Sales con texturas, colores y sabores, sales gourmet

sales-gourmet2La sal, un producto básico que ha acompañado a la humanidad desde tiempos inmemoriales ayudando, no sólo a cocinar sino a conservar y preservar los alimentos, ha ido desarrollado nuevas formas, texturas, colores y sabores, adecuándose a las nuevas tendencias culinarias.

Son las nuevas sales gourmet presentadas en sus formas más exquisitas: cristales de sal, flor de sal, chuzo de sal, sal líquida mineral… y sabores: sal con chile, ahumada, al romero, con limón, con setas, con ajo silvestre…

 

 Las formas

 Hace más de 2000 años ya se producía sal en el llamado Valle Salado de Añana. Un producto que ha evolucionado y hoy en día, Sal de Añana ofrece una colección premium con la mejor sal gourmet presentada en formas a veces sorprendentes.

Cristales de sal: la pureza de los cristales de sal se debe tanto a su proceso artesanal de producción como al origen de la materia prima. La salmuera que brota de los manantiales se crea de forma natural cuando cursos de agua dulce atraviesan los filones de sal sólida depositada en este lugar hace más de 200 millones de años. Los cristales de sal se producen de forma artesanal sobre las eras. El sol y el viento hacen que las flores de sal aumenten progresivamente de tamaño y se junten entre sí. En cuanto su peso aumenta caen al fondo y es recogida manualmente por los salineros.

Flor de sal: se trata de láminas irregulares de sal pura obtenidas por métodos cien por cien naturales. Se elabora durante los meses de verano, utilizando las técnicas artesanales desarrolladas por los salineros durante generaciones. La crujiente textura y el aspecto laminado son fruto de su particular proceso de elaboración. Las láminas se originan al comienzo del proceso de evaporación, cuando se forman unos cristales finos que flotan en la superficie. Los cristales son cosechados manualmente antes de caer al fondo de las eras. Estas láminas se caracterizan por su gran pureza natural; la ausencia de procesos industriales de refinado conlleva que sea rica en minerales y oligoelementos. Su textura crujiente y la gran capacidad para potenciar el sabor de los alimentos hacen que sea muy apreciada en la alta cocina.

Chuzo de sal: los chuzos son estalactitas muy finas que surgen de forma natural por zonas del valle salado en las que circula la salmuera en altura. Lo que en el pasado se consideraba un error constructivo —filtraciones no deseadas del agua salada— se ha convertido en la actualidad en un preciado objeto de deseo. Su valor radica en que es un producto escaso y único, de una calidad muy elevada, que es recogido de forma manual uno a uno bajo las estructuras de madera de este insólito paisaje cultural. La textura fina y compacta de las estalactitas provoca que se disuelva en boca muy rápidamente. De este modo, el paladar recibe de manera inmediata un sabor salado y limpio de larga duración. Los análisis sensoriales efectuados indican que se encuentra entre las mejores sales del mundo.

Sal líquida mineral: este producto se forma cuando el agua dulce atraviesa los depósitos subterráneos de sal sólida que se formaron al desaparecer un mar de hace 200 millones de años. Contiene una serie de minerales beneficiosos para el cuerpo humano y por sus características se necesita una menor cantidad de sal para potenciar el sabor de los alimentos, una importante aportación al cuidado de la salud.

 

0904_gourmet_salt

 

Los sabores

Pero bajo estas formas y texturas, la sal toma también nuevos sabores que ayudan a intensificar el sabor de las comidas. En esta línea, Expirit.es presenta estas sales en escamas o sal marina con el sabor del Mar Mediterráneo, recolectadas manualmente de las costas de Creta, la más grande de las islas de Grecia. Las tonalidades de la sal van desde el blanco grisáseo hasta el rosa pálido dependiendo de la mineralización de la isla. Un producto natural que no pasa por ningún proceso de refinamiento ni industrialización.

Sal con chile: escamas de sal marina natural, con un toque picante de chile en polvo (5%).

Sal ahumada: escamas de sal marina natural con sabor ahumado (7%).

Sal al romero: Un toque de romero (5%) para añadir sabor a la ternera, el pollo o el cordero.

Sal con limón: sabor limón (3%) para aderezar ensaladas, pescado o pollo, o para alegrar cócteles como la margarita.

Sal con setas: escamas con setas porcini secas (1,5%) para dar un sabor delicado a la carne, verduras asadas o patatas al horno.

Sal con ajo silvestre: escamas de sal marina natural con ajo silvestre (15%) para dar el toque final a muchos platos.

Sal black lava: escamas de sal marina natural con carbón activo que otorga un agradable contraste a un plato de color más claro y una textura crujiente a los alimentos.

 

 

Fuente: Diario de Gastronomía

Noticias Otros Medios

Deja un comentario