Guía literaria, musical y gastronómica de México

sarihuella

 

Visitamos México y su literatura. Un recorrido por Tijuana, Monterrey y Guadalajara. Música, gastronomía y literatura en un viaje sin igual. Las voces de los autores de cada zona. Puebla, Torreón e Hidalgo. Los representan, entre otros, Rafa Saavedra, Cristina Rivera Garza, Amaranta Caballero, Alfonso Reyes, Antonio Ramos Revillas, Orfa Alarcón, Óscar David López, Jaime Mesa, Fernando de León. La música electrónica que se funde con la norteña, el corrido y los mariachis suenan en bares, cantinas y antros. Carne asada, frijolitos matones, una famosa ensalada y tacos, cerveza local y tequila completan un viaje inolvidable. Otras formas de viajar y leer, otras guías literarias.

 

 Por Raquel Castro/ Foto: SARIHUELLA
Puedes seguir a la autora en twitter  

 

Hay un México que es un país que llama la atención a muchos turistas. Y luego hay otro, el más real, que también respira en las páginas de los autores que mencionamos a continuación. Nuevas voces reconocidas, algunos editados en España y otros que esperan en tierras mexicanas. De todos ellos hablaremos entre melodías de cada zona y los platos que han de acompañar a cualquier viajero que se precie de serlo.

 

 

Tijuana es una ciudad muy joven, oficialmente fue fundada en 1856. Pero ha logrado a pulso su prestigio como epicentro de nuevas expresiones tanto musicales como literarias. Algunos achacan esta originalidad a su lejanía con la ciudad de México, a su cercanía con Estados Unidos. “Aquí empieza la patria” es su lema; le llaman también “la esquina de México”.  O tal vez su personalidad nace de la falta de identidad por ser ciudad de paso. Vale la pena visitarla y conocer el restaurante donde nació la ensalada César, famosa ya en todo el mundo (Caesar’s, Av. Revolución entre 4ª y 5ª). Ya que estamos en la avenida Revolución (“La Revu”, le dicen con cariño), podemos recorrer sus bares, cantinas y antros. Al final no olvidemos comer unos tacos de asada (carne de res a la plancha envuelta en tortillas de maíz o de harina de trigo; los míos con queso derretido, por favor).

 

Aquí, en Tijuana, surgió el colectivo Nortec: formado por Bostich, Clorofila, Hiperboreal y Fussible. Combinan música electrónica con norteña, banda sinaloense y tambora. Para que entiendan mejor de qué les hablo, un vídeo de una colaboración entre Bostich y Fussible:

 

 

La literatura de Tijuana es tan original como su música, llena de experimentación y juegos. Uno de los escritores más interesantes de la zona es Rafa Saavedra, quien, además de escribir, se da tiempo para editar revistas independientes, conducir programas de radio, dar clases en la universidad y mezclar música como DJ. Su uso del spanglish es muy particular: no es que use palabras en inglés porque no recuerda qué palabras en castellano podría utilizar, sino que fusiona los dos idiomas para dar voz a conceptos que antes no eran nombrados, quizá porque antes no ocurrían. Entre sus libros de relatos recomiendo Buten smileys (1997), Lejos del noise (2003) y Crossfader 2.0. B-sides, hidden tracks & remixes (2011). Recientemente sacó también un libro de periodismo cultural, Border pop, que obtuvo el premio estatal de literatura de Baja California.

 

Otros autores, nacidos o avencidados en Tijuana, que no habría que perderse: Pepe Rojo. Su estilo se define como “realismo mediático mashup”. Resulta muy cercano al género de la ciencia ficción. Punto cero, recién reeditado, ya es una historia clásica de la ciencia ficción mexicana.  Cristina Rivera Garza es una de las escritoras mexicanas más reconocidas fuera del país. Es una autora prolífica. Entre su producción destaca la novela El mal de la taiga, de 2011, y el excelente libro de ensayos Los muertos indóciles. Necroescrituras y desapropiación, de 2013, que trata sobre la  violencia actual en el país, pero también abarca nuevas formas de escritura. Finalmente nos encontramos con  Amaranta Caballero. Es  narradora, poeta, ensayista, aforista y diseñadora gráfica que ilustra sus libro-objetos. Una muestra de su trabajo puede verse en su blog.

 

 

Regiolandia. Vamos ahora a otra ciudad del norte: Monterrey. Su patronímico era “regiomontanos”, pero de un tiempo a la fecha se autodenominan simplemente “regios”. Esto da para un análisis profundo sobre la autoafirmación colectiva, pero lo dejaremos para otro momento. Monterrey es la capital industrial del país y es llamada también la capital grupera, por su importancia para el género musical así denominado. Muchos regios opinan que debería ser capital del país también.  Al ser una ciudad tan importante, siempre ha tenido una vida cultural muy activa y representantes literarios reconocidos internacionalmente. De aquí es uno de los grandes escritores clásicos mexicanos:  Alfonso Reyes. Entre los autores jóvenes en activo, encontramos a Antonio Ramos Revillas, quien publicó recientemente El cantante de muertos (Almadía, 2011). La novela está ambientada en Monterrey y habla de tradiciones locales y conflictos universales alrededor de un personaje singular: un músico especializado en tocar en funerales.

 

Otros autores regiomontanos que vale la pena buscar son  Orfa Alarcón. Su novela Perra brava, de 2010, aborda el tema del narcotráfico desde la visión de una mujer joven, casi adolescente. Y Óscar David López, poeta, narrador y ensayista nacido en 1982; su poemario Farmacotopia, ganador del premio nacional Gilberto Owen 2012, está a punto de ser publicado.

Por supuesto, hay muchísimos más, pero este es un viaje corto y no podemos llevar tantos kilos de libros en la maleta. Detengámonos a comer una buena carne asada (barbacoa, se diría en España) o un machacado (carne seca de res, deshebrada, revuelta con huevo), unos frijolitos matones (con chorizo y tocino) y un chicharrón de rib eye (se usa sólo la parte más grasosa del corte y se fríe hasta que queda bien tostado; se come en tacos) y tomemos una cerveza. La cervecería Cuauhtémoc Moctezuma tiene aquí su sede y es uno de los orgullos locales por su calidad y por su labor como generadora de empleos.

 

 

 

 

Guadalajara, una de las ciudades más importantes del país desde el punto de vista literario. Se debe en gran medida a la Feria Internacional del Libro, que se lleva a cabo cada año y ha logrado convertirse en una de las más importantes del mundo de habla hispana. Pero también desde el punto de vista culinario es una ciudad que vale muchísimo la pena visitar. Entre sus platillos típicos, están las tortas ahogadas (un pan típico de la zona, llamado virote, relleno de carne y bañado en salsa picante), la carne en su jugo (filete de res con frijoles y tocino en el caldo de la cocción) y la birria (carne de chivo cocida al horno, se come en tacos). De postre, una jericalla (es parecida a un flan o una natilla). Para tomar, por supuesto un tequila. Acompañemos el festín con música de mariachi, pues de aquí es originaria. Y disfrutemos de la lectura de alguno de sus jóvenes autores. ¿Qué tal un libro de cuentos de corte fantástico? Apuntes para una novísima arquitectura, de Fernando de León está publicado en España por Editorial Berenice. Es un libro de relatos en los que la realidad se transforma de modos inesperados. ¿Prefieren los ensayos literarios? Prueben con Las encías de la azafata, de José Israel Carranza, que trata de manera amena e irónica temas propios de lo más diverso. Si lo de ustedes es la poesía, les recomiendo a Silvia Eugenia Castillero y su libro Eloísa.

 

 

 

No olvidemos pasear por Hidalgo, Torreón y Puebla

 

Hidalgo es el Estado famoso por el pulque, una bebida fermentada que se hace a partir del aguamiel del maguey; la barbacoa, carne de carnero horneada, y los pastes, empanadas rellenas de guisados. También es hogar de uno de los autores jóvenes más talentosos que tenemos: Yuri Herrera. La transmigración de los cuerpos ha sido publicado en España por Periférica.

 

Torreón es la ciudad donde se encuentra el hermosísimo teatro Isauro Martínez, considerado uno de los más bellos del país, y lugar donde escriben, por mencionar algunos, los narradores jóvenes Carlos Velázquez. La marrana negra de la literatura rosa, por ejemplo, es un libro de relatos con historias basadas en la vida real pero de un humor corrosivo e irreverente. Daniel Herrera acaba de publicar Melamina. Alejandro Rodríguez Santibáñez se presenta con Cartas en Montreal, que combina fútbol y crónica de viajes, y que puede disfrutarse ‘on line’.

 

Puebla es una ciudad antiquísima y llena de edificios del siglo XVII, museos y comida deliciosa. El mole poblano es la joya de la corona. José Luis Záratese distingue por combinar ciencia ficción y género negro con cultura pop. En España pueden encontrar su ómnibus La máscara del héroe, que incluye tres novelas. Lo publica AJEC. Jaime Mesa es un narrador de corte realista y muy interesado en explorar el lado oscuro de sus personajes. Alfaguara acaba de lanzar su segunda novela, Los predilectos. Fernanda Melchor ha publicado Aquí no es Miami, una colección de crónicas a la vez literarias y periodísticas. Y también está Gerardo Porcayo, gran impulsor de la ciencia ficción y el ciberpunk en México. Su novela Dolorosa, de vampiros, acaba de ser republicada este año.

Hay mucho que  visitar en la ciudad de México y sus alrededores. Allí residen autores emergentes, nacidos en ella o emigrados a ella por ser la capital del país. Nos esperan sus museos, sus bares, sus tribus urbanas y sus restaurantes. Como decía Michael Ende, esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión.

 

[El diario.es]

Noticias Otros Medios

Deja un comentario