La curiosidad de Da Vinci

Por Mel Santamaría

Al tener la oportunidad de escribir pienso en hacerlo sobre mi “tema favorito” : Leonardo da Vinci. Y no es mi favorito por haber sido un gran artista, ni por su faceta de inventor ni científico, es por su enorme curiosidad.

Leonardo da Vinci fue un hijo ilegitimo que no recibió educación. Debido a esta condición, de niño, la visión de su futuro no era muy próspera. Por suerte, demostró una gran habilidad en lo artístico y fue enviado a Florencia a estudiar artes. Destacó en cada trazo de su pincel y se convirtió en uno de los pintores de mas éxito del Renacimiento.

Pero Leonardo no se consideraba pintor. Pintar no era su pasión aunque fuera un genio en ello. De echo, fue muy criticado por, a veces, no acabar los encargos que recibía.

Usaba la pintura para descubrir e inventar, pero sobretodo para sobrevivir. Él se distraía, pensaba, quería crear y saber. Miraba un río y estudiaba el movimiento del agua, miraba un pájaro y llenaba montones de folios con diseños de máquinas voladoras. En sus escritos podemos leer que amaba la humanidad y quería entenderla.

Captura de pantalla 2014-01-12 a las 09.41.30

Estudio de planta

Casi todos nos estamos viendo obligados, al igual que Da Vinci, a “pintar por encargo”. Pero, a diferencia de él, quizás nosotros nos estamos olvidando de la curiosidad

La curiosidad es lo que nos hace sentir vivos. Cada día, durante el tiempo que no estemos pintando, interesémonos por algo, aprendamos algo, leamos algo, descubramos algo. Tenemos todo el conocimiento en nuestras manos y quizás miramos demasiadas fotos de gatitos en facebook.

Si tenemos curiosidad, cada día valdrá la pena y aportará algo. Todos miramos con amabilidad la época del Renacimiento. Pues bien, el Renacimiento se trata de esto: convirtámonos en investigadores, y seamos protagonistas de nuestros propios descubrimientos, que quizás se conviertan en logros, y dejemos de ser espectadores pasivos.

Leonardo vivió así cada día de su vida, y descubrió que era bueno en muchas cosas. ¿En qué podemos ser nosotros genios? Quizás la primera curiosidad que deberíamos tener es sobre nosotros mismos, en quién podemos llegar a ser, simplemente aprendiendo algo cada día.

“Mientras vivamos una vida de curiosidad y pasión, habrá una parte de Leonardo dentro de nosotros”

Noticias Otros Medios