‘Madama Butterfly’, la ópera más popular de Puccini, en el Liceu

Con ‘Madama Butterfly’, de Giacomo Puccini, el Liceu de Barcelona cierra la temporada 2012-13, en la que se han podido ver 30 espectáculos diferentes (15 óperas, 11 conciertos y cuatro ballets), los días 20, 21, 23, 24, 25, 26, 27 y 29 de julio.

 

butterfly_marc_cast1_6_01

 

Danielle Callegari, especialista en ópera italiana, dirige el Coro y la Orquesta del Liceu. En el papel de la protagonista, Cio-Cio-San, se alternarán Ermonela Jaho, Patricia Racette y Amarilli Nizza, y en el de Pinkerton, Jorge de León, Stefano Secco y Roberto Aronica. Tres opciones diferentes de un alto nivel artístico.

 

 

 

Una tragedia amorosa

Madama Butterfly es una tragedia japonesa en tres actos de Giacomo Puccini, con libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giocosa, que explica la patética historia de una jovencísima geisha de Nagasaki, Butterfly (Cio-Cio-San), que confía ciegamente en el amor y en el retorno de un cínico oficial de la armada estadounidense, Pinkerton, que se ha casado con ella según una ley japonesa que le permite el repudio y ha regresado a su país.

Cuando descubre que el hombre a quien ama incondicionalmente vuelve casado con una americana y pide hacerse cargo del hijo que ella ha tenido durante su ausencia, pone fin al sueño occidental que la ha poseído, recupera el mundo japonés que le es propio y se hace el haraquiri.

Puccini, ya famoso y querido por éxitos anteriores como La Bohème o Tosca, había quedado muy impresionado por la obra teatral del mismo título del dramaturgo David Belasco, que presenció en Londres en 1900. La sentimental historia de la japonesa seducida y abandonada, que finalmente se quita la vida, se adecuaba perfectamente a su extraordinaria capacidad para conmover musicalmente, que ya había demostrado en los teatros de ópera de todo el mundo.

 

Fracaso inicial

La ambientación exótica en un Extremo Oriente entonces de plena moda en Europa (Pierre Loti, Sullivan, Mascagni, etc.) también influyó en esta opción. A pesar del prestigio de Puccini y las expectativas creadas, la primera versión, estrenada en el Teatro alla Scala de Milán en 1904 fue un fracaso total.

Tres meses después del estreno se representó una nueva versión en Brescia, más ágil y proporcionada, que fue ya recibida con entusiasmo. Sufrió aún varias revisiones del compositor hasta la versión definitiva de 1906. Desde entonces, el éxito no ha cesado, convirtiéndose en una ópera de referencia, que ha emocionado a generaciones y generaciones en todo el mundo.
 


www.hoyesarte.com

Noticias Otros Medios

Deja un comentario