Hollywood recrea la difícil creación de Mary Poppins

Por Sandra Ferrer

perfil1Estos días se ha colado en las carteleras de nuestro país Al encuentro de Mr. Banks, una curiosa película sobre otra película. Y es que Al encuentro de Mr. Banks recuerda la complicada gestión que Walt Disney tuvo que realizar con la osca creadora de la verdadera Mary Poppins. Muchas de las obras que Disney convertía en películas nacían de los deseos de los niños y esta fue una petición de su propia hija quien, apasionada por la novela que narraba las peripecias de una curiosa niñera inglesa le propuso a su padre que la convirtiera en uno más de sus exitosos personajes. Walt no se hijo de rogar e inició los trámites para conocer a la extraña autora de Mary Poppins. Pero no lo tendría nada fácil.

La escritora que había ganado fama en Inglaterra con su obra Mary Poppins era Pamela Lyndon Travers , una mujer de origen australiano que había tenido una infancia difícil y que había terminado en el Viejo Continente en busca de sus sueños.

 

pamela-travers

 

Pamela fue una actriz, periodista y novelista que estuvo en contacto con grandes nombres de letras como George Williams Russell y que se sentía extrañamente atraída por el misticismo y la astrología. Consiguió un gran éxito con las novelas en las que relataba las peripecias de una peculiar niñera mientras que su vida personal se vio enturbiada por la cruel adopción de un niño que tenía un hermano gemelo al que no quiso aceptar.

 

mr-banks

 

Walt Disney tardó casi 20 años en lograr convencer a la esquiva Pamela de que su proyecto sería algo más que rentable. Y cuando por fin lo consiguió, la tensión y desencuentros entre el productor y la escritora fueron constantes. La mala relación culminó el mismo día del estreno, en 1964, cuando Pamela no fue invitada formalmente pero consiguió colarse en el evento para descubrir que la Mary Poppins encarnada por Julie Andrews no se parecía en nada a la que ella había creado. De nada sirvieron ni el éxito de taquilla, ni los cinco Oscars que recibió la película ni las constantes peticiones de Walt Disney que veía en Poppins un auténtico filón. Pamela decidió que las secuelas de su niñera nunca más aparecerían en una película ni en ningún espectáculo norteamericano. Y por si quedaban dudas, lo dejó escrito en su testamento.

 

A Pamela le da vida en la gran pantalla, Emma Thompson, una de mis actrices favoritas. Para meterse en la piel de un personaje tan especial, Emma ha pasado meses leyendo la obra de Pamela y empapándose de su biografía a través de reportajes, documentos fotográficos, entrevistas y grabaciones de su voz.

Una película que promete.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario