Un viaje fotográfico a Siberia

Hace dos años tuve la  increíble oportunidad de ir, literalmente, hasta los confines de la tierra, para fotografiar a personas que nunca  habían sido fotografiadas.
En las escuelas, las iglesias, las casas y los hospitales podía ofrecer a la gente un momento para olvidar sus problemas y sólo sonreír para la cámara. Sin embargo mientras estaba con las familias de pastores de renos nómadas, era yo el que me sentía  profundamente conmovido por la experiencia. Porque, si bien mis anfitriones tenían pocas posesiones materiales – que compartieron conmigo, algo raro en el mundo – me transmitían una profunda sensación de paz y satisfacción con la vida.

Sasha Leahovcenco

 

tundra-259

 

En dos ocasiones, una vez en 2011 y una vez a principios de este mismo año, el fotógrafo Sasha Leahovcenco hizo sus maletas y viajó hasta los confines de la Chukotka en el corazón de Siberia para llevar la fotografía a las  tribus que allí habitan y que nunca hasta ahora habían tomado fotos.

La experiencia hizo de  Leahovcenco un hombre cambiado, y cuando se mira a través de las fotos que él trajo, se empieza a entender el porqué.

Ambos viajes tenían dos propósitos: el primero fue llevar a las tribus ropa de abrigo, zapatos y  regalos, el segundo tomar fotos profesionales, que imprimió y les regalo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Aquí una muestra de las fotografías tomadas y un breve documental del encuentro de Leahovcenko con los Chukotka. Sasha cuenta en el video que les llevó tres días llegar a Siberia por el mal clima y cuando por fin lo lograron tuvieron que viajar 5 horas en carro y 9 horas y media en trineo a 40 grados bajo cero para llegar hasta el asentamiento de la tribu. Los dedos del fotógrafo se congelaron y nos dice que aún no se ha recuperado, pero que jamás se arrepentiría de haber tenido la posibilidad de regalar sus fotos a aquella cultura remota.

Noticias Otros Medios

One Response to Un viaje fotográfico a Siberia

  1. fester1989 7 enero, 2016 at 22:54

    Me ha gustado tanto este articulo que lo volvi a leer, por momento me transporto a un lugar alejado de mi pais… wow

    Responder

Deja un comentario