El Masaje sensitivo (I)

Por  Raquel Díaz Illescas

 

23.. MASAJE SENSITIVO

 

El Masaje Sensitivo Gestáltico (MSG), elaborado por Margaret Elke, nace en California en 1968. Su síntesis se desarrolla a través de sus trabajos con Magda Proscauer en respiración, Murria Todris en masaje sueco, ect.

A lo largo de los últimos años, y hasta nuestros días, muchos de los profesionales que trabajamos en terapia sexual y de pareja, y que aplicamos técnicas como el masaje sensitivo,  hemos ido abordando  el MS, desde diferentes enfoques y abordajes terapéuticos acordes a cada momento, y por su puesto a cada paciente.

El MS es una forma de trabajo psico-corporal que pone un énfasis especial en la consciencia corporal. Se utilizan dentro de este proceso técnicas de relajación, respiración, y estimulación sensorial entre otras.

La vivencia y el aprendizaje del masaje sensitivo, incrementan la consciencia corporal, desanuda tensiones, y crea un estado de relajación, todo ello combinado con la presencia constante en el aquí y el ahora.

El masaje sensitivo, es una herramienta muy eficaz en psicoterapia, sexología, recuperación neurológica y en todos aquellos procesos en los que el contacto y la consciencia corporal sean importantes.

Es un trabajo que lleva a la reeducación e integración del sistema neurosensorial, poniendo un especial énfasis en la conciencia corporal. Combina una sensación de focalización y de cuidado.

Es un enfoque progresivo, que respeta ritmos y límites personales.

Se utilizan dentro de este proceso, técnicas de relajación, respiración, imaginaria corporal, y estimulación sensorial, entre otras. Los movimientos de este masaje son precisos, dulces y profundos, estructurantes y unificantes.

Es una herramienta privilegiada para la activación del hemisferio cerebral derecho, donde se alojan las imágenes, el esquema corporal y las emociones, y para la conexión con el sistema cerebral límbico que las regula.

 

Beneficios del Masaje sensitivo

Aumenta el estado fundamental de bienestar, a través del descanso físico y psíquico, contribuyendo así a una aceptación y valorización de nosotros@ mism@s y de las otras personas. Por su acción global, nos ofrece la posibilidad de vivir mejor la unidad cuerpo-mente.

El masaje sensitivo es una forma de abrirse a uno mism@ y a los demás. Ayuda a la desmitificación de  la cultura del “no tocar” y a la sensibilización de las zonas olvidadas del esquema corporal.

Gracias a un masaje preciso, se propicia:

  una escucha y comunicación profunda,

•  un mejor conocimiento de un@ mism@,

•  una evolución personal y relacional y

•   un reencontrarse con la autonomía y la responsabilidad.

  Aprendemos a darnos permiso para disfrutar de la sexualidad: sol@s o en pareja.

  Nos enseña a abandonarnos.

 Estimula el deseo: aprendemos a erotizar situaciones, personas, etc.

 Vivir la sexualidad sin ansiedad, miedos o culpa.

  Experimentar y poner en práctica el egoísmo positivo.

 Tener una actitud positiva hacia la sexualidad.

•  Estimula nuestra autoestima.

  Escuchar nuestro cuerpo.

No se han preguntado muchas veces, por qué algo tan placentero como es que nos toquen, que nos acaricien, produce tantos sentimientos encontrados?. Les invito a que se lo contesten.

 

 

 

foto twitter

 

 

Fdo.: Raquel Díaz Illescas.

http://sexualidadpositiva.blogspot.com/

Licenciada en Psicología.

Terapeuta sexual y de pareja.

Teléfono: 622673040

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario