Las canciones como aliadas para aprender un idioma

Por: Héctor Anaya

883247_161508334004065_169176857_o (1)

 

En una sociedad cada vez más interconectada, más globalizada, el manejo de varios idiomas es, sin duda alguna, una gran virtud, que puede abrir muchas puertas a quien la posea, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Inglés, francés, alemán o español son algunos de los idiomas que más se hablan en el planeta; y hablar, al menos, un par de ellos, es algo indispensable si se quiere progresar de forma adecuada en la vida contemporánea.

La música es algo cotidiano en nuestro día a día, y sirviéndonos de ellas podemos aprender varios idiomas, como, por ejemplo, el inglés. El oído es un órgano que hay que acostumbrar con práctica, y ¿qué mejor forma de practicar que escuchando las canciones que más nos gusten?, incluso aunque al principio no entendamos ni una sola palabra, no debemos desistir en nuestro empeño y escuchar y escuchar sin rendirnos, de tal forma que nuestro oído se vaya adaptando al tono, la entonación y los diferentes aspectos orales de un lenguaje.

Asimismo, las canciones no suelen estar compuestas por un lenguaje sencillo o demasiado rebuscado, sino que normalmente están escritas en el idioma de la calle, el cotidiano y usado por la mayoría de hablantes, y esto es así ya sea con el inglés, francés o español. Además, las canciones permiten aprender expresiones y refranes comunes y habituales. Eso sí, se debe de ser cuidadoso ya que en muchas ocasiones la canción suele tener tantos coloquialismos que se corre el riesgo de aprender una estructura lingüística demasiado coloquial.

En definitiva, las canciones son una excelente manera de aprender un idioma al mismo tiempo que se disfruta.