El flamenco se ha quedado sin voz: muere en Cancún, a los 66 años, el gran Paco de Lucía

Por Mónica Maristain

 

PACO DE LUCÕA LLEVA SU MAESTRÕA A PIRINEOS SUR

 

Estoy destrozado”, dijo Diego El Cigala.

“Hay personas que no deberían morir nunca… por el bien de Dios… no tengo consuelo… siempre te querré, maestro mío”, escribió en su cuenta de Twitter el cantautor español Alejandro Sanz.

“Silencio… se me partió el alma… escucha su crujió. . Hasta siempre compadre, Paco de Lucía”, agregó el autor de “Corazón Partío”.

 

Para El Cigala, quien tantas veces y seguramente en forma injusta ha sido comparado con Camarón de la Isla, el gran compañero de Paco de Lucía, la muerte prematura del guitarrista, acontecida en Cancún, donde vivía, dejó mundo al flamenco.

Llorando, en una grabación distribuida por la agencia EFE, Diego fue contundente: “No se ha ido parte de la historia, se ha ido el flamenco”.

“Ya sin él no hay nada”, agregó.

A los 66 años, inesperadamente, víctima de un ataque cardíaco fulminante, se fue al otro cielo el mejor guitarrista de flamenco del mundo.

Amaba el sol de México porque era “el más bonito que haya visto nunca. En los días claros, de sol, cuando hay viento de norte, el agua es una belleza”, supo decir.

 

“Hace 30 años, Playa del Carmen era un pueblecito de pescadores con cuatro cabañas, cuatro fruterías y unos cuantos locos que venían de Italia o de España. Era el sitio ideal para relajarme después de la vida que llevo, tan intensa con tantos conciertos y tantas responsabilidades.

 

Un buen día decidí instalarme allí y me pasé cinco años. De allí salió Cositas buenas, de un estudio muy pequeño en lo alto de un torreón desde donde divisaba toda la bahía y los mosquitos picaban un poco menos”, escribía Paco en su página oficial.

 

 

LA MUERTE DEL AMADO NUESTRO

 

Fue el mar en México el testigo de su partida. Comenzó a sentirse mal cuando jugaba al fútbol con su pequeño hijo Diego, de 10 años, en la playa y fue trasladado inmediatamente a un hospital de Cancún. Se sentó en la camilla para ser atendido y murió.

 

“Miércoles 26 de febrero de 2014… el dolor ya tiene fecha para nuestra familia. Anoche se nos fue el padre, el hermano, el tío, el amigo y se nos fue el genio Paco de Lucía. No hay consuelo para los que le queremos y le conocemos pero sabemos que para los que le quieren sin conocerle, tampoco.

 

 

chick-paco-644x362 Chick Corea y Paco de Lucía (Foto: EFE)

 

 

Por eso, queremos compartir con todos ustedes un abrazo y una lágrima pero también nuestra convicción de que Paco vivió como quiso y murió jugando con sus hijos al lado del mar. La vida nos lo prestó unos maravillosos años en los que llenó este mundo de belleza y ahora se lo lleva… Gracias por tanto… y buen viaje amado nuestro”, expresó la familia de Paco de Lucía en un comunicado distribuido a la prensa.

 

La fabulosa guitarra de Paco de Lucía, Siroco, Fuente y Caudal, el mencionado Cositas buenas, Friday Night in San Francisco, Luzía, resultan discos fundamentales para percibir la obra de Francisco Sánchez Gómez, nacido en el Puerto de Algeciras el 21 de diciembre de 1947.

 

 

Este hombre que decía haber vivido toda su vida en medio de la duda, no sólo fue grande por el virtuosismo con que domaba a la guitarra, que solía quedar irremediablemente esclava de su influjo, sino también por haber acompañado en un dúo irrepetible e histórico al genial cantaor Camarón de la Isla.

 

Juntos, Camarón y Paco, Paco y Camarón, dieron cimiento a la estructura básica del flamenco contemporáneo y a ellos se debe que el género no se haya anquilosado y, por el contrario, fuera disfrutado como una música viva, abierta y generosa por las nuevas generaciones de todo el mundo.

 

“Salí del mundo cerrado y talibán para decir: bueno, desde este lenguaje voy a componer. Porque no se componía, se tocaba lo tradicional, lo de siempre”, reconoció Paco al periódico argentino La Nación en octubre pasado.

 

“¿Y por qué son ustedes los guitarristas tan enigmáticos, introvertidos?”, le preguntaron los periodistas del español El Mundo.

 

“Quiere decir muy metiítos para dentro y medio locos, ¿no? Pues sí, todos tenemos ese punto y es muy fácil de explicar. Para tocar bien hay que pasar muchas horas encerrado comiéndote el coco. Y eso un día y otro y otro marca y deja secuelas hasta volverte neurótico.

 

Recuerdo una época de mi vida en la que sonaba el teléfono y me ponía a temblar o estaba todo un día nervioso si sabía que alguien venía a visitarme y sudaba mucho. Todo lo produce estar tanto tiempo solo. Pero se cura en 15 días de gira. La solución es el contacto con la gente, que es lo que realmente te aterra cuando estás en ese estado febril de soledad. Y ahora veo que a los chavales les pasa lo mismo. Son demasiadas horas oyéndote a ti mismo y llega un momento en que necesitas la mirada de los demás para saber que no estás ni tonto ni loco”, contestó Paco. Un artista de fama mundial que se fue de repente.

 

 

5986643Foto: EFE Un artista de fama mundial que se fue de repente.

 

“Yendo hacia atrás, mi padre, que era un perfeccionista, hizo de mí un monstruito que sólo ve el defecto. Eso sigue en el espejo, sólo que ahora me consiento un poco más. Soy un apasionado de lo que hago, igual que cuando tenía 30 años”, dijo al periodista Apicella.

“Me sigue gustando tocar la guitarra más que nada, me apasiona el flamenco, me apasiona componer”, confesó a la agencia efe el año pasado.

 

 

“Si lo que compongo no es una sorpresa para los profesionales entonces inmediatamente me retiro, yo lo que no quiero es vivir de las rentas, eso siempre me pareció triste”, agregó.

“Murió Paco y nos dejó más solos”, escribió en Twitter el periodista Andreu Buenafuente.

Ciertamente, la soledad es gigante.

 

 

[Sin Embargo]

Noticias Otros Medios

Deja un comentario