‘Ulisen Cai’: el centón gaditano de Florencio Ríos

Por Jose Rasero

Florencio Ríos

 

Florencio Ríos Brizuela,  (o Zócar en su faceta plástica), es un hombre dedicado desde hace años en cuerpo y alma a los libros: por un lado como librero ‘de viejo’, ‘de segunda mano’, al frente de su puesto-librería “Un azul como la mar de Jerez”, y por otra parte como escritor. A  Ulisen Cai (con maquetación de Ricardo Olivera, Fritz) hemos de sumar la biografía cuántica Amen Dick, las obras de teatro Los dientes y  RatoNEAN  o el poemario de reciente aparición Creado a partir del polvo de la tierra (Ed. Origami). Asimismo señalar que el pasado mes de septiembre resultó  ganador del I Concurso de Relatos Breves ‘Fiestas de la Vendimia de Jerez’ (convocado por el Ayuntamiento y Ediciones Presea) por su obra ‘Bajo flor’.

Si acudimos al diccionario de la RAE encontraremos esta definición de centón: ‘Obra literaria compuesta por una colección de fragmentos de otras obras’. Efectivamente la odisea literaria de Florencio Ríos consta, en sus más de quinientas páginas, de textos suyos y de otras 360 personas, escritores, poetas, periodistas o historiadores de épocas variadas que serán debidamente homenajeados al final del libro.

El nombre centón proviene del griego Kentroon (‘manto tejido con retales y trapos de desecho’) y su empleo fue muy frecuente en la literatura griega y romana postclásicas, en el Renacimiento y en las décadas experimentales de los 60 y 70 del siglo XX, así como por los grandes maestros Julio Cortázar y Jorge Luis Borges, a la manera del collage pictórico.

Como homenaje que es al Ulises de James Joyce, la obra tiene idéntica estructura: al igual que la del irlandés consta de 18 capítulos, los cuales se inician empleando la misma palabra o frase que aquel. También como en el modelo del dublinés todo sucede en una sola jornada, en la que asistiremos de forma aparentemente caótica a hechos del pasado, del presente y del futuro de la ciudad.

El argumento -mero hilo conductor entre todas las historias que sobre Cádiz se van superponiendo- nos habla de un joven gaditano (Ulises) que regresa de Castellón de la Plana (ciudad del levante español a la que emigraba la juventud gaditana en busca de trabajo -cuando lo había-) y se cita con su novia para contemplar el famoso ‘rayo verde’ en la playa de La Caleta.

PortadaEsta excusa servirá al autor para explayarse en el variado retrato de la historia de la verdadera protagonista: la ciudad de Cádiz. Si alguien quiere saber algo de esta ciudad, desde los días de los fenicios a los actuales, tiene grandes posibilidades de encontrarlo en esta obra. A vuela pluma podríamos referir cómo se nos detalla la historia de sus calles, plazas y edificios, la narración del ataque de los navíos ingleses bajo el mando del Conde de Essex, que terminará con la toma, saqueo e incendio de la ciudad en tiempos de Felipe II, las vicisitudes de la construcción de su Catedral, cómo fue conquistada la villa por Alfonso X, qué sucedió con el milagro del beato Fray Diego José de Cádiz, cuál es el origen de la devoción del pueblo gaditano a su cristo, el greñúo, en qué consiste el cante andaluz y sus particularidades gaditanas, hasta llegar a las más cercanas historias del  (ex) cine de verano Brunete, el primer atentado de ETA en la ciudad, la calle con nombre de perro, Canelo, personajes como la Petróleo o la demencial fantasía urbanística denominada Cádiz 3.

Su propio autor definía esta obra como “relato cuántico” en declaraciones a Enrique Alcina Echeverría en el  Diario de Cádiz: “El libro me pesaba y se trataba de dejar constancia de lo que fue y es Cádiz, un relato cuántico que maneja tiempos verbales diferentes en un mismo momento”. Se suma así, con la turbadora simultaneidad de espacio y tiempos que nos muestra a lo largo del centón, a la corriente iniciada entre los estertores del siglo XX y los comienzos del XXI por el escritor español Gregorio Morales, la “estética cuántica”, cuyos principios fundacionales se encuentran en su ensayo El cadáver de Balzac (1998).

 

Noticias Otros Medios

One Response to ‘Ulisen Cai’: el centón gaditano de Florencio Ríos

  1. Pingback: El polifacético artista Chencho Zocar en Universo la Maga | #Emergentes | #MundoBellasArtes #MundoLiterario - Universo la Maga

Deja un comentario