Últimos días para deleitarse con la obra de Nicolás Muller

Por Vanessa Matesanz

 

mull Argamasilla de Alba, en 1957

 

Abrió sus puertas en noviembre por el centenario del nacimiento del fotógrafo, y será el próximo 23 de febrero cuando las cierre después de recibir cientos de visitantes.

Contemplar la obra de Muller es viajar. Marruecos, Francia, Portugal y España a lo largo del siglo XX; sus rincones, sus paisajes y, sobre todo, sus gentes. Cada fotografía traslada a cualquier esquina de estos países, frente a los ojos que posan ante su objetivo; o que, por el contrario, son presos de este sin saberlo. Retratos y capturas de la realidad más humilde de principios y mediados de siglo.

La exposición, que ha recibido muy buenas críticas a lo largo de estos tres meses, es el resultado de una ardua investigación y selección del archivo personal del fotógrafo formado por 14 mil negativos. De ellos se han extraído 125 “Obras Maestras” (como se llama la muestra), fotografías en blanco y negro de nueva producción, junto con una proyección de vídeo en la que aparece el propio Muller en una antigua entrevista narrando su experiencia de vida. Por si esto fuera poco, podemos trasladarnos en el tiempo contemplando su ajada maleta cubierta de pegatinas de diferentes países, o su más eterna y bella compañera de viaje: su cámara de fotos.

Apenas quedan tres días para poder disfrutar de esta muestra en nuestro país ya que el año próximo se encontrará en la ciudad francesa de Tours, donde se podrá ver durante los meses de noviembre a mayo

 

Vida

Nació en Hungría en 1913 y se dedicó principalmente a retratar las duras condiciones de vida y trabajo del campesinado húngaro. Vivió primero en Francia, donde conocería a otros fotógrafos de renombre como Brassaï o Robert Capa. Posteriormente se trasladó a Portugal donde fue detenido por la policía salazarista y sólo consiguió la libertad con la condición de no regresar al país. Llegó a Marruecos, donde vivió nueve años e hizo amistad con Fernando Vela, secretario de José Ortega y Gasset. Gracias a él entró en contacto con la Revista de Occidente, que le organizó una exposición en España, país en el que Muller se instaló definitivamente en 1947. Obtuvo la nacionalidad española a finales de la década de 1950. Fallecería en Asturias en el año 2000.

En España, Muller encontró un panorama en el que “la fotografía no estaba valorada nada, o casi nada”, según sus propias palabras.

 

loCasas bajo las rocas en Setenil, en 1967

 

Fecha: Desde 28/11/2013 hasta 23/02/2014

Dónde: Sala Canal de Isabel II

Dirección: Calle Santa Engracia, 125. Madrid.

Horarios: de M a S de 11 a 14 h. y de 17 a 20.30 h. D y fest. de 11 a 14 h. L cerr.

Precio: entrada gratuita

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario