Le café de l’Institut : Comer rico a diario

Por Mireia Acosta

la foto

 

No es tarea fácil comer a diario, de diario, fuera de casa, sin arruinarse y garantizándonos una buena digestión. En el patio central del Instituto francés, en pleno centro de Madrid, se puede disfrutar de una comida sencilla y sana en un ambiente muy agradable y con un toque chic, que para eso los anfitriones son franceses. Aquí, profesores y alumnos, artistas e intelectuales, franceses y españoles, comparten actos, tertulias, exposiciones y, siempre, una buena comida.

La carta es corta, con no más de diez platos, pero se elabora sólo con productos frescos, de temporada: ensaladas con lo mejor de la huerta y cremas frías en verano, sopitas o cremosos purés al llegar los fríos. Hay unos básicos recurrentes como la hamburguesa de ternera de muy buena calidad que sirven con patatas y ensalada o los quiches y crepes de varios sabores, a los que los franceses son tan aficionados.

Pero, realmente, lo que llama la atención es el menú diario por 11€. Tres entradas, entre las que siempre hay verduras, legumbres y pasta; tres platos principales a elegir con carne roja, pescado y aves; además de tres postres caseros. Un equilibrio dietético que se aprecia también en los sabores y en las presentaciones. Es de agradecer  el uso de buen aceite y el buen uso del fuego porque todo sale en su punto.

El cocinero, Ricki Sumajit, es filipino y su origen se intuye en algunos de los platos del menú. A una simple sopa de verduras le añade un puntito picante, el aroma del lemon grass, y consigue que todas las verduras estén en su punto, al dente, respetando la originalidad de cada uno de los sabores. El pollo al Mindanao o el magret de pato a la pimienta de Sechuán son algunos ejemplos de su personal cocina. Pero Ricki también sabe importar lo mejor de otras latitudes y es capaz de hacer suyo un cous cous de pollo, una entraña de novillo argentino o un bacalao a la vizcaína, que presenta suave y delicado.

 

P1030316

 

Rocío, la dueña, lleva la gestión desde hace cuatro años, avalada por su empresa EACATERING. Es una mujer muy simpática que irradia encanto a todo su personal, lo que contribuye a hacer acogedor y agradable el almuerzo en este edificio de 1910. La impresionante escalera nos presenta, bajando, el espacio que ocupa Le café: techos altos, colores suaves y alguna columna de hierro de estilo modernista que rompe la armonía y da personalidad al espacio.

 

P1030313

 

 

La terraza es un entorno especial: bambú en las esquinas, mesas y sillas de colores lavados, sombra de árboles altos, madera, piedras y silencio. En breve, cuando acaben de instalar la fuente, el rumor del agua nos hará sentir como en un patio de la Provenza.

El horario es el de un centro de estudios: Le café está abierto desde las 8 de la mañana y los desayunos son, cómo no, franceses: delicada bollería con muy buenos cruasanes, mermeladas suaves de frutas sabrosas, panes variados y excelente yogur.

Aquí además de comer para vivir se vive para comer.

 

 

 

Le café Bistrot

Calle Marqués de la Ensenada, 12. 28004 Madrid.

Tf.: (+34) 91 700 48 34

 

 

Horarios:

Por la noche sólo sirven cenas los jueves y los viernes. El resto de la semana cierra a las 20:00 y los fines de semana no abren.

Una comodidad: el parking que hay junto al Museo de cera tiene salida propia a la calle de  Le Café.

 

Noticias Otros Medios

2 Responses to Le café de l’Institut : Comer rico a diario

  1. Javier de Castro 18 septiembre, 2013 at 11:40

    Desde luego, la autora tiene razón, voy un par de veces a la semana a Le Café, y se come espectacularmente bien un menú bien cocinado y bien servido con las sonrisas del equipo de camareros.

    Responder
  2. Lau 18 septiembre, 2013 at 12:06

    Ummm… ¡apuntado queda! 🙂

    Responder

Deja un comentario