El vuelo de Lévy: lo que nos une a abejas, tiburones y humanos

Por Antonio Martínez Ron

Imagen-1-2Grupo de cazadores Hadza durante una salida. Imagen: Brian Wood.

 

La mayoría de seres vivos nos movemos siguiendo el mismo patrón matemático. Este tipo de movimiento fractal, descrito en su día por Benoît Mandelbrot, se denomina “vuelo de Lévy” y se ha encontrado en numerosas especies, desde los tiburones a las abejas. El patrón consiste en alternar una serie de movimientos cortos al azar de tipo browniano con otros de trayectorias más largas. Ahora, un equipo de investigadores ha comprobado que es el mismo que siguen los cazadores-recolectores de la tribu Hadza, en Tanzania, en sus jornadas de caza junto al Serengueti.

Para el estudio, liderado por el antropólogo de la Universidad de Arizona David Raichlen y publicado en PNAS, los científicos proporcionaron varios relojes de pulsera con GPS a los miembros de la tribu y monitorizaron sus movimientos vía satélite. Esta tribu es una de los últimos grupos de cazadores-recolectores que conserva sus tradiciones de caza y es la primera vez que se miden sus movimientos. El resultado muestra un patrón similar al encontrado en muchas especies animales a la hora de buscar alimento y que se repite en la naturaleza de la misma manera en que se repite la sucesión de Fibonacci en estructuras naturales.

 

levy1a-580x279A la izquierda, un patrón de vuelo de Lévy, a la derecha movimiento browniano. Imagen: Wikimedia Commons

 

 

“Detectar este patrón entre los Hadza”, asegura Brian Wood, coautor del estudio, “nos dice que estos patrones son parte de una estrategia general de movimiento que adoptan muchas especies en una amplia variedad de contextos”. Este “vuelo de Lévy”, nombrado así en honor del matemático Paul Pierre Lévy, no solo aparece en los desplazamientos para alimentarse, también se ha comprobado que es el que seguimos cuando nos movemos por un parque de atracciones, o el que permite predecir determinados desarrollos urbanísticos.

 

 

Imagen3-580x386Cazadores Hadza contemplan el paisaje tanzano. Imagen: Brian Wood.

 

“Piensa en tu propia vida”, asegura David Raichlen. “¿Qué haces en un día normal? ¿Vas a trabajar, regresas y recorres distancias cortas cerca de tu casa? Y después, de cuando en cuando dar paseos más largos, a pie, en bicicleta, en coche o en avión. Tendemos a dar pequeños pasos en un área y realizar después largos desplazamientos para llegar a otra área”.

En cualquier caso, aclaran los investigadores, que sigamos un patrón no quiere decir que no decidamos de forma consciente a dónde ir, sino que el patrón emerge como consecuencia de nuestras decisiones y hábitos de vida. El siguiente paso de Raichlen es estudiar y comprender mejor si estos patrones están determinados por la distribución de los recursos en el ambiente.

[ Cultura Científica]

Noticias Otros Medios

Deja un comentario