María Seguí muestra las líneas principales del nuevo Reglamento General de Circulación

Por Borja de Benito

Attitudes

 

El pasado martes, María Seguí, directora general de Tráfico, compareció en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados para dar a conocer las líneas principales sobre las que versará la modificación del Reglamento General de Circulación.

¿Cuál es el objetivo de la reforma? Reducir el número de accidentes con víctimas que se producen anualmente. En 2011 fueron un total de 83.027 accidentes con víctimas, de las cuales 2.060 fallecieron. El plan regula dos pilares fundamentales: los millones de desplazamientos que se producen por carretera, donde el coche sigue siendo el modo de transporte más empleado en todos ellos, y el favorecimiento del transporte en bicicleta, que ha incrementado notablemente en estos últimos años.

La reforma de este Reglamento sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las orientaciones políticas dictadas por la Unión Europea en materia de seguridad vial para el periodo 2011-2020.

 

Las reformas más destacables son las siguientes:

 

Velocidad: se limitaría la velocidad a 30 km/h en muchas de las calles de las ciudades, pues según datos de la DGT, el fallecimiento por atropello del peatón se produce en función de la velocidad del vehículo a motor: a 50 km/h el 50% de posibilidades y a 30 km/h el 5%. La disminución de velocidad alcanzaría incluso los 20 km/h en aquellas plataformas donde convivan todos los usuarios de vehículos con y sin motor.

También se plantea un reducción del límite de velocidad en las carreteras secundarias, al ser en este tipo de vía donde se producen las tres cuartas partes de los accidentes con víctimas.

En autopistas y autovías el límite de velocidad máxima seguirá siendo 120 km/h. Ahora bien, se podrá aumentar dicho límite, mediante paneles de mensaje variable, hasta un máximo de 130 km/h en carreteras donde exista un índice contrastado de seguridad, buenas condiciones de trazado y pavimentación y óptimas condiciones meteorológicas y ambientales.

 

Alcohol y drogas: se determina la saliva como muestra biológica de detección del consumo de drogas en controles preventivos.

 

484681_96635344

 

Bicicleta: la reforma del Reglamento de Circulación incluye, por primera vez en la historia de nuestro país, un capítulo entero dedicado a este medio de transporte. Los usuarios de bicicleta se vieron implicados en 4.526 accidentes y es en la zona urbana donde las cifras de heridos graves y leves alcanzan mayor notoriedad.
Las medidas de fomento del uso de la bicicleta incluyen aspectos como la reducción de velocidades de los vehículos en vía urbana, la ampliación de las vías por donde transitar, medidas para la integración de todos los modos de transporte (ej. el aumento de la severidad de la falta relacionada con no mantener la distancia mínima de seguridad de 1,5 m entre el vehículo motorizado y el ciclista), la mejora de la visibilidad del ciclista y su dotación de medidas de prevención efectivas.

A resaltar aquí el debate en torno al uso del casco, el cual es incentivado, pero no obligado, en el plan. Nos topamos con varios argumentos encontrados. Por una parte la opinión de la DGT, respaldada por los datos de 3.767 heridos graves, de los cuales 622 presentaban lesiones de cabeza. El uso del casco reduce el riesgo a sufrir este tipo de lesiones en un 70%, por lo que habría 490 lesionados menos. Por otra parte encontramos quienes aseguran que la obligatoriedad del uso de casco desincentivará el uso de la bicicleta en las ciudades. Para llegar a una conclusión sobre el tema, se cita a expertos en la materia a una ponencia monográfica en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible sobre el uso del casco para ciclistas en zonas urbanas.

 

 

Borja de Benito
Pasión por la conducción

Noticias Otros Medios

Deja un comentario