¿Estoy contra el amor?

Por Israel Sánchez

 

interrogacionHola contraconsultorio. Expondré mi caso:

Tengo una relación muy extraña. Se trata de una chica algo más joven que yo (3 años de diferencia, yo 32), que me gustó mucho desde el principio por su alegría y su simpatía. Ahora llevamos 4 meses saliendo y creo que estoy empezando a tener sensaciones raras. Por un lado es guapa y simpática, y eso me gusta. Por otro, tengo la sensación de que va de listilla. Desde el principio, como he dicho, me ha gustado que sea tan alegre. También me parece bien que hable de todo. Lo que no me gusta tanto es que parezca que siempre lleva razón. No es que discutamos, la verdad. Además ella tiene más estudios que yo y lee bastante, así que es normal que sepa más. Pero creo que está fuera de lugar hablar de política en una cena romántica, por ejemplo. También me ofende un poco que aparezca siempre con un libro cuando quedamos, como si se fuera a aburrir, o como si quisiera marcar la diferencia de que a mí no me gusta leer.

Todo esto me resulta extraño. Creo que soy un hombre bastante atractivo, deportista (ella también), y con don de gentes. Nunca he tenido este problema, a pesar de que he pasado por numerosas relaciones con mujeres de todo tipo. En realidad, siempre he tenido la sensación de que se quedaban, entiéndaseme bien, un poco “por debajo de mí” en cuanto a nivel intelectual. Ahora, sin embargo, no me siento del todo bien. Y eso que se supone que es la chica perfecta y la que yo habría deseado.

Conocía su blog y su consultorio y, claro, me surge la pregunta: ¿estoy contra el amor sin saberlo? ¿Qué debo hacer en ese caso?

Gracias.

__

Hola. Gracias por tu consulta.

En primer lugar, te tranquilizaré. No “estás” contra el amor. En realidad, tus gustos e inquietudes son un estereotipo amoroso. Pero, como habrás oído decir, el amor perfecto no existe. Yo lo expresaría de otra forma: el amor perfecto es frustrante. Pero, para el caso, lo mismo da.

La razón por la que te sientes incómodo con tu nueva pareja es que ella no cumple con su función amorosa. El amor nos invita a hacer depender nuestra autoestima de la opinión exaltada y nada objetiva de una sola persona, y a repartir el tipo de elogios que se dirigen ambos miembros de la pareja en función de su género. El hombre debe recibir, entre otras, la admiración intelectual. Es evidente que tú no la recibes, y tu comodidad se resiente. Hasta ahora, el sentido común te ha dicho que una compañera que no ha desarrollado sus facultades intelectuales no acompaña lo suficiente. Pero, ante la situación opuesta, la de poder disfrutar de un desarrollo intelectual superior al tuyo, del que obtendrías grandes beneficios si estuvieras dispuesto a admirarlo, tu rol de género hace saltar la alarma.

Me preguntas qué debes hacer, y yo te recomiendo que no te preocupes demasiado. Según el reparto de poder que dibujas, ella no va a tardar en perder el interés por ti, de modo que pronto te librarás del problema. Piensa que, si más tarde la echas de menos, su recuerdo como ideal puede ser una excelente fuente de motivación para transformar tus gustos, tu disposición y, sobre todo, tus méritos de cara a siguientes relaciones.

 

 

Esperamos vuestras consultas
Contacto :
contraconsultorio@gmail.com

Noticias Otros Medios

Deja un comentario