Los orígenes romanos de la Navidad

viajacontuhijo

En el año 274 de nuestra era, el emperador Aureliano, en un intento de conciliar las doctrinas religiosas diferentes de su imperio, introdujo el culto mesopotámico al Sol, que se celebraba el 25 de diciembre después del solsticio, cuando el Sol comenzaba a recuperar su fuerza después de los cortos días otoñales. Aunque la intención de Aureliano no era instaurar el monoteísmo, el culto al Sol se confundió con el culto a Saturno cuyas fiestas anuales, las Saturnales, se celebraban en las mismas fechas. Saturno, el viejo y cruel Cronos griego, dios de la agricultura y del tiempo, era festejado alrededor del solsticio de invierno, cuando habían terminado de recogerse las cosechas y la tierra, en el décimo mes del año romano, cuando había gestado sus frutos.

 

Para arraigar una costumbre nueva lo mejor es hacer que sustituya a otra que ya esté arraigada: eso debió de pensar el emperador Constantino cincuenta años después. Él sí pretendía obligar al Imperio al monoteísmo cristiano y acabar con la Roma pagana, así que en el año 321 decidió que el nacimiento de Jesús el Cristo se celebrase coincidiendo con las Saturnales y el día del Sol Invictus. No se limitó a eso Constantino: los romanos también adoraban al Sol Invicto un día a la semana, el Dies Solis. El emperador, como sumo sacerdote de su culto, decidió que ése fuera día de descanso y de adoración de su dios para los cristianos. En el 350, apenas 30 años después, el Papa Julio I promulgó oficialmente el 25 de diciembre como día de la Natividad y el domingo se convirtió en el día del culto.

 

Hay que decir que el culto a Saturno es anterior a Roma: los cartagineses, los fenicios y los cananeos adoraban al Saturno africano, conocido como Baal o Moloch. Algunos de estos pueblos hacían al dios el sacrificio de sus primogénitos metiéndolos en un horno mientras sonaba atronadora la música y la fanfarria para acallar los gritos de los niños. Quizá como reflejo de eso en el mito romano Saturno devoró a sus hijos; quizá como reflejo de eso los cristianos hayan heredado la figura de Herodes, asesino de niños.

El tiempo mítico
enlaza distintos cultos
y los va sincretizando.

Las Saturnalias en principio duraban un solo día, pero los emperadores (entre ellos Calígula) las fueron alargando hasta que duraron una semana completa, en la que se celebraba la igualdad de todos los hombres y se les daba asueto a los esclavos durante unos días. Pero no hay que olvidar que Saturno es heredero del asalvajado Moloch: en su origen las saturnalias eran fiestas caracterizadas por su permisividad, cosa que terminó con el cristianismo. En ocasiones los esclavos actuaban como amos y los amos como esclavos, incluso cambiándose la ropa, los niños podían mandar a su capricho en las familias y debían ser obedecidos, las costumbres se volvían del revés.

 

¿Qué relación guardan las navidades modernas con aquellas saturnales romanas? En la época más oscura del año se encendían más velas y antorchas de lo común, como señal de espera y celebración hasta que el sol vencía de nuevo a la oscuridad.

La gente se emborrachaba, bailaba y participaba en todo tipo de excesos. No obstante, eso no quiere decir que haya sido o que siga siendo una celebración mala, sino que el ser humano necesita festejar la vida, los ciclos del universo; el hombre necesita soltar sus energías y emociones para poder reconciliarse con los demás, con el mundo y con sus dioses. Sólo así recobra la armonía social, canaliza los impulsos y  puede llegar a conseguir algo de paz interior

Los cristianos encarnaron en Jesús la luz del sol que venía a alumbrar al mundo; los demás seguimos encendiendo velas y colgando lucecitas en nuestras casas. Los banquetes públicos, las reuniones familiares y de amigos y el intercambio de regalos, el cierre de las escuelas y los lugares oficiales, también son herencia romana.

Deberíamos valorar los ritos, disfrutar que un día sea diferente de todos los demás días, recuperar el verdadero sentido de la fiesta y  celebrar que después de las largas noches de oscuridad van llegando poco a poco los días plenos y soleados del verano.

Con información de Sphere

Noticias Otros Medios

Deja un comentario