seis victorias en Mónaco incrementaron la leyenda de sus maniobras y de la pista. El brasileño marcó la pauta con su estilo agresivo. Después el alemán Michael Schumacher tomó el legado del sudamericano y dominó el campeonato ganando el campeonato en siete ocasiones.

Para los dos míticos pilotos, Mónaco significó la prueba que marcaría el rumbo de cada año. Grandes victorias y sendos tropiezos para el recuerdo son el marco que hacen de Mónaco la mejor fecha de la fórmula 1. Este fin de semana, la tradición continúa. Las calles del principado reciben a la máxima categoría del automovilismo para llenarse de glamour y seguir mitificando este lugar sagrado.

Sin Embargo

Noticias Otros Medios

One Response to El Gran Premio de Mónaco, la máxima tradición de la Fórmula 1; los mejores pilotos están presentes

  1. Pingback: Todo sobre el GP de Mónaco, características y curiosidades | Entretantomagazine

Deja un comentario