DE EURÍPEDES A LADY DI

Bolton, director musical titular del Teatro Real a partir de la temporada 2015/2016,
 dirige la ópera Alceste, de Gluck, que se estrena en  Madrid

  285

Se ofrecerán 11 funciones de una nueva producción de Alceste, de Gluck, entre los días 27 de febrero y 15 de marzo.

 

Se interpretará la segunda versión de la ópera, la francesa, estrenada en París en 1776, que se presentará por Primera vez en España en versión escénica.

 

Krzysztof  Warlikowski se inspira en la figura de Lady Di para actualizar el drama interior de los protagonistas.

 

Se retransmitirán en directo las funciones del 7 de marzo —en Palco Digital del Teatro Real, Arteconcert y culturale Box— y del 15 de marzo, en Radio Clásica, de Radio Nacional de España.

 

La ECAM (Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid) ha colaborado con el Teatro Real en la producción de los vídeos de Alceste.

                                                                                           

 Entre los días  27 de febrero y 15 de marzo el Teatro Real ofrecerá 11 funciones de una  nueva producción de Alceste, de Christoph Willibald Gluck (1714-1787), con dirección musical de Ivor Bolton —conocido del público del Real por sus interpretaciones de Leonore de Beethoven (2007) y Jenůfa de Janacek (2009)— y puesta en escena de Krzysztof Warlikowski, que dirigirá su cuarta producción en Madrid, después de Věc Makropulos de Janacek (2008), Król Roger de  Szymanowski (2011) y Poppea e Nerone de Monteverdi y Boesmans (2012).

 

Bolton y Warlikowski, que ya han trabajado juntos con gran éxito en otra obra del mismo compositor —Iphigénie en Tauride (2008) en la Ópera de París—, vuelven a encontrarse en el Teatro Real para ahondar en el apasionante universo dramático y musical de Gluck, gran reformador de la ópera de la segunda mitad del siglo XVIII.

 

Se interpretará la segunda versión de Alceste, en francés, estrenada en París en 1776, que difiere en muchos aspectos de la primera, en italiano, creada nueve años antes para Viena y en cuyo prefacio, firmado por el compositor, se reivindica “la sencillez, la verdad y la ausencia de afectación”, frente a los excesos de la ópera seria italiana de entonces, en la que la dramaturgia estaba eclipsada por las bellas melodías y el virtuosismo vocal de los intérpretes.

 

En la nueva partitura de Alceste desaparecen algunos personajes, aparecen otros y se modifican radicalmente los actos segundo y tercero. Sin embargo, Gluck tuvo que hacer concesiones estilísticas para complacer al público francés, como por ejemplo la introducción de varios ballets y pantomimas, que en la actualidad se suelen reducir. Pero en su escritura afloran rasgos estructurales, conceptuales y estéticos, casi visionarios, que marcarán el camino de la ópera del futuro.

 

Ya desde la obertura, Gluck utiliza la orquesta al servicio del drama y de las emociones que dominarán la acción que se va a desarrollar. La orquestación adquiere así una enorme riqueza de efectos dramáticos, casi sensitivos, que potencian en todo momento el devenir del drama.

 

La acción transcurre con una enorme fluidez, ya que los recitativos, siempre acompañados, se articulan de manera magistral con los restantes números, en los que la melodía depurada y sencilla adquiere una gran hondura y emoción. Gluck concede al coro un enorme protagonismo, enlazando su papel activo con el que tenía en la tragedia griega.

 

En esta versión, más sombría e inquietante que la primera, el compositor se acerca más al drama de Eurípides, del que parte también Krzysztof Warlikowski para su concepción escénica de la ópera. El director polaco traslada la acción a la actualidad, inspirándose en la vida de Lady Di, princesa de Gales, oprimida por la hipocresía de la vida cortesana, por el protocolo de la realeza y permanentemente asediada y vigilada por una sociedad mediática, ávida de noticas del papel cuché.

 

En la interpretación de la pareja protagonista se alternarán las sopranos Angela Denoke -que cantó en Wozzeck de Berg, Věc Makropulos de Janacek y Parsifal de Wagner en el Real- y la ucraniana Sofia Soloviy, que actuó bajo las órdenes de Warlikowski en Poppea e Nerone, además de participar en la Gala Homenaje a Teresa Berganza.

 

El rol de Admète será compartido por los tenores estadounidenses Paul Groves y Tom Randle. El primero ha participado en varias óperas en el Teatro Real – Lulu, Iphigénie en Tauride, Perséphone y Don Giovanni– y el segundo acaba de protagonizar Brokeback Mountain, encarnando a  Jack Twist. Completan el reparto, en los papeles principales, el bajo-barítono Willard White (El sumo sacerdote y Thanatos), el tenor noruego Magnus Staveland (Évandre), el barítono holandés Thomas Oliemans (Hercule), el barítono español Isaac Galán (Apollon) y el bajo-barítono argentino Fernando Radó (Un heraldo / El oráculo).

 

La dirección musical de la ópera correrá a cargo de Ivor Bolton, uno de los más sensibles y brillantes intérpretes del barroco y del clasicismo, que estará al frente, una vez más, del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario