Bruce Springsteen presenta “High Hopes”, un disco con el que vuelve a tomar el pulso a los Estados Unidos

Por Mónica Maristain

springsteen_high_hopes_cover-700x700

 

Una foto brillante y esplendorosa en el late night de Jimmy Fallon, uno de los más vistos en la televisión estadounidense, es el punto de partida para la gran campaña de promoción que rodea al nuevo disco de Bruce Springsteen, High Hopes.

El rockero de New Jersey respondió allí a las preguntas del showman de la NBC e interpretó en el estudio tres de sus nuevos temas, “High Hopes”, “Just Like Fire Would” y “Heaven’s Wall”, junto a la E Street Band y el legendario guitarrista de Rage Against The Machine, Tom Morello.

 

 

La energía y el humor del “Boss” a sus 64 años conmueven tanto a fanáticos como a quienes no lo son tanto y de ambos dio cuenta en el show de Fallon parodiando junto al conductor su clásico “Born to run”, canción convertida en “Stuck in Governor Chris Christie’s New Jersey traffic jam”, en hilarante referencia al gobernador de NJ.

 

 

Como se sabe, Christie trata de reflotar su mandato luego de un sonado escándalo por el cierre de dos carriles en el puente George Washington que causó congestionamientos, presuntamente para vengarse del alcalde opositor de Fort Lee, Mark Sokolich.

 

HIGH HOPES, ETERNAMENTE JOVEN

De la energía juvenil que caracteriza a Springsteen es testimonio también la portada de su nuevo álbum, donde se le ve muy bien, con la guitarra al hombro, una cazadora de mezclilla y el gesto vigoroso de un rostro sabiamente iluminado para parecer sin edad, al menos sin la edad que tiene.

High Hopes es el disco 18 de su intensa carrera y es el primero desde su disco de 2002, The Rising, centrado en gran parte en los ataques terroristas del 11-S y Wrecking Ball, de 2012.

El nuevo material es básicamente el sonido Bruce, las canciones poderosas, fuertes y encendidas, con mezclas de folclore irlandés, clásico rock estadounidense y los temas que siempre preocupan al artista, entre ellos la situación política y social de un país que se siente desilusionado por las promesas incumplidas del largo mandato de Barack Obama.

 

1609792_10152134755620250_323938209_n Su presentación en el show de Jimmy Fallon. Foto: Facebook

 

En “American Skin (41 shots)”, el cantautor denuncia la violencia policial en una canción que fuera dedicada al mártir Trayvon Martin, asesinado a tiros en 2012 en Florida por el violento vigilante George Zimmerman.

 

 

“Tom y su guitarra se convirtieron en mi musa, situaron todo este proyecto en un nuevo nivel”, alabó el artista, quien goza al escuchar los duelos a la guitarra entre Morello y su viejo compañero de la E Street Band, Nils Lofgren.

Existe realmente una gran armonía entre Morello (que reemplaza a Steve Van Zandt) y Bruce, a pesar de que ambos abrevan de diferentes fuentes sonoras o tal vez por ello, precisamente en la diferencia encuentren nutrientes para sus respectivas expresiones estéticas.

Springsteen es, como se sabe, un amigo fiel y así lo demuestra en High Hopes, con solos del saxofonista Clarence Clemons y del tecladista Danny Federici, quienes aparecen en grabaciones antiguas como la dulce balada “Down In The Hole” y “The Wall”.

 

1454653_10152024463705250_1947705921_nJuvenil a sus 64 años. Foto: Facebook

 

Además, sorprenden varios “covers” de algunos de los temas favoritos del propio Springsteen, como “Just Like Fire Would”, del grupo de rock punk australiano The Saints y “Dream Baby Dream”, del dúo estadounidense de electropunk Suicide. El músico, del que el año pasado vimos el documental Springsteen & I, no necesita innovar para aparecer siempre fresco, vital y presente, con una voz aguardentosa en la que guarda las voces de miles de ciudadanos que piensan y sienten como él, que como él jamás pierden las esperanzas de que todo algún día mejore en el mundo.

 

 

 

LA PROMOCIÓN DEL NUEVO ÁLBUM

Un nuevo disco de un artista semejante prevé como es lógico una gran campaña de promoción, que incluye, además de la citada presentación en el programa de Fallon, la transmisión de tres temas en la popular serie The good wife.

En el episodio de la semana pasada del show protagonizado por Julianna Margulies, se pudo escuchar parte de “High Hopes”, algunos segundos de “Hunter of Invisible Game” y “The Ghost of Tom Joad”.

Los productores de la serie escucharon el disco hace unas semanas y pensaron originalmente en emplear una sola canción, pero indicaron que la obra de The Boss les gustó tanto que decidieron ampliar ese número a tres, informó la agencia efe.

 

[Sin Embargo]

Noticias Otros Medios

Deja un comentario