Fantasmas en el rancho

Por Álvaro Martín

fantasma retocEste relato está a medio camino entre la leyenda y la realidad, pues algunos libros documentan en parte los sucesos que voy a narrar a continuación.

En un rancho de Hixon, Clumbia británica (Canadá), vivía una familia de tres generaciones compuesta por unos abuelos que se hicieron con la casona cuando sus tres hijos tenían 5, 6 y 27 años. El mayor de estos hijos se casó y se fue a vivir con su mujer al citado rancho en Hixon, llegando esta pareja a tener una hija allí, completándose así la lista de tres generaciones.

El primer suceso paranormal documentado en el lugar fue experimentado por la abuela, que se encontraba durmiendo plácidamente una noche en la que solo estaban en casa sus hijos pequeños, los cuales también estaban durmiendo. De repente, sin saber por qué se despertó por un ruido, y saliendo a investigar la fuente de este sonido, se encontró con una mujer vestida de blanco, una especie de figura angelical que al encender la abuela la luz, desapareció. Extrañada y sobresaltada volvió a su habitación y al entrar notó algo extraño: todos los cuadros de la habitación, algunos de ellos religiosos, estaban dados la vuelta.

Algo similar le sucedió al padre de la familia, que se despertó una noche bruscamente y vio una mujer con brillo azulado a los pies de su cama. La figura fantasmal parecía estar rebuscando algo entre las ropas del hombre, dejando un verdadero desorden a la habitación cuando, al encender el muchacho la luz, el espectro desapareció.

A estos hechos se sumaban el ruido que hacía una vieja mecedora moviéndose sola en el desván de la casa, por lo que la familia, aplicando la razón, pensó que se trataba de algún roedor y que quizás este tipo de ruidos que habían despertado a  más de uno en el rancho podrían cesar si se colocaban unas trampas para ratones. Eso hizo el padre, colocando estos artilugios en los lugares donde más ruidos sospechosos se escuchaban. Finalmente, no importaba cuantas trampas pusieran, ninguna de ellas hizo su efecto y no se vio ningún ratón en la casa.

Entonces… ¿Qué o quién causaba esos ruidos? ¿Quién era esa dama fantasmal?

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario