El Museo de la Evolución y L’Oréal exploran la belleza a lo largo de la historia

Una colección de 150 piezas compone la nueva exposición temporal producida por el Museo de la Evolución Humana de Burgos, que cuenta con la colaboración de la empresa cosmética L’Oréal España.

Máquina de pelucas. / Raffel Pagés

Máquina de pelucas. / Raffel Pagés

La muestra, titulada La belleza: una búsqueda sin fin, permanecerá abierta hasta hasta enero de 2014 y abarca hitos principales de la historia de la belleza en el mundo.

Estas instituciones organizadoras han puesto en común sus investigaciones para dotar de contenido a esta muestra en la que se hace un recorrido científico y cultural sobre la belleza en las distintas épocas.

Entre las piezas que se pueden ver, destaca un brazalete de oro que un grupo de espeleólogos encontró en 2004 en la Sala del Caos del complejo kárstico de la Sierra de Atapuerca. Esta pulsera pertenece a la Edad del Bronce y se conoce como la ‘joya del Silo’.

Rodillo del Emperador, una colonia para Napoleón

Rodillo del Emperador, una colonia para Napoleón

 

También pueden contemplarse valiosas piezas de Museo de Historia de la Peluquería de Raffel Pagés y de Roger & Gallet, a cuya colección pertenece una curiosa botella que el perfumista Jean-Marie Farina diseñó para Napoleón, llamada el ‘rodillo del emperador’, con una forma cilíndrica y alargada que le permitía guardarla en sus botas.

Según Quionia Herrero, comisaria de la muestra, esta exposición sobre la belleza es “una invitación para reflexionar sobre la evolución de este concepto a lo largo del tiempo, acerca de las fórmulas y recursos técnicos que nuestra especie ha ideado para imitar la belleza de la naturaleza”.

Herrero ha señalado que no se conoce cultura que no tenga su concepto ideal de belleza y haya utilizado el propio cuerpo como lienzo para reflejarlo a través de tintes, peinados, cosméticos, ornamentos e indumentaria.

“Los griegos clásicos estrecharon los vínculos entre matemáticas, cosmología, ciencias naturales y estética. Para Pitágoras o Aristóteles la belleza era armonía y proporción de las partes. Consideraban la proporción áurea la relación perfecta para determinar si algo era estéticamente bello, idea que ha perdurado hasta nuestros días”, ha destacado.

El modelo de belleza se ha ido transformando a lo largo de las diversas épocas y civilizaciones

Por su parte, Cristina Biurrun, directora científica de L’Oréal España, ha señalado que todas las sociedades han buscado la belleza, “es una aspiración que es un referente cultural, una búsqueda ligada al reconocimiento, la autoestima, el bienestar, la aceptación de uno mismo”.

 

Transformación a través de las épocas

La muestra está dividida en varios ámbitos y abarca iconos singulares representativos a lo largo de la historia, desde los bifaces fabricados por el Homo ergaster, que evidencian la búsqueda de la belleza de nuestros primitivos ancestros, a los collares egipcios o las diademas romanas de la colección de Raffel Pagès, han indicado los organizadores.

Biurrum ha destacado también que las piezas expuestas revelan cómo el modelo de belleza se ha ido transformando en las diversas épocas y civilizaciones, como la egipcia, la griega o la romana, “donde estas mujeres llegaron a importar cabellos del norte de Europa para confeccionar elaboradas pelucas rubias, ya que admiraban el pelo de sus esclavas germanas”.

Diadema-romana-Pages_largeDiadema romana

 

Asimismo, la muestra dedica un espacio al uso de la cosmética y de pigmentos singulares utilizados en diferentes épocas y a los monumentales estilos de peinado de la época de Enrique IV.

En el siglo XIX llegó la primera agua de colonia, elaborada por Farina y precursor de la firma Roger & Gallet. A principios del siglo XX fue el químico francés Eugène Schueller el que inventó el primer tinte sintético del cabello que dio origen a la empresa L’Oréal, fundada por él, señala la compañía.

La firma cosmética explica también que los siglos XX y XXI han supuesto una transformación en la universalización de la belleza que se une también a la mejora de la salud física y de la propia imagen.

En opinión de la directora científica de L’Oréal España, la industria avanza en muchos campos, entre los que se encuentra la ingeniería de tejidos para evaluar en modelos de piel reconstruida la eficacia de los productos.

De hecho, la firma ha aportado a la exposición unos kits de piel reconstruida procedentes de su Centro de Evaluación Predictiva de L’Oréal en Lyon (Francia), que se utilizan para evaluar en  la seguridad y eficacia de los productos cosméticos y que también ha abierto un nuevo campo de investigación en el campo de las células madre adultas, explica Cristina Biurrun.

 

Desarrollo de proyectos conjuntos e internacionalización

El Museo de la Evolución Humana (MEH) y L’Oréal España han llegado a un acuerdo para realizar actividades conjuntas “con el objetivo de difundir la investigación científica y colaborar en su divulgación a los ciudadanos”, han señalado hoy en Burgos las instituciones.

El MEH es la cabecera del sistema Atapuerca y desde su apertura en 2010 han pasado más de un millón de personas por los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, el parque arqueológico y por el propio museo.

El acuerdo con la firma cosmética forma parte del proyecto de internacionalización del MEH y se suma a otros convenios llevados a cabo con otras instituciones, según el museo.

En los yacimientos de Atapuerca se han encontrado los fósiles de los primeros europeos, además de los más completos del mundo de otras especies como el Homo heidelbergensis, de los que el museo exhibe sus fósiles originales.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario