La nota de suicidio escrita a mano de Virginia Woolf: un doloroso y conmovedor adiós

En 1941, a los cincuenta y nueve años de edad, Virginia Woolf se ahogó voluntariamente en el río Ousse, cerca de su casa en Sussex. La carta que dejó de despedida, aunque sencilla y pudorosa, ha sido caso de estudio para academicos y lectores por igual.

 

virginia-woolf

 

Muchas veces la muerte ha sido ocasión para la literatura. Las cartas de suicidio de escritores famosos se leen porque destilan intimidad y realidad ahí donde sólo había ficción y distancia. Son estudiadas detenidamente tanto por lectores como por académicos (baste ver, por ejemplo, ensayos sobre las últimas palabras de Virginia Woolf editados por Smith College y Yale) quizá porque el suicidio siempre ha sido un tabú, y comprenderlo es comprender un proceso categórico, largo y sucesivo.

Es por ello que muchas veces cuando un escritor se suicida se abre una suerte de “caso”. El lector da seguimiento al suceso y cree conocer la razón detrás de todo; cree reconocer, en lo que ha leído del autor, las claves que anunciaban lo que estaba a punto de pasar. Y eso siempre es grato. Volvernos detectives literarios es una actividad que una vez probada no se querrá dejar a medias. Por ejemplo, en el caso de Virginia Wolf se podría relacionar la entrada de su diario de 1904 que dice: “A veces, a penas, puedo escuchar a los pájaros cantando en griego” con el decreto que dejó en su carta de suicidio en 1941: “Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo […] Empiezo a oír voces y no puedo recuperarme”. De tiempo atrás su locura (¿o su extra percepción?) se anunciaba en griego y en el momento en que muere todo cobra un nuevo significado.

La carta que Woolf le dejó a su esposo Leonard antes de ahogarse en el río Ouse es fría y luminosa dentro de su austera sinceridad, y por ello persiste como persiste el imaginario de los pájaros y de Las olas. Aquí una copia del manuscrito de la nota y abajo la transcripción completa.

 

handwriting-virginia-woolf-10921544-600-870

 

Querido:

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.

No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.

V.

 

[Pijama Surf]

Noticias Otros Medios

28 Responses to La nota de suicidio escrita a mano de Virginia Woolf: un doloroso y conmovedor adiós

  1. Ivette 30 agosto, 2013 at 0:05

    ¿Qué tiene de fría esta carta?

    Responder
  2. Dagni Parra Espinoza 30 agosto, 2013 at 5:30

    no tiene nada de fria. Supongo que no encontró adjetivo más adecuado la persona que escribió la nota.

    Responder
  3. amanita kaur 30 agosto, 2013 at 17:35

    No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros. <3

    Responder
  4. leonora rivas 30 agosto, 2013 at 17:39

    Me conmovió ,
    esta carta, es hermosa

    Responder
  5. BYD 30 agosto, 2013 at 17:45

    Fría no quiere decir despectiva, ni deshumanizada, creo que se refiere un poco mas al hecho que se despide sin tantos preámbulos y creo adivinar un poco que sufría algún trastorno de ansiedad que la llevaba a escuchar voces y para la época sin tratamiento sinceramente creo que el desenlace no pintaba para algo mejor.

    Responder
  6. susana murphy 30 agosto, 2013 at 17:55

    es una carta de amor y deseperacion

    Responder
  7. susana murphy 30 agosto, 2013 at 17:57

    es una carta de amor y desesperacion!!!!

    Responder
  8. Isaí 31 agosto, 2013 at 0:25

    No hay tal frialdad. Es una despedida directa y amorosa, destila la certeza del ya nunca más.

    Responder
  9. Debby 31 agosto, 2013 at 18:05

    Demuestra salud mental, contrariamente de su miedo; no la creo fría la creo clara y concreta. Para mi me deja dos cosas su claridad y agradecimiento a quien fuera su compañero.

    Responder
  10. elida aponte sanchez 31 agosto, 2013 at 19:18

    Como activista lesbiana venezolana, me encanta esta web¡¡¡¡ elida aponte sanchez

    Responder
  11. Esperanza 1 septiembre, 2013 at 6:37

    Me parece una despedida triste y amorosa!!!

    Responder
  12. Raquel Pérez 1 septiembre, 2013 at 6:46

    “No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.”

    Responder
  13. gabriel iguina 1 septiembre, 2013 at 19:43

    creo que pareja alcanza lo que para ellos es lo maximo,no hay table de comparacion,en ese aspect fue algo arrogante

    Responder
  14. Magaly aguilera 1 septiembre, 2013 at 20:36

    Obviamente sufría de esquizofrenia, ya que los depresivos no alucinan,sólo están inmersos en una profunda tristeza…

    Responder
  15. Sonia Miranda 1 septiembre, 2013 at 22:04

    Obviamente, su trastorno era más fuerte que el amor a su pareja.

    Responder
  16. José Francisco Fonseca 3 septiembre, 2013 at 0:46

    Woolf: Su vida inspiró una famosa película de los años 60, “quién le teme a Virginia Woolf” con Elizabeth Taylor y Richard Burton, casos parecidos los de la poetiza Alfonsina Stronner (Te vas Alfonsina con tú soledad ) y la Cantautora Violeta Parra (Gracias a la Vida que me ha dado tanto). La Mente de estos escritores va más allá de su Conciente, más allá de su propia luz, Es un sueño constante y continuo que pierde la raya entre lo real y lo imaginario

    Responder
  17. Elvia Fernández 3 septiembre, 2013 at 1:24

    Alfonsina Storni era su nombre.

    Responder
  18. Mariale 3 septiembre, 2013 at 1:34

    Lo compartocon todos ustede

    Responder
  19. Jose Francisco Fonseca 3 septiembre, 2013 at 2:33

    Gracias Elvia por la aclaratoria

    Responder
  20. Marcia Luchina 3 septiembre, 2013 at 14:01

    Sem duvida eh uma carta de amor. Doloroso reconhecimento de que a loucura psicotica leva a melhor frente ao amor. Ela eh um real impossivel a suportar.

    Responder
  21. daya 3 septiembre, 2013 at 16:08

    esquizofrenica!!!

    Responder
  22. Ana Rojo 3 septiembre, 2013 at 17:46

    Padecía trastorno bipolar. Estoy de acuerdo con José Francisco Fonseca, la mente de estos autores va más allá de la conciencia, yo agregaría también más allá de la locura, como Schreber las aportaciones que hacen al estar tomados por la locura son sumamente significativas para entender más allá de lo obvio, una mirada distinta del mundo.

    Responder
  23. Mayran 3 septiembre, 2013 at 23:29

    Coincido con Jose Francisco, hay personas en estos planos de vida que van más allá de lo deseado-esperado, saludos!!

    Responder
  24. LILI SIRIANI 6 septiembre, 2013 at 23:37

    UNA CARTA DOLOROSA, UN GRITO DE AYUDA A DESTIEMPO, UN ADIÓS AL AMOR QUE FUE LO SUFICIENTEMENTE FUERTE PARA HACERLA FELIZ PERO NO PODEROSO PARA RESCATARLA DE UNA ENFERMEDAD QUE LA LLEVÓ A COMETER EL MÁS ATROZ DE LOS ACTOS, QUÉ TRISTEZA TAN GRANDE.

    Responder
  25. Alberto 27 septiembre, 2013 at 11:34

    No hay frialdad alguna, de hecho los sentimientos hacen mella en la carta. Incluso a medida que avanza la carta se ve una mayor ansiedad y decisión para realizar el acto que va a acometer

    Responder
  26. Duli Lavin Cea 1 noviembre, 2013 at 20:59

    LA PELÍCULA ¿QUIÉN TEME A VIRGINIA WOOLF?, NO TIENE NADA QUE VER CON LA VIDA DE ESTA ESCRITORA.

    Responder
  27. Dori 19 marzo, 2014 at 0:53

    Lo que a mi respecta, la carta de wolf, que es una escritora la cual he leido varias novelas. La letra trasmite mucha angustia y no quiere compartir con su maridopo llego al suicido pudieron los semtimientos mas que ella

    Responder
  28. MABEL 5 mayo, 2014 at 20:50

    Escribe con amor de forma alterada,nerviosa y grafológicamente hablando imbricados descendentes y finales que caen ,temblorosa escritura ,tratando de sujetar la angustia que le causa decir esto en una carta ,ser, valiente segura de si misma y como dicen temblando pero en su sitio (ya decidida en la acción a realizar)

    Responder

Deja un comentario