¿Cuál fue la importancia de la piratería en las Indias Occidentales para el imperio español?

011_40495_600x450

 

Por Elena Bargues

La imagen romántica del pirata que ha extendido el cine, la lucha del solitario y héroe pirata contra el omnipotente gobernador español, como hemos comprobado, es falsa. Por un lado, porque el pirata como tal no existía, eran flotas corsarias y en ocasiones armadas regulares contra los intereses españoles; por otro, los gobernadores carecían de medios efectivos para imponerse o rechazarlos, se limitaban a defenderse.

 

Causas de la carencia de medios en las Indias.

En este artículo voy a analizar las causas de la carencia de esos medios. Entre los siglos XVI y XVII, el Imperio español era inconmensurable. España controlaba gran parte de Italia, el Milanesado, el Franco Condado y Flandes en Europa, con las guerras que conllevaba el conservarlos. Además contaba con una Armada en el Mediterráneo para defender las costas del acoso beréber y para trasladar tropas a Italia, Génova, etc. A esto debemos sumar la inmensidad del territorio americano y una nueva Armada para proteger los intereses en Canarias, Azores y Caribe, sin olvidar la costa pacífica y Manila.

¿Saben ustedes con qué demografía contábamos? Entre siete y ocho millones de almas (en Francia ascendían a casi veinte millones y dieciséis en Alemania). La baja natalidad se debía a las consecuencias de las guerras, el incremento del clero y la falta de matrimonios ante la precariedad económica. Nuestros jóvenes desaparecían en los frentes de Flandes, en los barcos y en la colonización de las Indias. (No menciono las enfermedades y la mala alimentación o higiene porque eran iguales en todos los países). Mantener un imperio tiene un costo no sólo económico, sino también demográfico.

Según el historiador Antonio Domínguez, en el siglo XVII habría unos ciento cincuenta mil españoles afincados de forma permanente en las Indias, que ascenderían a trescientos mil con los que ostentaban cargos durante un tiempo. En 1629 se calculan unas cuatro mil familias en Lima, mil quinientas en Quito, Cuzco y Potosí. Fuera de las ciudades era una rareza encontrar un blanco en el campo.

De ahí que hubiera tantísimas islas caribeñas despobladas y, en consecuencia, la imposibilidad de dejar guarniciones allí donde conseguían desalojar a los piratas, así que éstos regresaban de nuevo. Tampoco contaban con suficientes tropas regulares y los colonos debían ingeniárselas con lo que disponían: indios y negros sin experiencia militar. No obstante, en numerosas ocasiones, la resistencia y la valentía de estos colonos o hacendados fue digna de encomio. Ellos eran el David frente al Goliat de corsarios y filibusteros, numerosos, bien armados y organizados.

 

02jeep eldoradoEl Dorado

 

En cuestión económica, el imperio español carecía de liquidez. A causa de las guerras estaba tan endeudado que Felipe II declaró la primera bancarrota de Estado y, durante el reinado de Felipe IV, la bancarrota fue permanente. El oro y la plata de Indias desaparecían en Sevilla en manos de los acreedores de la corona y en las pagas de los ejércitos mercenarios. Construir un galeón era un asunto costoso, y no hay que olvidar que se perdían más por causa de los elementos que por acciones de guerra. Así que la política prioritaria de la península fue proteger la Flota de Indias, y la secundaria, los asentamientos colonizadores.

El virrey de Nueva España, Diego Pacheco, Duque de Escalona, propuso en 1640 la construcción de una Armada para la defensa de las aguas caribeñas. Se construyeron ocho galeones con impuestos sobre el comercio local y la Armada de Barlovento se hizo realidad en 1643. En 1647 fue absorbida por la Armada de la Mar Océana que protegía el Atlántico. Hubo otros dos intentos, la segunda Armada de Barlovento fue destruida por Morgan en Maracaibo y la tercera no consiguió lo que se esperaba de ella.

 

167_navegar--pirata_6800_1280x800

 

Sobre el comercio y el desarrollo de una industria en la península sólo diré que no hay que echar toda la culpa a la Iglesia, que con sus teorías sobre la usura paralizaba el desarrollo. También la aristocracia indolente tiene mucho que ver ya que prefería el dinero fácil a remangarse y contribuir con su esfuerzo; los gremios impidieron el crecimiento necesario para atender un mercado enorme y favorecieron la entrada de comerciantes extranjeros más avispados y en las colonias el contrabando se convirtió en una necesidad para sobrevivir ante la carestía. Pero éste es un tema mucho más complejo que me limito a dejar apuntado. En la tercera novela de la trilogía de “El asalto de Cartagena de Indias” titulado “En el corazón del imperio”, los protagonistas llegan a Sevilla y dejo ampliamente ilustrado el ambiente extranjero y comercial de la ciudad.

Sin embargo, el dominio español sobre las Indias nunca corrió peligro. De hecho, perdió sus posesiones europeas y nadie se planteó reclamar las de ultramar, una vez que se convencieron de que El Dorado no existía. Éstas se perdieron años más tarde por otras causas que no vienen al caso.

 

Noticias Otros Medios

One Response to ¿Cuál fue la importancia de la piratería en las Indias Occidentales para el imperio español?

  1. Pingback: Crónicas de la piratería caribeña en los siglos XVI y XVII | ElenaBargues.com

Deja un comentario