Una nueva forma de comprender el entretenimiento: El mundo vlogger

La comunidad vlogger genera un índice de audiencia creciente con recursos mínimos. Los jóvenes emprenden un nuevo proyecto de comunicación que cada día está más presente en la red.

 

265563_7548

 

Por Francisco Andrés

El cambio en los medios de comunicación durante los últimos años ha sido espectacular. La convergencia e hibridación de los sistemas tradicionales con las nuevas tecnologías está suponiendo una nueva forma de entender el propio fenómeno de comunicación y el propio mundo. Nuestra generación ha inaugurado la era 2.0 repleta de posibilidades expresivas y con un amplio abanico de resortes para difundir cualquier tipo de información.

Desde el cine a la prensa, pasando por la televisión y la radio. Todos los medios de comunicación están sufriendo un proceso de renovación que lógicamente está dando lugar a nuevos movimientos sociales. El nexo de unión entre todos ellos es Internet que ha revolucionado el panorama profesional.

En este contexto, surge el fenómeno vlogger. Una forma de crear contenidos de diverso tipo sin necesidad de ningún intermediario, sin contratos o empresas de por medio. El único protagonista es el comunicador que a través de una cámara y un ordenador distribuye sus vídeos por la red.

Pero esta actividad, ¿constituye realmente un trabajo? ¿qué finalidad tienen estos canales de información? ¿un vlog puede ser realmente una vía para alcanzar el éxito como comunicador?

En realidad el asunto no es tan sencillo y os diré por qué. Si bien se tiene libre acceso al público a través de las redes sociales, también es cierto que la competencia es abismal y probablemente el vídeo que lancemos a la red deambule en un mar infinito de video blogs. Con esto quiero decir que para hacerse eco en una red con millones de usuarios tienen que darse unas circunstancias muy concretas.

Esto no significa que no sea posible pero condiciona al profesional de este medio (generalmente de una edad temprana) a adquirir conocimientos en diferentes ámbitos. Hoy un comunicador no se limita a crear información, el trabajo va mucho más allá. Por mi experiencia he podido comprobar que para provocar una mínima repercusión en el público se ha de apoyar nuestra actividad con otras competencias. Hoy un vlogger, debe tener carisma y dotes comunicativas, pero además deberá tener un mínimo conocimiento en diseño gráfico, en marketing y en el community management entre otras disciplinas para crear una propuesta sólida y con la personalidad suficiente para hacerse notar en la gran red de redes, Youtube.

 

Con el fin de comprender los secretos y el significado de este fenómeno, inauguramos esta sección, donde contaremos con el testimonio de personajes que han desarrollado el concepto y que han alcanzado el éxito en mayor o menor medida. Al fin y al cabo, jóvenes emprendedores que con ganas de crecer estrenan un nuevo lenguaje y una nueva metodología.

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario