¿Miguel Cereceda o La caja de Pandora?

 Por Paloma Souto

 

De vergüenza ajena han calificado los premios organizados por la asociación IAC que preside Miguel Cereceda, “el hombre que tuvo el sueño de emular a Los Goya del cine y terminó convirtiéndose en el principal responsable del mayor bochorno jamás vinculado a la imagen del arte contemporáneo español “  (La vergüenza ajena toma el Museo Reina Sofía – Noticias de Cultura  http://bit.ly/1dMKZtn).

 

MiguelConozco a Cereceda desde hace casi veinte años  y creo conocer bien su incondicional compromiso con el Arte.

A pesar de sus buenas intenciones, de las que no tengo duda alguna, casi me alegro de que haya salido de ese fondo de armario al que llaman arte contemporáneo;  fondo que tira de cualquier cosa para vestir el espectáculo circense en que han convertido el Arte.

Creo sinceramente que se merece algo mejor,  y aún mejores consejos.

Pienso también que se ha equivocado enormemente en la forma. El Arte no estaba representado allí, ni en los contenidos, ni en los premiados, ni en las comparsas.

El Arte hace tiempo que se convirtió en fortín de vulgares y mediocres; la vulgarcia que diría mi otra mano.

A pesar de todo este espectáculo mediático, que en mi opinión  es mas bien una anécdota  y de la noticia de la única dimisión de este país por motivos deontológicos (la suya), debemos repasar declaraciones y denuncias que reflejan el pensamiento de Miguel sobre la gestión cultural, o lo que es lo mismo; el verdadero fondo de esta cuestión.

En declaraciones a Periodista Digital (http://www.dailymotion.com/video/x11a3zz_miguel-cereceda-presidente-del-instituto-de-arte-contemporaneo-25-6-2013_fun),  habla de su proyecto en el IAC, pero sobre todo  ­­DENUNCIA.

Denuncia con nombres y apellidos  la gestión de museos y fundaciones, los nombramientos y contratos, al matadero de Madrid, al centro Cibeles, a la empresa Maxa ,  empresa privada- gurú sin la cual no se puede de mover ficha en esta ciudad, o a la empresa Silva de Castilla León…

Entre todos se reparten aquí el pastel, sin rendir cuentas a nadie.

Pero denuncia, sobretodo,  las MALAS PRÁCTICAS, en nombramientos y adjudicaciones sin proyectos ni concursos, la cultura del enchufe, la censura, la falta de autonomía de las publicaciones.

Y pide un CÓDIGO ÉTICO. La madre del cordero

Mala cosa…

En este país no se puede decir lo que se piensa o lo que se sabe sin que pidan tu cabeza.  Apenas hay prensa libre, ni crítica libre, porque todos picotean del mismo plato de grano.

¿A quien le interesa decir lo que pasa aquí?, ¿A la prensa?, ¿a los gestores culturales?, ¿a los festeros?, ¿a los feriantes?, ¿a las comparsas que han visto el filón y encima se forran?

 Resumiendo como canta Sabina… que esto no es un arreglo floral por tu santo, es la “Caja de Pandora”.

Y él, sin saberlo, la ha abierto de golpe. De dentro va a salir de todo…

Fuera estamos los exiliados en el Arte: poetas, escritores, pintores, escultores, compositores… los grandes olvidados de esta  historia; esos que primero tienen que morirse y luego ya se verá…

 

Hace unos tres años asistí a un simposio en el CA2M en Madrid. Había ponentes de toda Europa…traducción simultánea, talleres, en una palabra  -de todo-

De todo mucho  y pedagogía poca

Entre los proyectos expositivos  (ya realizados) que se contaban,  había uno especialmente interesante de Foncuberta sobre el Sputnik .

“Tiendo trampas destinadas a los crédulos. No esperaba que cayeran en una que tiene nueve años unos periodistas profesionales, que se supone que tienen que verificar y constrastar la información” declara Fontcuberta en una entrevista para el periódico El Correo.

Sin duda, una muestra la precaria situación de los medios de comunicación españoles. Un suceso que abre un debate sobre la deontología periodística http://verdadesimprecisas.blogspot.com.es/2012/11/sputnik-la-odisea-espacial-de-joan.html)

Yo me asombraba  mientras escuchaba en la butaca del auditorio.  Debía ser muy notable mi asombro porque Muntadas, que estaba detrás de mí, me dijo al salir:

-¡Te veo muy preocupada!

-Si,  le respondí.  Estoy muy preocupada,  porque todo no vale, le contesté.

 

Esto debería de servir para analizar el TODO NO VALE,  y que esta amarga escaramuza le sirva a Miguel para apartarse definitivamente de este descarado proceso de conquista de la vulgaridad, la ignorancia,  y de la ineptitud de los mediocres que tanto se afanan por destacar en gestión cultural.

Ya sé que tendría que ponerse de nuestro lado, del lado de los creadores, de  los silenciados; un lado poco agradable que no sale en la prensa, ni en las fotos.  Nos copian los decoradores, los diseñadores, nos roban la obra, nos quitan los derechos de autor, nos silencian, nos envidian , nos pisotean.

La próxima vez, espero que organice otro tipo de evento…que recuerde que es escritor, que llene el aforo de creadores y de disidentes con espíritu crítico.

Yo le garantizo que le sacarían por la Puerta del Príncipe, en lugar de por la puerta de Mulillas y de mala manera.

Y encima todos viven de nosotros.

Daniel Castillejo ha dicho en unas declaraciones: “El sistema del arte es como un boxeador sonado”

http://www.dailymotion.com/video/x11a3zz_miguel-cereceda-presidente-del-instituto-de-arte-contemporaneo-25-6-2013_fun

Desde luego un sonómetro ya tendrían que comprarse, porque están todos sordos. Como los artistas se planten (que deberían), no sé que van a exponer, ni de que  de que van a hablar, ni de que van a vivir…

 

…de la  ¡Mierda Enlatada ¡

 
 

Noticias Otros Medios

4 Responses to ¿Miguel Cereceda o La caja de Pandora?

  1. L. Tarnos 20 febrero, 2014 at 23:39

    No conozco el mundo del arte, pero por lo que he podido leer, todo este alboroto que se ha formado es porque una persona ha querido hacer algo distinto, renovar y conseguir más transparencia en la gestión del arte contemporáneo. Cuestión que, por otra parte, nos atañe a todos, como contribuyentes y consumidores de una u otra forma de cultura.
    En todos los sectores existe un núcleo duro, gente que no admite ningún cambio, que se ponen de perfil y estupendos, que temen perder privilegios o ese halo tan glamuroso que envuelve a ciertos sectores.
    Parece que el mayor argumento que se ha esgrimido contra el acto de la entrega de premios RAC, es la banalización del arte, algo que parece un chiste malo. ¿Por qué esos miedos? Creo que lo único que consigue banalizar el arte es la falta de talento y la mediocridad, no solo de los artistas, también de los que gestionan ese mundo.
    Más que dar un espectáculo más o menos penoso, lo que se ha dejado al descubierto es una jauría de lobos que se han tirado, sin contemplaciones, a la yugular del ya expresidente, del IAC.
    Como dice Paloma en este artículo: Miguel, te mereces algo mejor.

    Responder
  2. Cristina V 20 febrero, 2014 at 23:48

    Sinceramente el mundo de las artes y, con ello, hablo de literatura, música, etc. tiene dos opciones: encerrarse en su torre de marfil y mirar al resto de los mortales por encima del hombro o bien dignarse de vez en cuando a mezclarse con el pueblo y dejarse ver ¡estamos aquí, no olvidéis que existe algo llamado arte!
    Si se intenta ofrecer una entrega de premios que tenga un poco de resonancia más allá de los cuatro miembros de esa élite (por llamarlo de alguna forma), los artistas sobrehumanos montarán en cólera por rebajarlos a tal nivel ¿ellos acercándose a algo banal? ¡por Dios!
    Tal vez, para no crear polémica y pasar sin pena ni gloria, se debería seguir los dictados de ese gran consejo de sabios, de los artistas, y dejar que sigan con su juego sin ofrecer nada diferente a lo que ha habido durante siglos.
    Es posible que no fuese del gusto de todos, pero dudo que sea tan terrorífico como para crucificar a Miguel Cereceda, simplemente para la próxima se sabrá lo que prefiere el público (es decir, los mismos de siempre). ¿Demasiado revuelo? ¿demasiado tiempo libre? Por lo menos, todos los que estamos en este mundillo sabemos que lo bueno es que se hable de ti, aunque se haga mal. Siempre habrá alguien que valore tu trabajo.

    Responder
  3. Rosa criado 21 febrero, 2014 at 7:19

    Es muy curioso que se hable de lo banal, podría extenderme en disertaciones grandilocuentes sobre lo banal en el arte; pero mi opinión personal no es nada valiosa. Aunque la tengo.
    Es repugnante, que se apuñale por la espalda a un hombre que se ha desvivido por intentar una cosa, que no funcionó. Simplemente, no funcionó. Piden para él, pena de muerte.
    Magnífico señor@s. Todos ustedes que recogieron los premios, o se tomaron las copas, que se acodaron en barra ( vestidos de reconocimiento o bien de gala) le están ahora despellejando.Todos aquellos que no aprobaban este modo de proyectar, al público no elitista, el arte y que estuvieron allí a pillar cacho. Los que se apelotonaban para poder ridiculizarle con saña. Todos aquellos que se sienten en posesión de la IDEA misma del arte y ahora van a la yugular. Gracias.
    Había bofetadas por conseguir invitaciones, muchos de los que ya no cabían, pidieron a última hora su cachito para destripar con conocimiento de causa.
    Creo que muchos de sus errores admitidos, De las prisas, por rematar algo a lo que se había comprometido. Pero su principal error fue confiar…
    Y a estos RAC, se las tenían ya juradas.
    Muchos de los que le han insultado en las redes, le ofrecen apoyo en emails privados. Así es el mundo del Arte. Así de valiente. Nunca podrán resarcirle de tanta basura depositada sobre él, únicamente sobre él.
    Rosa Criado Talavera

    Responder
  4. Víctor 21 febrero, 2014 at 11:13

    La envidia es también y por desgracia, el condimento con el que se cocinan muchos artículos de prensa y con el que desayuna tanto crítico diletante. El arte, la cultura en general, pasa por malos momentos, culpa principal de la casta política que nos gobierna entre otros responsables.
    No conozco a Cereceda pero le recordaría la cita de Schopenhauer: “La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestran cuánto se aburren”

    Responder

Responder a L. Tarnos Cancelar respuesta