Las canciones como aliadas para aprender un idioma

Por: Héctor Anaya

883247_161508334004065_169176857_o (1)

 

En una sociedad cada vez más interconectada, más globalizada, el manejo de varios idiomas es, sin duda alguna, una gran virtud, que puede abrir muchas puertas a quien la posea, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Inglés, francés, alemán o español son algunos de los idiomas que más se hablan en el planeta; y hablar, al menos, un par de ellos, es algo indispensable si se quiere progresar de forma adecuada en la vida contemporánea.

La música es algo cotidiano en nuestro día a día, y sirviéndonos de ellas podemos aprender varios idiomas, como, por ejemplo, el inglés. El oído es un órgano que hay que acostumbrar con práctica, y ¿qué mejor forma de practicar que escuchando las canciones que más nos gusten?, incluso aunque al principio no entendamos ni una sola palabra, no debemos desistir en nuestro empeño y escuchar y escuchar sin rendirnos, de tal forma que nuestro oído se vaya adaptando al tono, la entonación y los diferentes aspectos orales de un lenguaje.

Asimismo, las canciones no suelen estar compuestas por un lenguaje sencillo o demasiado rebuscado, sino que normalmente están escritas en el idioma de la calle, el cotidiano y usado por la mayoría de hablantes, y esto es así ya sea con el inglés, francés o español. Además, las canciones permiten aprender expresiones y refranes comunes y habituales. Eso sí, se debe de ser cuidadoso ya que en muchas ocasiones la canción suele tener tantos coloquialismos que se corre el riesgo de aprender una estructura lingüística demasiado coloquial.

En definitiva, las canciones son una excelente manera de aprender un idioma al mismo tiempo que se disfruta.

Noticias Otros Medios

One Response to Las canciones como aliadas para aprender un idioma

  1. Irina Jramtsova 15 julio, 2013 at 15:02

    De acuerdo totalmente! Y para apoyar los argumentos del autor le podría dar un ejemplo que muestra en la práctica la eficiencia del método que propone. Se trata de un facto muy bien conocido en mi tierra de Rusia, relacionado con el fenómeno de Raphael, mejor dicho, su éxito total de el Niño de Linares en la ex-URSS y muchísimos jovenes que en el principio de los 70 daban sus primeros pasos en el estudio del español escuchando sin fin e intentando traducir y comprender aquellas canciones de letras hermosas compuestas por Manuel Alejandro y otros autores brillantes (pa’ no hablar a humo de pajas, por Lorca, nada menos).
    De todas formas, muchos de aquellos “raphaelistas” jovenes que no dejaban de escuchar sus canciones de Raphael, llegaron a aprender la lengua española muy bien, algunos de ellos – hasta niveles profesionales (profesores universitarios, traductores, guías turísticas etc), y la mayoría, sin haber conquistado tantas alturas filológicas, sin embargo lo dominan el idioma español, lo usan constantemente tanto en su trabajo como en la vida en general, y toda la riqueza de la Cultura Hispana no es nada ajena para ellos.
    Por eso, sólo puedo agradecer al Sr. Hector Anaya su artículo interesante y, de mi parte, aconsejar a todo el mundo usar este método infalible y delicioso de aprender idiomas extrangeros!
    Saludos desde Moscú

    Irina

    Responder

Deja un comentario